FP Sanidad

La risoterapia como terapia alternativa para mejorar la salud de pacientes hospitalarios

María Soraya Estrada
Un doctor haciendo reír a un niño hospitalizado

La risoterapia se conoce como una técnica psicoterapéutica que se centra en generar beneficios mentales y conductuales a través de la risa. En esta terapia se realizan diferentes ejercicios donde el objetivo es que las personas pasen a un estado de desinhibición a través de la risa espontánea, para así adquirir los beneficios que aporta.
 
Esta técnica es utilizada en muchos centros hospitalarios debido a sus múltiples beneficios en las personas, especialmente en los niños. Es una terapia alternativa a los tratamientos médicos y a otro tipo de terapias que ayuda a afrontar psicológicamente diversos tipos de enfermedades, por eso es imprescindible que todos los sanitarios, incluido el Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería conozcan la manera de implementar esta técnica.

La terapia de la risa en los niños hace que afronten la hospitalización de una manera positiva, ya que al ser extraídos de su ambiente natural a un medio que normalmente es hostil, como es el  caso del hospital, hace que sientan más miedo y sus sensaciones sean más intensas. Por lo tanto la risoterapia puede constituir un gran beneficio para ayudarles en su proceso y disminuir ese temor.

La risoterapia como terapia alternativa, nunca como sustitutiva

La risoterapia no pretende sustituir ningún tratamiento médico sino ser un complemento a éstos. Se considera una terapia alternativa que puede ayudar a los pacientes en su estancia hospitalaria, especialmente a los niños, sector muy vulnerable a los cambios.

El estrés puede provocar en el organismo diferentes patologías como ansiedad, hipertensión arterial, cefaleas, insomnio, etc. Así mismo se ha relacionado el estrés con alteraciones en el sistema inmunológico, factor predisponente para padecer algunas enfermedades como por ejemplo infecciones.

Un ingreso hospitalario puede resultar muy estresante para determinadas personas y la risoterapia tiene como principal acción disminuir esos niveles de estrés en el organismo que pueden desencadenar otros síntomas negativos.

La risa está regulada por el eje hipotalámico-hipofisario, el cual, al ser estimulado por ella, libera encefalinas, endorfinas y algunos neurotransmisores como dopamina y serotonina, los cuales nos aportan los beneficios físicos y psicológicos.

Otras hormonas que se segregan son la ACTH (hormona adrenocorticotrópica), que se encarga de regular la liberación de cortisol relacionado directamente con el estrés, la adrenalina y noradrenalina, que regulan la broncodilatación y la presión arterial, y la oxitocina, relacionada con la relajación y la afectividad.
 
La hospitalización también constituye un factor estresante añadido ya que las personas tienen que luchar con otros factores como el dolor físico, el cambio en su rutina diaria, el miedo a la muerte, etc. En los niños esto se hace más difícil ya que también hay que añadirle el cambio a un ambiente no familiar e incluso, a veces, la separación de los padres.

Hay que destacar que la capacidad de reír disminuye con la edad, conforme el ser humano va desarrollando sus habilidades. El bebé la utiliza como una forma de comunicarse para después convertirse en una conducta emocional. Aproximadamente un niño se ríe entre 300 y 400 veces al día frente a un adulto que lo hace entre 15 y 100 veces al día.

Beneficios de la risoterapia

Beneficios físicos:

  • Se mueven aproximadamente 400 músculos del cuerpo con cada carcajada, incluidos algunos del abdomen y del tórax que solo se pueden mover con la risa. Tiene por lo tanto un efecto adelgazante ya que, y según la intensidad de la risa, 5 minutos de risa equivaldrían a 45 minutos de deporte aeróbico. 
  • Se relajan los músculos alrededor de la columna vertebral, así mismo, el diafragma realiza un masaje interno que ayuda en el estreñimiento facilitando la digestión, disminuyendo los ácidos grasos, mejorando la eliminación de la bilis y ayudando en la eliminación de sustancias tóxicas.
  • Se mejora la respiración y la oxigenación de los tejidos al aumentar el oxígeno de 6 a 12 litros por el aumento de la velocidad en la respiración.
  • Se despejan los oídos y la nariz al vibrar la cabeza por la carcajada. También se limpian y lubrican los ojos por las lágrimas.
  • Tiene efecto antiarrugas y rejuvenecedor en la piel de la cara, al estirarse y tonificar los músculos de ésta.
  • Aumento de la segregación de endorfinas por el cerebro, sustancias con gran poder analgésico y que producen sensación de bienestar y aumentan la autoestima. Se liberan también dopamina y serotonina, que mejoran el estado de ánimo y tienen efectos calmantes.
  • Se produce un aumento de la velocidad de la sangre, lo que ayuda a la eliminación de pequeñas cantidades de colesterol alojados en las arterias y aumenta levemente la tensión arterial.
  • Hay un aumento en la producción de las “natural cell killers” (células asesinas naturales) que combaten las células cancerosas y por lo tanto, ayuda a prevenir el cáncer.
  • Aumenta el número de anticuerpos (inmunoglobulinas A y linfocitos T, entre otros) que eliminan parásitos, virus y bacterias, por lo tanto refuerza el sistema inmunológico.
  • Ayuda a disminuir el insomnio y los ronquidos

Beneficios psicológicos:

  • Exteriorización de los sentimientos y las emociones.
  • Aumento del autoestima al reírnos de nosotros mismos, lo que nos ayuda a afrontar con más valentía la situaciones difíciles.
  • Ayuda a ser más positivos y a ser más receptivos, por lo que alivia la depresión y sus síntomas.
  • Con la liberación de la adrenalina y endorfinas nos sentimos más despiertos, y este aumento de energía vital nos ayuda a eliminar el estrés que nos provocan algunas situaciones de la vida.
  • Ayuda a superar fobias y miedos.
  • Nos envuelve en un proceso de regresión, hay un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, normalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que percibimos como dolorosa o negativa.

Beneficios sociales:

  • Mejorar las relaciones sociales actuando frente a la timidez y favoreciendo las relaciones interpersonales gracias a su carácter contagioso.
  • Rompe el hielo en muchas situaciones embarazosas.
  • Facilita la expresión de emociones hacia los demás y disminuye los pensamientos negativos de éstos.

¿En qué punto se encuentra la risoterapia en la actualidad?

Cada día son más los hospitales los que instauran la técnica de la risoterapia como ayuda en sus tratamientos. Nos encontramos estudios fundamentalmente en el ámbito de la oncología pediátrica para combatir el dolor, en enfermedades crónicas y en enfermedades mentales.

El interés por esta técnica ha aumentado en los últimos años, tanto que la figura del “médico de la risa” es cada día más común en los centros hospitalarios. Aun así todavía es insuficiente este número y hay muchos sectores de la comunidad médica y sanitaria en general reacios a ver los beneficios de esta terapia.

Por ejemplo en la oncología pediátrica se ha demostrado que la risoterapia en niños, hacen que afronten mejor su enfermedad, disminuyendo su nivel de estrés y sintiéndose más relajados ya que se encuentran en un tratamiento largo, doloroso y con un gran desgaste mental y físico.

Esta técnica es tan importante que se ha demostrado que las emociones positivas a través de la risoterapia mejora nuestro sistema inmunológico, hasta el punto de mejorar su función y disminuir la aparición de diferentes enfermedades.

El equipo médico es el apoyo de de muchas familias por la situaciones límite que se experimentan en los centros, por ello, no solo la figura del médico debe estar formada en esta técnica, sino que es función de todo el equipo sanitario como por ejemplo el Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería online, que debe conocerla para así conseguir mejores resultados.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!