FP Sanidad

Todo lo que debes saber sobre los laboratorios de análisis clínicos

Victoria Pérez
técnico estudiando una muestra en un laboratorio de análisis clínico

Los laboratorios de análisis clínicos se han hecho especialmente relevantes en los últimos años, debido a la crisis sanitaria que los ha convertido en los protagonistas en la identificación de nuevos casos de COVID-19 entre la población. Sin embargo, estos servicios sanitarios acompañan al ciudadano en su día a día, desde una analítica de seguimiento hasta la detección de posibles patologías.

En ellos, los profesionales como el Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico realizan análisis en las diferentes áreas de un laboratorio clínico, siendo capaces de detectar diferentes patologías a través de muestras biológicas de distinta naturaleza. A continuación, se detallan las áreas de trabajo en los laboratorios clínicos, así como el procedimiento a seguir en el tratamiento de muestras desde su recepción.

Áreas de un laboratorio clínico y sus funciones

Dentro de los laboratorios de análisis clínicos existen áreas centradas en las distintas pruebas diagnósticas que trabajan con diferentes materiales de laboratorio y técnicas de estudio. Una de las más importantes es la de hematología, que analiza los componentes de la sangre y los tejidos que se encuentran en ella, como la médula ósea, ofreciendo datos precisos en la evaluación del paciente.

Por otro lado se encuentra el área bioquímica, donde se analizan los elementos químicos presentes en la fracción líquida de la sangre y la orina y generalmente sirve para medir niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa o transaminasas.

Una tercera área es la de coagulación, en la que se analiza la sangre en busca de trombos, trastornos hemorrágicos o hipercoagulabilidad. Para esta prueba hace falta una muestra mínima de sangre, que se puede obtener por medio de punción capilar en el dedo.

También es destacable el área de inmunología en la que se detectan diferentes patologías relacionadas con el sistema inmunológico como el sida, la rubeola, la hepatitis o el herpes. Además en esta área se realizan pruebas especializadas en detección de celiaquía.

En el área de  endocrinología se estudian los desórdenes que tienen su origen en las glándulas endocrinas (cortisol, testosterona, hormona del embarazo) mientras que en la de toxicología se detecta la presencia de sustancias potencialmente tóxicas en muestras biológicas (drogas, medicamentos, tóxicos, pesticidas).

Otra de las áreas más conocidas es la de alergia, en la que se detectan alérgenos que causan una reacción en el cuerpo del paciente y se lleva a cabo una monitorización de aquellas personas tratadas con terapia hiposensibilizante. También destaca la de marcadores biológicos en la cual se localizan las sustancias producidas por células cancerosas o por otras células como respuesta al cáncer, aunque también a ciertas afecciones no cancerosas.

La última pero no menos importante es el área de banco de sangre, cuyo objetivo es el almacenamiento de sangre obtenida de donaciones para garantizar su conservación óptima de cara a transfusiones y otros procedimientos médicos que tienen lugar en los centros hospitalarios.

Fases de análisis en el laboratorio clínico

Como se puede observar, en los laboratorios de análisis clínicos se estudian muestras biológicas de todo tipo, desde sangre hasta heces. Independientemente del área en la que se trabajen, el Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico a distancia sigue una serie de fases de análisis desde que recibe la muestra hasta que emite el resultado del estudio realizado.

La primera fase es la preanalítica, que comprende desde que el médico solicita la prueba hasta que ésta llega al laboratorio. El paciente recibe un papel de su doctor en el que se pide la realización de un análisis de muestras biológicas que llevarán a su centro médico en el caso de orina o heces o que se extraerán en el momento. Las muestras obtenidas se mandarán a los laboratorios de análisis clínicos correspondientes, que en ocasiones pueden ser diferentes.

Una vez en el laboratorio comienza la fase analítica, en la que los responsables se encargarán tanto del estudio de la muestra como de cumplir con las medidas de seguridad y conservación necesarias. Las pruebas realizadas a la muestra serán las demandadas por el doctor y una vez obtenidos los resultados se realizará una validación técnica para dar por buenos los análisis.

Tras completar el análisis, la fase postanalítica consiste en la comunicación de los resultados obtenidos tanto al centro médico como al paciente, interpretando la información obtenida en la fase de análisis.

Sin duda, los protocolos seguidos en los laboratorios de análisis clínicos son complejos y deben seguir una serie de protocolos estrictos para garantizar el tratamiento óptimo de las muestras obtenidas, por lo que es preciso la presencia de profesionales que sepan manipular de manera adecuada las muestras.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!