FP Sociocultural

Cómo incentivar la creatividad infantil. ¡Papá quiero ser artista!

José María Figueredo Sánchez
ni√Īos pintando dibujos

Todos los ni√Īos son artistas, tienen creatividad, inventan, rompen las reglas, se equivocan y disfrutan de sus errores. Pero a medida que crecen parece que¬†pierden esa intensidad emocional en sus creaciones, se vuelven menos arriesgados y sus producciones art√≠sticas ganan en uniformidad. ¬ŅC√≥mo podemos incentivar la¬†creatividad infantil? En este art√≠culo destinado a los alumnos y alumnas del¬†FP Educaci√≥n Infantil¬†damos las claves para fomentar la creatividad en el aula.

¬ŅQu√© est√° pasando? ¬ŅSer√° fruto de la maduraci√≥n que nos afecta a todos los seres humanos? ¬ŅO ser√° responsabilidad del aprendizaje? Pues bien, existe un solo culpable, y su nombre es ‚Äúla escuela‚ÄĚ.

"La creatividad es experimentar, inventar, crecer,tomar riesgos, romper las reglas cometer y errores y divertirse - Mary Lou Cook."

Desde que nacen, todos los ni√Īos son creativos

Donde yo crec√≠ los tejados eran planos, el cielo a menudo rojo, los √°rboles eran peque√Īos, casi siempre arbustos pinchudos, con pocas hojas. R√≠os, lo que se dice r√≠os no hab√≠a, hab√≠a una rambla, y cuando llov√≠a mucho, corr√≠an aguas torrenciales sucias, de un color gris, casi negro. Las monta√Īas, a los lejos, ten√≠an cierto tono ocre. Cuando fui a la escuela a los cinco a√Īos yo ya me hab√≠a iniciado en la pintura. Recuerdo que mi maestra nos mand√≥ a todos los reci√©n llegados que pint√°ramos un paisaje t√≠pico con su casa, sus monta√Īas y el resto de elementos. Yo estaba emocionado, porque aquella tarea se me daba bien, as√≠ que me dispuse a dibujar mi casa de tejado plano, mi cielo rojo, mi r√≠o de agua gris casi negra, mi arbusto pinchudo y mis monta√Īas ocres. Fui corriendo a ense√Ī√°rselo a la maestra convencido de que me dar√≠a su aprobaci√≥n. Imaginad cual fue mi decepci√≥n cuando descubr√≠ que aquello que yo hab√≠a dibujado no s√≥lo no era correcto, sino que adem√°s era una cosa horrible.

La maestra pronto nos explic√≥ a todos los nuevos alumnos que las casas ten√≠an una especie de triangulo encima (el tejado a dos aguas), que el cielo es celeste, los √°rboles grandes y verdes, el agua de los r√≠os azul‚Ķ Nos lo explic√≥ a todos porque entre los dibujos de todos mis compa√Īeros artistas hab√≠a todo un carnaval de creaciones de todo tipo. Evidente no las recuerdo, pero estoy casi seguro de que hab√≠a paisajes de los m√°s inveros√≠miles para la mente de mi maestra.

Yo no entend√≠a aquel paisaje que describ√≠a la maestra, no hab√≠a visto la nieve en las monta√Īas, ese tri√°ngulo sobre el tejado, ni esos r√≠os tan azules. Pero como para todo ni√Īo, la maestra siempre tiene raz√≥n y lo importante era tenerla contenta y que nos felicitara por nuestro trabajo. No mucho tiempo despu√©s todos los alumnos sab√≠amos perfectamente dibujar un paisaje, lo ten√≠amos muy claro, y todos nuestros dibujos era pr√°cticamente iguales.

Murió la imaginación, murió el arte y la creatividad. Yo no sé si yo hubiera sido un gran artista, pero tengo claro que mi estilo era el realismo.

