Másteres Online

10 superalimentos para una buena nutrición infantil

Victoria Pérez
Superalimentos

La alimentación infantil es un factor de gran importancia para poder dar respuesta a las necesidades energéticas que los niños tienen durante todo el día. Además, una correcta nutrición será una garantía para ayudarlos a crecer sanos y fuertes, evitando enfermedades y manteniendo a raya la obesidad, uno de los principales problemas del siglo XXI.

Con el Máster en Nutrición Deportiva y Clínica en Diferentes Etapas de la Vida se aprenderán las claves para una buena nutrición infantil que variará desde la gestación hasta la adolescencia, adaptando su dieta a la exigencia de energía y nutrientes del menor, dinamizando los menús para favorecer una alimentación equilibrada.

La comida saludable para niños puede ser aburrida, pero se volverá más atractiva para ellos si se incluyen en sus menús determinados alimentos diversos y coloridos que harán los platos más divertidos. Estos productos de colores vivos suelen contener una alta cantidad de nutrientes que benefician su salud, por lo que completar los platos con frutas y verduras de este tipo aportará multitud de nutrientes a los más pequeños.

En este punto, es preciso hablar de los cada vez más populares superalimentos, una larga lista de productos naturales con multitud de propiedades beneficiosas para el organismo. Muchos de ellos están presentes en nuestra alimentación mientras que otros son menos frecuentes, por ello en este artículo te presentamos algunos de los más beneficiosos.

¿Qué son los superalimentos?

Los conocidos como “superalimentos” no consisten en ninguna receta milagrosa. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, no existe una definición exacta para definir este tipo de alimentos, aunque sí habla de ellos como aquellos productos de origen natural sin ningún tipo de procesamiento que cuentan con un alto contenido de nutrientes y antioxidantes que tienen un efecto positivo en el organismo. 

Incluir este tipo de alimentos en la nutrición infantil supone una reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y metabólicas y también son una buena arma para prevenir la aparición de determinados tipos de cáncer. Su consumo también presenta resultados a nivel estético, ayudando a mantener la piel y el cabello sanos y fortalecidos.

5 superalimentos frecuentes

  • Aceite de oliva. Este es uno de los productos más frecuentes en la dieta mediterránea y un básico en la mayoría de los platos. El de mayor calidad es el virgen extra y entre sus propiedades se encuentran la disminución del colesterol y la mejora de la absorción de calcio en el intestino. Además ayuda a controlar la tensión arterial y favorece la regeneración de tejidos. Su consumo debe ser de unos 20 gramos diarios.
  • Huevos. Este superalimento es alto en proteínas, superando sus valores a los de la carne o el pescado y es fácil de combinar con diferentes recetas. Por su alta carga proteica cuenta también con una alta tasa de aminoácidos esenciales que ayudan al crecimiento. Además, es rico en vitaminas A, B y D y en hierro. El consumo en niños puede llegar hasta 3 o 4 por semana.
  • Yogur. Este producto lácteo es uno de los más populares en la comida saludable para niños ya que por sus sabores y textura suele gustar a los más pequeños. Aparte de aportar una buena dosis de calcio, que ayuda a fortalecer los dientes y huesos en el periodo de crecimiento, también contiene proteína, así como una serie de bacterias lácticas vivas que ayudan a mantener una buena flora intestinal o regenerlarla tras un episodio de diarrea o gastroenteritis. Combinarlo con frutas le aportará un toque dulce y colorido.
  • Pan. Últimamente suele eliminarse el pan de la lista de comida saludable para niños por el falso mito de que engorda. Sin embargo, este alimento es necesario en la alimentación infantil, aunque con un consumo moderado de hasta 225 gramos al día, ya que aporta hidratos de carbono y nutrientes a la vez que produce un efecto saciante. Dentro de las variedades del pan es preferible escoger integrales o de cereales, que les aportará a los pequeños una dosis extra de energía.
  • Frutos secos. Estos superalimentos pueden usarse como sustitutivo de las chucherías, ya que además de su sabor y variedad aportan a la alimentación infantil  altas dosis de hierro, vitaminas, minerales y fibra. También ofrecen al niño mucha energía para su actividad diaria, aunque no se recomienda una elevada ingesta, con una ración del tamaño de la palma de la mano cerrada será suficiente. Entre las diversas variedades siempre es más saludable optar por opciones tostadas y sin sal añadida.

5 superalimentos exóticos

  • Chía. Las semillas de chía se han popularizado en los últimos años por sus múltiples propiedades para el organismo, siendo una fuente de Omega 3 y fibra. Además, tienen propiedades saciantes, ya que aumentan su tamaño en el estómago, y también facilitan la digestión y estabilizan los niveles de azúcar en sangre.
  • Alga espirulina. Es uno de los superalimentos menos comunes y aporta proteínas, vitaminas, minerales y ácidos nucléicos. Esta alga tiene un gran poder descongestivo y antialérgico y puede encontrarse en herbolarios. Una buena idea para introducirla en la alimentación infantil puede ser añadiéndola en batidos.
  • Quinoa. Esta semilla tiene un alto valor proteico, así como un elevado contenido de hierro, magnesio, calcio y potasio. Puede usarse en ensaladas o como sustitutivo de la pasta y su consumo aumenta el plasma en sangre y ayuda a reducir el cansancio.
  • Polen. Las propiedades de este superalimento lo sitúan entre los más ricos y menos conocidos. Su consumo aporta aminoácidos esenciales, vitamina B y betacarontenos. Además, es  energizante y posee propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, por lo que contribuye a facilitar los procesos digestivos.

Aunque estos son solo algunos de los ejemplos más destacables, existe una larga lista de superalimentos que pueden contribuir a mejorar la alimentación infantil. Muchos de ellos suelen ser frutas y verduras como las espinacas, el tomate, la naranja, los arándanos o el aguacate.

Conocer cuáles son y las propiedades que tienen ayudará a los padres a establecer una dieta completa y divertida para los más pequeños de la casa que les ayudará a crecer sanos. Además, su consumo favorecerá el buen estado de salud de toda la familia.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!