FP Sanidad

¿Qué es el Soporte Vital Básico?

Sonia Ordoñez / Miguel Gonzalez Lopez
Manos de una persona presionando el pecho de otra persona en parada

El Soporte Vital Básico (SVB) es el conjunto de maniobras que permiten identificar si una persona está en situación de parada cardiorrespiratoria (PCR) y, si así fuese, realizar una pseudo-sustitución temporal de las funciones respiratoria y circulatoria, sin ningún equipamiento específico, hasta que la víctima pueda recibir un tratamiento más cualificado.

El SVB es una técnica que hay que iniciar lo antes posible y que requiere de ciertos conocimientos como los que presenta el Técnico en Auxiliar de Enfermería. El objetivo fundamental es conseguir la oxigenación de emergencia de los tejidos para reducir el daño cerebral y otros órganos vitales, así como alertar a los servicios de emergencia de inmediato.

En relación a esto, las maniobras de RCP (resucitación cardiopulmonar) son fáciles de aprender y cualquier persona puede realizarlas con un entrenamiento adecuado. Asimismo, todos los profesionales sanitarios deberían conocerlas y entrenarse en estas técnicas.

Por qué es tan importante realizar un buen SVB

La realización de un buen SVB es uno de los puntos más importantes a tratar en el sector sanitario, no solo en el ámbito profesional sino también en el común de la sociedad que tiene poco conocimientos relacionados con esta técnica. Es clave entender algunos aspectos del Soporte Vital Básico que van a proporcionar el factor más poderoso que se necesita para realizar este procedimiento: la seguridad.

Cuando hablamos de temas tan sensibles y a la vez desconocidos para la gran mayoría de las personas como el desarrollo del Soporte Vital Básico hay que tener en cuenta un aprendizaje básico en la población y no solo para los sanitarios, como, por ejemplo el Auxiliar de Enfermería a distancia.

Si se tienen claro los procedimientos a seguir se dará tranquilidad a la persona que está sufriendo una parada cardiorrespiratoria, o al menos, tendrá un estado de nervios que pueda controlar. De esta manera, se ejecutará de manera correcta la técnica, que debe comenzar por movilizar al paciente si se encuentra en un lugar peligroso (para el accidentado y/o el reanimador) o si su situación o posición no son adecuadas en caso de precisar RCP.

Ante estas acciones no debe haber preocupación por parte de la persona que tenga que llevar a cabo la técnica porque el SVB carece de complejidad para dominarla, pero en contrapunto tiene una gran importancia porque estamos hablando de una acción decisiva entre la vida y la muerte.

El porcentaje de personas que sufren un ataque al corazón es alto, condicionado por el estilo de vida que llevamos, otras patologías previas y nuestra propia genética. Antes de una parada cardiorrespiratoria, el órgano manda algunas señales que debemos saber reconocer e interpretar.

Protocolo a seguir en el SVB

Este es otro concepto clave, ya que debemos tener claro que todos somos primeros intervinientes a fin de activar la cadena de supervivencia. Para hacerlo fácil de entender, el protocolo para desarrollar un buen Soporte Vital Básico consta de cinco eslabones, siguiendo siempre las recomendaciones del ERC-ILCOR:

  1. Reconocer el problema y pedir ayuda al 112, indicando a los servicios de emergencias la situación de la parada cardiorrespiratoria, además de nuestros datos de localización.
  2. Comprobar el nivel de consciencia y si el paciente respira o no.
  3. Realizar RCP. Si entra en parada cardiorrespiratoria se tiene que empezar inmediatamente con el masaje cardiaco, cada minuto que pasa es clave para la recuperación de esa persona, cuando antes se empiece mejor.
  4. El cuarto eslabón es aplicar una desfibrilación precoz en el caso de tener el dispositivo.
  5. La quinta pauta es seguir con la RCP hasta que venga la ayuda especializada para que te sustituyan.

Numerosos estudios demuestran que sin una correcta gestión de la cadena de supervivencia pueden pasar entre 10 y 15 minutos en que la víctima reciba ayuda, hallándose cifras de supervivencia del 2%. Si el proceso se hace adecuadamente la supervivencia asciende hasta el 40%.

 

Cómo comprobar el nivel de consciencia para el Soporte Vital Básico

Para realizar una correcta comprobación del nivel de consciencia con la técnica de SVB nos acercaremos a la víctima tendida en el suelo y colocaremos nuestras manos sobres sus hombros, le gritaremos enérgicamente y lo agitaremos con suavidad. Si ante estos estímulos responde nuestra función será la de ofrecer ayuda haciéndole una serie de preguntas, así como, avisando a los servicios de urgencias de ser necesario.

En caso contrario de no hallar respuesta consideraremos la inconsciencia de esta persona, y gritaremos pidiendo ayuda si nos encontramos solos. En un paciente inconsciente una de las causas más comunes de muerte es la caída de la lengua obstruyendo la vía aérea, por lo que deberemos abrirla realizando la maniobra frente-mentón. Con el accidentado boca arriba, colocaremos nuestra mano no dominante sobre la frente de la víctima hiperextendiendo el cuello, y con los dedos índice y corazón de la dominante empujaremos el mentón hacia arriba.

 

Cómo comprobar el nivel de ventilación para el SVB

La comprobación del nivel de ventilación para la técnica de Soporte Vital Básico la haremos colocándolo en hiperextensión del cuello mediante la maniobra frente-mentón, acercando la mejilla derecha a la boca del paciente, de modo que podamos sentir la exhalación de aire y oírla.

Además, miraremos el tórax de la víctima para ver si existen movimientos respiratorios. A esto se le conoce como ver, oír y sentir. El personal sanitario correctamente entrenado también puede comprobar el pulso a nivel de las carótidas, durante no más de 10 segundos. Si transcurrido este tiempo no encontramos respiración o es anormal, consideraremos el paro cardiorrespiratorio del paciente.

Si respira con normalidad lo colocaremos en Posición Lateral de Seguridad (PLS), y reevaluaremos continuamente la respiración. Si no lo hiciese, activaremos el servicio de emergencias. También es el momento de que alguien busque un Desfibrilador Externo Automático o Semiautomático (DEA/DESA).

Un DEA es un aparato pequeño que hemos visto usar en muchas películas, y que tenemos que aprender a reconocer en nuestro entorno porque está en muchos más sitios de los que creemos. En caso de tenerlo a nuestra disposición, lo abriremos y seguiremos las instrucciones. En menos de lo que piensas, la ambulancia estará contigo y tu misión habrá sido cumplida con éxito.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!