Todos los ni√Īos tienen creatividad

La escuela mata la creatividad y el pensamiento divergente fundamental para el avance científico

Yo no culpo a la maestra por lo que hizo, ella ‚Äúsufri√≥‚ÄĚ tambi√©n la escuela, y su mente, sin ser del todo consciente, hab√≠a sido moldeada en muchos aspectos ¬†hac√≠a una uniformidad social. En definitiva, ¬†podemos decir que la escuela mata la creatividad. En palabras del eminente pedagogo Ken Robinson ‚ÄúTodo ni√Īo es un artista, porque todo ni√Īo cree ciegamente en su propio talento. La raz√≥n es que no tienen ning√ļn miedo a equivocarse hasta que el sistema les va ense√Īando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de √©l‚ÄĚ

Esto es un verdadero problema, no s√≥lo para tu hijo que quiere ser artista y nuestro sistema educativo no para de cortarle las alas, sino un problema grave para todo la sociedad, que al pasar por la escuela, en vez de ganar en creatividad gana en ‚Äúimbecilidad‚ÄĚ. Si imbecilidad, porque si consideramos que un rasgo de un ser inteligente es la creatividad, el pensamiento lateral, ¬†tal y como expone Edward de Bono o el pensamiento divergente, tal y como lo describi√≥ Guilford, la escuela no fomenta ninguno de ellos. Al contrario la escuela castiga este tipo de razonamientos y premia y valora lo que se conoce como pensamiento convergente, vertical o lineal. Este pensamiento representa la habilidad de dar la respuesta "correcta" a preguntas estandarizadas que no requieren significativamente de creatividad, como por ejemplo la mayor√≠a de tareas escolares El pensamiento convergente preconiza que s√≥lo existe una¬†soluci√≥n¬†correcta para cada problema.

En este contexto no s√≥lo nuestros artistas van a ver coartadas sus capacidades, habilidades e inquietudes, sino que nuestros cient√≠ficos e ingenieros, que tienen que hacer frente a un mundo en constante cambio y con m√ļltiples dificultades, tendr√°n que intentar responder a estos nuevos retos con las respuestas de siempre, descubriendo que no tienen la capacidad para responder de manera adecuada, que no son capaces de buscar soluciones nuevas a las problem√°ticas actuales.

¬ŅY por qu√© pasa esto en la escuela con la creatividad infantil?

¬ŅY por qu√© ha pasado esto en la escuela? En mi opini√≥n varias podr√≠an ser las razones:

  • La primera de todas ellas ser√≠a la idea que se maneja en la escuela, de que un aula y sus alumnos es similar a un convoy de barcos, donde la velocidad la impone el m√°s lento de los barcos, o el m√°s ‚Äúlento de los alumnos‚ÄĚ, creencia que desecha de un manotazo el principio de diversidad. Porque eso de la diversidad en el aula, para muchos docentes, est√° bien en la teor√≠a, pero realmente piensan que es un problema y todo es m√°s sencillo cuando el alumnado es altamente es uniforme. A estos docentes les preguntar√≠a yo lo que en su momento me pregunto Juan Fern√°ndez Sierra, Catedr√°tico de Educaci√≥n en la Universidad de Almer√≠a: ‚ÄúPiensa en una marat√≥n multitudinaria, con gran diversidad de corredores, desde atletas de primer nivel hasta reci√©n iniciados, todos corren la carrera, incluso es posible que todos puedan llegar¬† a la meta ¬Ņpero crees que los m√°s dotados tendr√°n muchas dificultades para llegar los primeros? ¬ŅCrees que los menos dotados ser√°n realmente un obst√°culo para ellos? Cada uno que saque sus propias conclusiones.
  • La segunda raz√≥n tendr√≠a que ver con el curr√≠culo impuesto por nuestros gobiernos, un curr√≠culo que deja de lado las humanidades y el arte, y √ļnicamente valora las ciencias. Este es un curr√≠culo eminentemente sexista en el que predominan las materias hist√≥ricamente ligadas al g√©nero masculino, como la f√≠sica o las matem√°ticas, materias que requieren de una gran capacidad abstracta de la cual el hombre es poseedor. Y se menosprecian la econom√≠a dom√©stica, labores, m√ļsica y la formaci√≥n social, √°reas del curr√≠culo propiamente femenino. Por otro lado y en relaci√≥n tambi√©n al curr√≠culo "Afirmo, se√Īores, que las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas ‚Äďargumentaba V√≠ctor Hugo frente a una propuesta ministerial de recortar fondos para la cultura en 1848‚Äď. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los dem√°s puntos de vista‚ÄĚ. ¬ŅY esto que quiere decir? Pues que durante la revoluci√≥n industrial se instaur√≥ la idea de que lo verdaderamente √ļtil es aquello que produce beneficios, y que por tanto el curr√≠culo ten√≠a que contener¬† los conocimientos ¬†para hacer productivas¬† a las personas. El resto de conocimientos, tales como el arte o la filosof√≠a,¬† no s√≥lo no son √ļtiles, sino que pueden ser hasta peligrosos ¬Ņsino porqu√© cre√©is que sucedi√≥ ¬†el saqueo de la biblioteca real de Louyang efectuado por los Xiongnu en China o la quema de manuscritos paganos en Alejandr√≠a, decretada por el obispo Te√≥filo? Tiempo atr√°s, en la Grecia Cl√°sica o durante el Renacimiento Arte y Ciencia iban de la mano, sin ser una m√°s importante que la otra. Pensad por ejemplo en Leonardo da Vinci.

