Másteres Online

Nutricosmética: cómo cuidar la piel desde dentro

Samara Heredia Torres
Nutricosmética

Con el paso de los años, la población está cada vez más concienciada en el cuidado de la piel, el cabello o las uñas no solo mediante productos cosméticos sino también con el uso de la nutricosmética. Dichas vitaminas y minerales no dejan de crecer en las estanterías de las farmacias, de hecho muchas personas las incluyen dentro de su ritual de cuidados faciales.

Los nutricosméticos son tratamientos de importancia que pueden ayudar a cubrir esas carencias que pueden darse incluso si se sigue una dieta equilibrada. De igual modo, estos complementos nutricionales siempre deben estar bajo la supervisión de profesionales de la medicina preventiva o de especialistas en un Máster en Cosmética y Dermofarmacia, ya que estos compuestos, destinados a mejorar el aspecto físico, también puede presentar algunas repercusiones si se abusa de ellos.

¿Qué es la nutricosmética?

La nutricosmética es una combinación de alimentos de origen vegetal con una serie de propiedades nutricionales. Gracias a sus activos ayudan a mantener el buen estado de algunos elementos visibles del cuerpo como la piel, el cabello o las uñas.

A diferencia de las mascarillas o las cremas, dichos complementos nutricionales ejercen su función directamente sobre las capas más profundas de la piel, mejorando su aspecto y su salud. De igual modo, para que esta acción tenga presencia, las personas que hagan uso de los nutricosméticos deberán combinar estos con una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio.

Los productos para el cuidado de la piel se suelen ingerir por vía oral y se presentan en forma de pastillas, cápsulas, píldoras o ampollas cuyos principales componentes (colágeno, ácido hialurónico, coenzima Q10 o ácidos grasos omega 3 y proteínas) actúan para mejorar el tratamiento cosmético aplicado.

Los activos más utilizados para el cuidado de la piel

Los nutricosméticos proporcionan las vitaminas y minerales necesarios para mantener el cuidado de la piel. Asimismo, muchos de estos tratamientos específicos pueden ayudar a los pacientes en su objetivo por obtener mejores resultados, siempre bajo la supervisión de especialistas que lleven a cabo la valoración de cada caso. Por ello, es importante destacar cuáles son los activos más utilizados:

  • Ácido Hialurónico: este componente natural es esencial para la piel, ya que favorece la hidratación y aporta firmeza a esta, gracias a sus propiedades reconstituyentes.
  • Colágeno: este tratamiento es uno de los principales utilizados en la nutricosmética. Dicha proteína mejora la firmeza de la piel y la elasticidad.
  • Coenzima Q10: las personas que suelen padecer de estrés o ansiedad ven mermada la producción natural de este componente en su organismo, por lo que este nutricosmético actuará como suplemento para producir energía. En términos del cuidado de la piel es importante por su efecto antiedad.

Beneficios de la nutricosmética

Es importante mantener una dieta equilibrada y saludable no solo para conservar el funcionamiento del organismo, sino también para que no se produzcan desequilibrios nutricionales que se manifiestan en los órganos y en la piel. En este último caso, los nutricosméticos contienen vitaminas y minerales que son de gran ayuda.

Un ejemplo de alimento de origen vegetal que favorece el cuidado de la piel es el aceite de oliva, una de las grasas naturales que tiene grandes beneficios en el organismo. Con sus propiedades antioxidantes se previene el envejecimiento, se hidrata la piel y se repara el tejido dañado.

Los complementos nutricionales son necesarios para mantener una correcta estructura de la piel, evitando la flacidez o la aparición de arrugas. Por otro lado, es importante no superar las dosis diarias recomendadas, ya que un exceso puede tener repercusiones negativas en el organismo.

Además, los productos de nutricosmética que se comercializan deben cumplir una serie de requisitos exigidos por la Unión Europea como: pureza, eficacia, seguridad o sinergia. De hecho, existen normativas para controlar los ingredientes que se pueden incluir en las vitaminas y minerales (A, D, E, K, ácidos grasos, antioxidantes, extractos de plantas). Para que estos suplementos se consideren nutricosméticos deben contener como mínimo un 15% del valor de los nutrientes.

La nutricosmética presenta múltiples beneficios siempre que se consuma de forma responsable y racional como, por ejemplo:

  • Fortalecimiento de uñas y cabello.
  • Prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Regeneración de tejidos celulares.
  • Prevenir la caída del cabello.
  • Aceleración del bronceado.
  • Mantenimiento de la belleza natural.
  • Estimulación de la producción de colágeno de manera natural.

En conclusión, la nutricosmética es una técnica innovadora cada vez más presente en el sector farmacéutico y en la vida de las personas, que deben tener presente que el objetivo principal de los nutricosméticos es acompañar a una dieta equilibrada, con grandes cantidades de principios activos para ayudar a mantener el cuidado de la piel.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!