FP Sociocultural

Cómo Decorar Una Guardería: Volvemos a Ser Niños/As

Juan Daniel Olaya Malagón
profesora de guarderia enseñando

Las nuevas corrientes educativas encauzan la educación de los más pequeños hacía una serie de vivencias, tales como: la experimentación, la manipulación o la indagación a través de la actividad lúdica, el juego. Sin duda alguna estos aspectos marcan una clara orientación de cómo decorar el espacio de una guardería de infantil.

El Look sí importa.

Según Sófocles, como para la mayoría de los filósofos griegos:

"El ser humano es un ser admirable, especial, alguien capaz de sentir y emocionarse a través de infinidad de estímulos."

Trasladando está visión al tema que nos incumbe, podríamos aludir que un bonito decorado o un escenario llamativo puede hacer despertar todo un abanico de sensaciones y emociones en las personas, y aún más, en las de corta edad, nuestros niños y niñas.

Volver a ser un niño/a

Si de repente pudiésemos volver a ser unos niños y niñas, seguramente nos encantaría encontrarnos con un espacio lleno de posibilidades, de infinidad de materiales y experiencias en el que poder dejarnos llevar, mientras que de manera divertida y casi sin darnos cuenta, se produjese el magnífico proceso del aprendizaje.

Para poder llevar a cabo la decoración de un espacio con estas características, existen diversos factores importantes que no podemos dejar al margen, pues es vital conocer las posibilidades y limitaciones cognitivas, motoras e incluso socioafectivas de los niños y niñas, así como su desarrollo evolutivo.  (Véase etapas de la teoría de Piaget)

¿Por dónde comenzar a decorar una guardería?

Un buen comienzo para empezar a decorar la guardería de nuestros sueños seria tener en cuenta todos los factores anteriores y además marcar unos objetivos, unas metas de aquello qué queremos conseguir, para ello, podemos formular una serie de preguntas tales como: ¿Qué queremos fomentar? ¿A qué queremos que jueguen los niños y niñas? ¿Cómo reparto el espacio para optimizarlo al máximo? ¿Cómo ofrecer el máximo de vivencias? Etc.

      " Tal y como nuestros pequeños son, cargados de energía y vitalidad, una guardería debe ser un espacio vivo.

Un lugar cambiante, flexible y abierto a las necesidades y demandas que exigen sus genuinos asistentes.

Esto podemos conseguirlo a través de los diferentes y conocidos “rincones”, espacios delimitados donde los niños y niñas son los principales protagonistas de su aprendizaje, proporcionando respuesta a los diferentes intereses y ritmos de cada alumno/a.

Dentro de los rincones más conocidos que podemos encontrar hoy día en una guardería del siglo XXI pueden ser:

  • rincón del comercio: donde los pequeños hacen en unas ocasiones de tenderos y en otras de clientes
  • rincón de la cocina, donde se practica independientemente del sexo las situaciones que pueden darse en la vida real
  • rincón del taller para hacer uso de los juegos con piezas y de construcción
  • rincón de la ciudad, con infinidad de materiales destinados al conocimiento de cómo funcionan nuestros municipios
  • rincón de las emociones, donde los niños y niñas aprenden a comprender y expresar sus sentimientos y estados de ánimo
  • rincón de los disfraces
  • rincón de las profesiones
  • rincón de la plástica o manualidades

Como podemos observar, las posibilidades son tan numerosas como originales seamos capaces de llegar a ser, como ya se citó anteriormente, debemos conseguir una “guardería viva”, por lo que deberemos ir cambiando los rincones con el objetivo de fomentar todas las posibilidades de los niños y niñas, así como todas sus formas de expresión posibles (Verbal, lógico-matemática, gestual-corporal, rítmico-musical, y plástica).

Diferenciar espacios

Es notable destacar que es adecuado marcar dos espacios diferenciados donde los pequeños sepan distinguir entre zona de acción y zona de reposo o descanso. Esta última podemos diferenciarla con un área donde tengamos colchonetas, camitas o incluso una posible “cabaña del descanso” donde poder disfrutar de una cabezadita o simplemente sentarse para descansar.

Además de esta distinción del espacio entre la zona de rincones y la zona de descanso, también sería adecuado tener una “zona de juegos” donde practicar la actividad lúdica mediante el juego libre, juegos multiculturales, cooperativos, sensoriales…

Como de educación y decoración hablamos, no podemos dejar pasar el espacio destinado a las TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación. Las nuevas tecnologías están en alza, tanto en nuestra vida cotidiana como en la educación o nuestra vida laboral, una buena gestión de este recurso desde edades tempranas puede marcar un futuro uso responsable de las mismas, para ello, este espacio puede estar equipado con un ordenador de fácil manejo cargado de juegos interactivos y educativos destinados a un sinfín de posibilidades como: conocer los ruidos de los animales, los diferentes colores, números, asimilación de imágenes, etc. (Véase GAMIFICACIÓN para el aula de infantil).

Fuente. Aulas de infantil WordPress.

¿Y los materiales?

No podemos cerrar este artículo sin hacer mención de los diferentes materiales que encontramos en el mercado actual., su diversidad, temática y precios son muy variados, es bueno comparar entre unos y otros, pero siempre debemos ser conscientes de la seguridad de los materiales y de que cumplan con la normativa establecida para asegurar la integridad de los usuarios.

Mobiliario, accesorios, juguetes, material fungible, siempre deben ser adecuados para cada edad.

guardería

En definitiva

Para que los más pequeños aprendan dentro de espacios divertidos, flexibles y cómodos, hay que proporcionarles un ambiente favorable donde se sientan a gusto y puedan interactuar tanto con las diferentes estancias, como, con los compañeros y compañeras.

Si además de todo esto, conseguimos que el aprendizaje sea significativo a través del juego y los niños puedan comunicar y expresarse gracias en gran parte al entorno y las posibilidades que este les ofrece, podemos estar seguros de un éxito asegurado.

El no caer en la rutina, el uso de la originalidad, la detección de las necesidades que los mismos usuarios y familiares demandan, así como de un constante conocimiento de nuevos recursos y materiales, ayudarán en una decoración flexible y funcional.

Quizás la mejor opción a la hora de tomar la primera decisión para decorar espacios originales seria volver atrás en el tiempo para poder sentirnos de nuevo como unos niños/as y preguntarnos…

¿Cómo sería la guardería de nuestros sueños?  

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!