Esto que estoy contando aqu√≠ no ha pasado desapercibido para las grandes compa√Ī√≠as como Google. Su jefe de recursos humanos lleg√≥ a decir que el ¬† expediente acad√©mico no sirve para nada a la hora de contratar nuevos empleados y que la gente que tiene¬†√©xito en la universidad es un tipo de gente espec√≠ficamente entrenada para tener √©xito en ese ambiente, gente que sabe responder exactamente lo que el profesor quiere escuchar. Sin embargo, las empresas de √©xito necesitan gente ¬†a la que le guste¬†averiguar cosas¬†para las que no hay una respuesta obvia, algo que no se entrena en la universidad.

¬ŅY qu√© puedes hacer t√ļ, como madre, padre o educador?

Padres y creatividad infantil

Y sabido todo esto, qu√© puedes hacer t√ļ, como madre, padre o titulado en Educaci√≥n Infantil a distancia en la escuela. Aqu√≠ te dar√© s√≥lo unas pinceladas, el resto se lo dejo a tu capacidad creativa:

  1. Valora cada una de las producciones escolares de tus alumnos. No las juzgues o menosprecies √ļnicamente porque son cosas de ni√Īos, es posible que tengan mucho valor. Por ejemplo, un cuadro pintado por ni√Īos de 2 y 3 a√Īos y expuesto en ARCO (feria internacional de arte), pas√≥ totalmente desapercibido entre obras de maestros de pintura abstracta, es m√°s, fue valorado en 15.000 euros por todos los visitantes.
  2. Deja espacio para la imaginaci√≥n, el juego, y la expresi√≥n en diferentes disciplinas, tales como el dibujo, la danza, la m√ļsica o las manualidades.
  3. No te burles, ni castigues sus creaciones, por extra√Īas que sean.
  4. Educa en la diversidad, y para la diversidad y el respeto a lo diferente.
  5. No des respuestas ‚Äúv√°lidas‚ÄĚ, ay√ļdales a que cada uno encuentre soluciones creativas para cada uno de los problemas planteados.
  6. Fomenta el trabajo en equipo, la cooperación y la experimentación y permite ideas disparatadas.
  7. Permite los errores, ten en cuenta que los errores no existen, sino que se trata de descubrir aquello que no funciona.
  8. Lee cuentos, incita a la lectura, selecciona cuentos alejados de estereotipos sexista.
  9. Visita exposiciones, museos de arte y de ciencia.
  10. Cultiva sus sue√Īos y ens√©√Īale a gestionar sus emociones para que gane el tes√≥n necesario para alcanzarlos.
¬ŅQuieres m√°s informaci√≥n? ¬°Preg√ļntanos!