Pasar al contenido principal
quédate en casa

Alumnos de MEDAC

Metodología

Metodología · Visión · Prácticas FP · Territorio MEDAC · Acceso Universidad desde FP · MEDAC Talks

IMG de la Metodología de Medac

EN MEDAC, EL ALUMNO PRACTICA

Los Nacional Training Laboratorios, ubicados en Bethel, Maine (EE.UU.), a través de un estudio realizado a principios de la década de los setenta, demostraron que para provocar cambios de actitud y comportamiento en las personas es necesario que éstas vivencien, pues de esta forma, se autodescubren los conceptos y criterios que se quieren reforzar, y lo que es más importante, se logra un nivel de recuerdo mínimo del 75%.

El citado estudio midió el grado de retención de aprendizaje de varias metodologías, y estos fueron los resultados: “Un alumno aprende el 5% de lo que lee, el 10% de lo que escucha, el 20% de lo que ve y oye simultáneamente, el 50% si debate sobre un tópico, el 75% de lo que vivencia o descubre por sí misma, y el 80% de lo que enseña a otro”.

En MEDAC, los alumnos durante el 80% de su tiempo en clase utilizan las dos metodologías de aprendizaje más poderosas: practicar haciendo (retiene hasta un 75%) y enseñar a otro (retiene hasta un 80%).

 

EN MEDAC, EL ALUMNO ESTÁ EN LA ZONA DE RETO

Si un alumno permanece en su zona de comodidad quiere decir que no experimenta, no vivencia, no intercambia, no se involucra en los procesos, no se confronta con otras personas y realidades, y en definitiva, y lo que es más importante, no desarrolla nuevos aprendizajes. Si por el contrario rompe con estas “barreras” que llevan consigo cierto malestar y desequilibrio, y experimenta nuevas actuaciones, sensaciones y reflexiones, adquirirá nuevos aprendizajes.

A través de los desafíos diseñados en clase por los profesores, se pretende “empujar” a los alumnos a salir de sus “zonas de confort”, para que de este modo exploren sus zonas de crecimiento conducidos por la curiosidad, el espíritu de mejora o sus propias circunstancias.

El entorno competitivo, real y práctico en el que tienen lugar las clases de MEDAC, es muy desconocido para la gran mayoría de los alumnos, por lo que existe continuamente la posibilidad de la aparición de riesgos no esperados o calculados. Esta característica provoca que el grado de similitud con el ambiente que se respira en un entorno de trabajo real sea muy alto.

El mercado laboral actual demanda cada vez más que los profesionales estén dispuestos a salir de sus zonas de confort, para que de este modo estimulen su creatividad, vean a la organización con ojos distintos y hagan cosas nuevas e innovadoras.

 

EN MEDAC, EL ALUMNO TAMBIÉN DESARROLLA SU HEMISFERIO DERECHO

Los dos hemisferios del cerebro realizan funciones diferentes. El hemisferio izquierdo se asocia con el pensamiento lineal, analítico, y el derecho rige el pensamiento integrativo, espacial. Este descubrimiento tuvo una enorme repercusión en la enseñanza, pues una persona con un lado del cerebro más desarrollado que el otro aprendería de forma diferente.

El hemisferio derecho procesa el aprendizaje a través de vivencias y experiencias (por medio de dicho hemisferio una persona no aprende con razonamientos teóricos, y menos aún si éstos no están relacionados con sus experiencias y necesidades). Por el contrario, el hemisferio izquierdo procesa mejor los razonamientos teóricos (un aprendizaje basado exclusivamente en experiencias y carente de un marco teórico que le dé una explicación racional lógica, tiende a olvidarse).

En MEDAC tenemos claro que muchos alumnos necesitan entender los conceptos antes de probar las nuevas habilidades, y que por el contrario, otros alumnos aprenden mejor zambulléndose directamente en una actividad práctica. Siguiendo este esquema, la metodología de aprendizaje de MEDAC permite identificar los estilos de aprendizaje predominantes en una clase y, lo que es más importante, permite detectar los bloqueos en el aprendizaje y superarlos.

Además, en MEDAC no sólo se trabaja en el desarrollo del hemisferio izquierdo (aprendizaje de nuevos conceptos teóricos), sino que en todas las asignaturas se trabaja el desarrollo de competencias emocionales, tales como el trabajo en equipo, comunicación, liderazgo, empatía, resolución de conflictos, etc. (hemisferio derecho). Y es que, es una evidencia que tanto las principales instituciones académicas como las empresariales, coinciden en que la base del éxito de cualquier trabajador está en el desarrollo de sus competencias emocionales. Un excelente técnico deportivo, un excelente auxiliar de enfermería, un excelente dietista y un excelente auxiliar de farmacia tienen una cosa muy importante en común: una alta capacidad para comunicar, para liderar, para empatizar, para resolver un conflicto, para adaptarse a los cambios o para trabajar en equipo.

 

Bienvenidos

 

Estudia lo que te gusta y no tendrás que estudiar ni un día de tu vida, estarás siempre aprendiendo, adaptado, y lo más importante. ¡Serás feliz!