FP Sanidad

Si Estoy Tomando Medicamentos ¿Puedo Beber Alcohol?

tomando alcohol en barra

¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

Cuantas veces nos hemos hecho esta pregunta. Vamos a intentar solucionar la duda y te vamos a contar por qué no deberías combinar medicamentos y alcohol.

Los especialistas como médicos y técnicos en farmacia y parafarmacia aconsejan que mientras se está medicado no se consuma alcohol, aunque en función de las patologías, los niveles de tolerancia y riesgo son distintos.

Aunque beber alcohol es un hábito socialmente aceptado, se olvida que su ingesta disminuye la atención, la capacidad de reacción e, incluso, dificulta la concentración. Y cuando se combina con ciertos medicamentos, los efectos del alcohol pueden ser graves. En algunos casos, potencia la actividad de los fármacos, en otros la reduce y en otros casos potencia la toxicidad del fármaco o del mismo alcohol.

 

 

Grado Superior en Farmacia

 

Los especialistas aconsejan ser estrictos cuando un tratamiento médico sea incompatible con el consumo de alcohol.

Fiesta, medicamentos y alcohol

Uno de los motivos por los que no debemos mezclar medicamentos y alcohol, es que el alcohol es una droga como cualquier otra, que ingresa al tubo digestivo, pasa a la sangre y luego se traslada a los diversos sitios en donde genera sus efectos, principalmente al cerebro. Al cabo de un tiempo se metaboliza en el hígado para después perder su efecto.

Los medicamentos atraviesan el mismo proceso. Al ingerirlos, pasan del tubo digestivo a la sangre y de allí a los sitios en donde tienen su efecto.

Ahora vamos a lo realmente importante…

Fiesta alcohol y medicamentos

¿Qué debo hacer si estoy tomando un medicamento y tengo una fiesta?

Ten muy en cuenta que existen muchas interacciones entre medicamentos y alcohol, aquí vamos a exponer las interacciones relativas a los medicamentos que son más consumidos, aunque como regla general evita el consumo de ambos a la vez.

Las interacciones entre medicamentos y alcohol pueden catalogarse en dos:

  • Aquellas en las que el alcohol modifica el efecto del medicamento, bien potenciando o disminuyendo su efecto.
  • Interacción en la que el medicamento modifica el efecto tóxico del alcohol o viceversa.

Aquí van las interacciones más frecuentes en las que el alcohol POTENCIA el efecto del medicamento o las reacciones adversas de estos: Esto ocurre con las pastillas para dormir, los analgésicos fuertes y los antihistamínicos, indicados en caso de alergia.

Benzodiazepinas (Lorazepam, Diazepam, Lormetazepam)

Uno de los grupos de medicamentos más consumidos, cuyo consumo se ha disparado en los últimos años, se usan como ansiolíticos, inductores del sueño. En este caso el alcohol potencia los efectos depresores del SNC de estos fármacos, causan sueño y relajación. Si son ingeridos junto con alcohol pueden disminuir la capacidad de respuesta, provocando accidentes de tránsito o domésticos.

"La mezcla de alcohol y tranquilizantes causa somnolencia, intoxicación, pérdida de memoria e incluso la muerte, porque tomados juntos son la causa de miles de sobredosis mortales cada año en todo el mundo". Ácido Acetil Salicílico (la conocida Aspirina)

Entre los efectos adversos más conocidos de este fármaco está su irritabilidad gástrica, pues bien, su consumo junto con alcohol aumenta su capacidad de producir úlceras gástricas.

Antihistamínicos

Estos medicamentos cuyo consumo es hoy en día muy común, pues muchos de los anticatarrales y antigripales los incluyen en su composición y además son usados para las alergias, si son consumidos con alcohol pueden producir una alteración significativa de la función motora y mental.

Metformina

Es uno de los medicamentos más usados en el tratamiento de la Diabetes y combinándolo con el alcohol potencia su efecto farmacológico, su efecto hipoglucemiante y también la acidosis láctica que está asociada al consumo de este medicamento.

