FP Comercio y Marketing

Claves para emprender a partir de una idea negocio

Victoria Pérez
Claves para emprender idea de negocio

El emprendimiento es una opción para muchos graduados en Formación Profesional que quieren crear su propia empresa a partir de una idea de negocio novedosa que responda a una necesidad de la sociedad. Dicha idea será una descripción breve y concreta sobre el negocio que se va a emprender y de ella dependerá en gran parte el éxito de un proyecto. 

Emprender un negocio se traduce en pasión y creatividad: pasión por la idea de negocio y creatividad para encontrar los recursos necesarios para poder llevarla a cabo. Sin embargo, es frecuente que todo emprendedor se encuentre ante una situación de incertidumbre donde surgen multitud de preguntas.

Por ello, en MEDAC se apuesta por fomentar el emprendimiento en los jóvenes, incluyendo un módulo completo centrado en esta materia donde esclarecer todas estas preguntas a los alumnos e impulsarlos hacia la puesta en marcha de su proyecto personal. En primer lugar, es preciso valorar las ventajas e inconvenientes que se le presentan al emprendedor, así como las claves para iniciar esta andadura.

Ventajas e inconvenientes de ser emprendedor

El emprendimiento trae consigo multitud de ventajas a nivel personal y profesional aunque también tiene sus factores negativos. Entre los positivos podemos destacar la pasión, el principal motor del emprendedor: pasión por trabajar en aquello que le gusta, siendo su propio jefe y sintiéndose realizado al darle vida a su proyecto personal.

Por otra parte, dirigir su propio proyecto le permitirá al emprendedor poder escoger a su equipo de trabajo, dando prioridad a las cualidades que considera esenciales a la hora de conducir la idea de negocio hacia el éxito. Este triunfo supone además una mayor posibilidad de aumentar sus ingresos y conseguir prestigio social. Si todo funciona como es debido, poco a poco alcanzará la estabilidad que necesita para disfrutar de su trabajo con tranquilidad.

Sin embargo, el proceso de emprendimiento también tiene inconvenientes, que suelen darse especialmente en las fases de inicio y desarrollo y están relacionados con la incertidumbre ante la posibilidad de éxito de una idea de negocio. 

Esta situación de inseguridad se ve acrecentada por varios factores, entre los que destacan la inversión necesaria para hacer realidad el proyecto y por tanto el riesgo económico que supone el fracaso del mismo. Además, otro de los problemas que presenta el emprendimiento es la mayor dedicación que requiere, ya que un proyecto propio es como un hijo: necesita toda la atención hasta que sea capaz de funcionar por sí mismo.

¿En qué consiste la idea de negocio?

Como se mencionaba anteriormente, una idea de negocio es el motor de cualquier empresa. Para que una entidad sea viable no es necesario crear una idea revolucionaria, como la imprenta o la máquina de vapor. Una organización funcionará en tanto que responda a las necesidades de un público concreto, ya sea ofreciendo un producto o servicio o dándole una nueva funcionalidad a algo ya inventado.

Pero para que la idea de negocio funcione no solo tiene que ser útil: el emprendedor deberá ser capaz de venderla a sus inversores para obtener financiación o convencer al público de que necesita el producto que ofrece. Para ello, es preciso conocer al mercado al que se dirige, controlando qué hace la competencia, que ofrece a sus clientes y qué demandan estos últimos en cuanto a calidad, precio y servicio.

Pasos a seguir antes de emprender un negocio

Antes de embarcarse en la aventura del emprendimiento es preciso establecer un plan de negocio en el que se esboce una primera idea de cómo será la incidencia de esta empresa en el mercado, tanto por factores intrínsecos al producto o servicio que se va a lanzar, como por otros aspectos relacionados con el panorama empresarial en el que va a competir. Un plan de negocio completo debe abarcar los siguientes apartados:

  1. Presentación del proyecto. Introducción en la que se explique de manera breve en qué consistirá la empresa.
  2. Idea de negocio. Desarrollo detallado de la misma.
  3. Estudio de mercado. Análisis del contexto empresarial en el que se va a desarrollar el proyecto, analizando tanto a los clientes potenciales como a la competencia.
  4. Estrategia comercial. Explicación de cómo se va a dirigir el producto al público y las estrategias de venta principales.
  5. Producción y Recursos Humanos. Análisis de los recursos materiales y humanos que se necesitarán para poner en marcha el proyecto.
  6. Análisis económico y financiero. Estudio de todos los factores económicos que intervendrán en el proyecto, desde los precios del producto hasta la inversión necesaria para la puesta en marcha del mismo. También se realizará una previsión de gasto para saber si se disponen de recursos para conseguir viabilidad económica.
  7. Análisis DAFO. Estudio de los factores internos y externos que afectan a la empresa donde se contemplan debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. 
¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!