FP Deporte

¿Practicar Deporte O Aprender A Enseñar Deporte?:Conceptos

Luis Moya Luque

Desde la perspectiva de escuela de deportes, nos encontramos con la tesitura de colocar los dos conceptos, “enseñanza” y “deporte” en el lugar que le corresponde a cada uno.

Os preguntaréis, ¿pueden coexistir  los dos  a la vez?

Bueno, los institutos de deportes donde se imparte el grado medio de actividades físico deportivas en la naturaleza (TECO) así como el FP superior de deporte (TSEAS o TSAF), como en otras facetas de la vida, parece ser que no se ponen de acuerdo con las finalidades y competencias básicas que deben adquirir los alumnos y alumnas cuando finalizan sus estudios, mediando un decreto con conceptos, objetivos, contenidos, criterios de evaluación, común para todos.

¿Y esto por qué?

En la interpretación de la norma suele estar la diferencia que unida a los intereses y motivaciones particulares, así como a la “afortunada licencia” del docente para decidir cómo impartir la enseñanza en sus clases, determina si el discente(alumno/a), va a aprender a enseñar deporte, o a realizar deporte, los dos conceptos.

Conceptos (aprender o enseñar)

Pero, ¿Cuál es la realidad?

La realidad es una percepción personal, subjetiva, de aquellas cosas que nos rodean y que en nuestra cabeza son lógicas y normales, y eso hace que las veamos con sentido para nosotros.

En mi opinión, la realidad es que en la calle hay profesionales, a menudo autodidactas, que no han hecho ningún master en deporte o curso de entrenador personal, pero que son capaces de transmitir los conocimientos necesarios según los objetivos de la actividad que se persigue. Desafortunadamente son pocos, y lo que si vemos es a “supuestos” monitores, con su titulación o no, que basan sus clases en la repetición e imitación de ejercicios inconexos.

El anteproyecto de la nueva  Ley del deporte en Andalucía  de 2014, señala que el objetivo fundamental es salvaguardar los derechos a la salud y seguridad de los consumidores o usuarios de servicios deportivos, y además regular las profesiones que deben asegurar esta finalidad.

Evidentemente, la situación “ideal” es la que debe amparar un decreto o una ley, pero sabemos que muchas de sus finalidades son abstractas y alejadas de la realidad.

Quizá por ello, en  las instituciones de enseñanza de la actividad física y deportiva, se imparten asignaturas como teoría y práctica del entrenamiento deportivo, imprescindible para el futuro monitor o profesor, pero en palabras de D. Daniel Linares Girela (profesor de la facultad de Ciencias de la Educación de Granada),”hay una clara intencionalidad sobre el rendimiento deportivo de las instituciones y escuelas de deportes, que a veces se contraponen con los procesos biológicos, psicológicos de nuestros alumnos-as y sobre la metodología de la enseñanza”

¿Qué quieren nuestros alumnos/as?

Normalmente, para conocer los intereses de los alumnos, se realizan encuestas o cuestionarios para determinar sus conocimientos previos sobre la materia en cuestión o para saber qué es lo que creen que van a prender en ella. La mayoría de los alumnos de FP superior de deportes, como los de TSEAS a distancia, quieren aprender a jugar, otros quieren aprender cómo se debe impartir clases, en particular, la de la asignatura  correspondiente, pero el interés que suscita para los alumnos/as la enseñanza de los deportes en su vertiente competitiva es máximo.

Por tanto, cabe preguntarnos, ¿Qué demanda la sociedad?

Para ello, un dato. En Andalucía hay un 42.3% de la población que practican deporte, cuya finalidad no es sólo competitiva, por tanto se puede pensar en ¿qué sentido tiene aprender a jugar mejor?, ¿Vamos a imponer la enseñanza de la táctica 4-4-2 a niños pequeños que pretenden divertirse con la pelota?

Mi respuesta es que dependiendo del objetivo que se persiga y respetando las necesidades e intereses así como las particularidades individuales de los alumnos/as que tengamos, sin importar la edad, atendiendo a los principios psicopedagógicos de la enseñanza, planificaremos nuestra propia metodología, que intentará ser realista y reflexiva, no una mera  concatenación de ejercicios y actividades sin sentido y contraproducentes bajo la supervisión militar del “Coach” de turno.

¿Qué queréis hacer vosotros?

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!