Nitroglicerina

Se trata de medicamentos que actúan como vasodilatadores y se usan para disminuir el trabajo del corazón y mejorar el flujo sanguíneo hacia el miocardio. El consumo de estos vasodilatadores junto con alcohol puede potenciar su efecto por lo que se corre el riesgo de hipotensión severa.

Codeína y sus derivados

La codeína se usa habitualmente en asociación con analgésicos como el paracetamol o ibuprofeno, y tanto la codeína como sus derivados son usados como antitusivos. Producen un efecto depresor del SNC que se ve aumentado con el consumo de alcohol, aumentando la sedación y así sus efectos.

Warfarina y acenocumarol

Medicamentos usados como anticoagulantes, que además tiene un estrecho margen terapéutico, en este caso la interacción con el alcohol altera su efecto, y lo aumenta y puede dar lugar a fenómenos hemorrágicos.

Interacciones en las que el efecto del medicamento se ve disminuido

Pues sí, es cierto que la mezcla de medicamentos y alcohol va a provocar la disminución del efecto de algunos antibióticos, ya que el alcohol va a aumentar su metabolismo hepático y disminuyen su acción. ¿Cuáles?:

Las Quinolonas

Ciprofloxacino, Norfloxacino

Los Macrólidos

Azitromicina, eritromicina… ¡Así que, en estos casos, nada de combinarlos! Los más usados, como la amoxicilina, no tienen interacciones clínicamente significativas con el alcohol.

¿Cómo se relaciona el alcohol con el ibuprofeno, el paracetamol y las benzodiazepinas?

Uno de los principales riesgos de los antiinflamatorios, como el ibuprofeno o el diclofenaco, es la posibilidad que tienen de generar gastritis si son ingeridos durante un largo periodo de tiempo. Si la persona es bebedor crónico, el alcohol aumenta esas posibilidades. Pero si solo tomó una o dos dosis de antiinflamatorios, el riesgo de sufrir gastritis producto de la combinación con el alcohol no es importante.

Paracetamol

Uno de los efectos adversos del Paracetamol es la toxicidad a nivel hepática, al consumir alcohol esta toxicidad se ve aumentada, también es posible que la interacción consista en que el fármaco POTENCIA el efecto tóxico del Alcohol. Acabamos de hablar sobre dos, el Paracetamol y las Benzodiazepinas, que potencian el efecto hepatotóxico (paracetamol) y depresor del SNC (benzodiazepinas) del alcohol.

Clorpromazina

Se trata de un medicamento usado como antipsicótico. Si se toma junto con alcohol se potenciarán los efectos depresores de ambos e incluso puede ocasionar síntomas extrapiramidales en ciertos pacientes susceptibles (temblores, movimientos anómalos de cara y mano, agitación…)

Isoniazida

Medicamento usado como antituberculoso, su toma también potencia los efectos del alcohol. También tenemos algunos medicamentos que, si bien no potencia los efectos y la toxicidad del alcohol, si aumenta la absorción del alcohol Â¿Cuáles?

  • Anticolinérgicos: se trata de una gran familia de medicamentos que además se usan en diferentes patologías y cuyos principios activos son entre otros: atropina, ipratropio (broncodilatador), etc.
  • Antiulcerosos, como la Ranitidina o cimetidina.
  • Metoclopramida (el conocido Primperan) que es usado como antiemético.

¿Hay alguna bebida que sea más perjudicial que otra?

Lo que genera problemas no es la bebida (con excepción de las que contienen tiramina como la cerveza o el vino, que al mezclarse con medicamentos pueden originar náuseas, vómitos o enrojecimiento facial), sino el alcohol, por lo tanto, las bebidas con mayor graduación alcohólica son las que mayor interacción con el medicamento tienen.

¡¡¡Como hemos dicho al principio, estas son solo algunas de las interacciones de medicamentos, así que siempre, siempre ten la precaución de no mezclar medicamentos y alcohol!!!  Y como siempre decimos, ante cualquier duda consulta con un especialista como, por ejemplo el Técnico en Farmacia a distancia.