FP Sociocultural

Beneficios de la lactancia materna

Cristina Ramiro Rueda

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA LACTANCIA

Los alumnos y alumnas del Grado Superior Educación Infantil en modalidad presencial o a distancia aprenden sobre la lactancia materna durante los dos cursos de este grado. Es frecuente que aparezcan dudas en las mujeres que están a punto de tener un bebé sobre cuál sería el mejor alimento para su recién nacido. Desde hace unos años se está promocionando la lactancia materna como método único de alimento hasta los 6 meses y combinado a partir de ahí con otros alimentos, debido a sus múltiples beneficios tanto para el bebé como para la madre y la no existencia de efectos secundarios si se realiza de forma adecuada.

Alrededor del 80% de las mujeres españolas dan el pecho a sus bebés

Según datos del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, alrededor del 80 % de las mujeres españolas ofrecen lactancia materna a su hijo tras dar a luz, cuando el niño llega a las seis semanas este se reduce al 68 %, los datos  descienden al 52 % a los tres meses y se llega al 36 % al cumplir los seis meses tras del parto.

Por tanto, es necesario que se resuelvan las dudas y posibles complicaciones lo antes posible para que las madres comiencen y mantengan la lactancia materna sin miedos ni oscilaciones y siempre a favor de su bebé.

lactancia materna

Las diez claves para la Lactancia Materna

La Liga de la Leche, organización internacional, nos ofrecen 10 claves para una Lactancia Materna eficaz y satisfactoria:

1.- Amamanta pronto, cuanto antes, mejor.

La mayoría de los bebés están dispuestos a mamar durante la primera hora después del parto, ya que el instinto de succión es muy intenso. Amamantar precozmente facilita la correcta colocación al pecho.

2.- Ofrece el pecho a menudo día y noche.

Un recién nacido normalmente mama entre 8 y 12 veces en 24 horas. Dale el pecho cada vez que busque o llore, sin esperar a que "le toque". Así conseguirás un buen suministro de leche.

3.- Asegúrate de que el bebé succiona eficazmente y en la postura correcta.

4.- Permite que el bebé mame del primer pecho todo lo que desee, hasta que lo suelte.

Después ofrécele el otro. Así el bebé tomará la leche que se produce al final de la toma, rica en grasa y calorías, y se sentirá satisfecho.

5.- Cuanto más mama el bebé, más leche produce la madre.

Es importante respetar el equilibrio natural y dejar que el bebé marque las pautas, mamando a demanda. No es necesario sentir el pecho lleno; la leche se produce principalmente durante la toma gracias a la succión del bebé.

6.- Evita los biberones "de ayuda" y de suero glucosado.

La leche artificial y el suero llenan al bebé y minan su interés por mamar, entonces el bebé succiona menos y la madre produce menos leche.

7.- Evita el chupete, al menos durante las primeras semanas, hasta que la lactancia esté bien establecida.

Un recién nacido ha de aprender bien cómo mamar del pecho, y tetinas artificiales como el biberón o el chupete pueden dificultar este aprendizaje.

8.- Recuerda que un bebé también mama por razones diferentes al hambre, como por necesidad de succión o de consuelo. Ofrecerle el pecho es la forma más rápida de calmar a tu bebé.

9.- Cuídate.

Necesitas encontrar momentos de descanso y centrar tu atención más en el bebé que en otras tareas. Solicita ayuda de los tuyos.

10.- Busca apoyo.

Tu grupo local de La Liga de la Leche tiene la información y el apoyo que toda madre lactante necesita.

Mantener una buena postura durante la lactancia

Para conseguir que la lactancia materna sea eficaz tanto para el bebé como para la madre se debe mantener una postura adecuada. Para saber cuál es la colocación correcta se puede pedir información a nuestra matrona, ella sabrá aconsejarte bien. La Liga de la leche nos indican unos pasos para una buena colocación:

  • Sostener al bebé “tripa con tripa”, de forma que alcance el pezón sin necesidad de girar la cabeza.
  • Sostener el pezón con el pulgar arriba y los dedos por debajo, muy por detrás de la areola. El bebé debe abrir bien la boca, después acercarlo al pecho.
  • Asegurarnos de que el bebé coge en su boca el pezón y gran parte de la areola. La nariz y el mentón del bebé deben permanecer pegados al pecho, el labio inferior debe estar vuelto hacia abajo.

Una posición incorrecta puede provocar que se abandone la lactancia de forma anticipada por los siguientes motivos:

  • Pezones doloridos y agrietados (al no coger el bebé el pezón de la forma adecuada).
  • Pechos duros y doloridos (por no eliminar la leche que se produce).
  • Producción insuficiente de leche (al no succionar el bebé de forma adecuada).

"Tengo poca leche"

Es una de las principales preocupaciones de las madres cuando van a iniciar la lactancia. La Asociación española de Pediatría nos dice que, salvo situaciones excepcionales, las madres generan  la cantidad exacta de leche que va a necesitar su bebé si el agarre es correcto y la lactancia es a demanda. Si se tiene poca leche puede ser debido, principalmente, a que la posición está siendo incorrecta o la lactancia no es a demanda.

Las primeras 48 horas tras el parto, el bebé se alimenta del calostro, que es un líquido compuesto por inmunoglobulinas, agua, proteínas, grasas y carbohidratos en un líquido seroso y amarillo, el cual alimenta adecuadamente al bebé. La mayoría de las mujeres no lo ve salir aun apretándose el pecho. A partir del tercer día, si el bebé mama de forma adecuada, más de 8 veces al día y hace 3 o más deposiciones al día, se está alimentando correctamente.

Beneficios de la lactancia materna

En la semana mundial de la lactancia materna UNICEF realizó una campaña en la que describía algunos de los beneficios de la lactancia materna:

  • Previene el riesgo de contraer cáncer de mama, de ovario, anemias y hemorragia postparto.
  • Fortalece el vínculo entre madre-hijo al interactuar el bebé con ella de un modo único durante el momento de la lactancia.
  • Protege la salud del bebé en la infancia y en la adultez.
  • Previene el riesgo de diarreas graves, neumonías, otitis, muerte súbita, celiaquía, alergias…en el bebé
  • Favorece el desarrollo cognitivo en el recién nacido.

Además, favorece la pérdida de peso tras el parto, demora el inicio de los periodos menstruales y es un gran ahorro en la familia.

Por tanto, es aconsejable la lactancia al menos en los 6 primeros meses de vida del bebé, si no existe ninguna contraindicación para no realizarla. Si aparecen dudas lo más aconsejable es preguntarle a la matrona que lleve tu embarazo para que pueda guiarte y ayudarte a solventar esas dudas. La lactancia materna es un momento único, llévalo a cabo si tienes esa oportunidad.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!