FP Sociocultural

Mi Primer Día De Guarde

Jose Antonio G. de la Rosa

El primer día de guardería es un momento muy delicado tanto para los padres como para los niños.

Los niños sienten sensación de “abandono”, sus padres lo dejan en un sitio en el que antes no han estado, con niños y niñas que no conocen y con una Seño que como mucho la han visto una vez y junto a sus padres… y los padres; sienten el desconsuelo de sus hijos y en alguna ocasión se pueden llegar a plantear si lo están haciendo bien o no.

[ESTUDIA GRADO SUPERIOR EN EDUCACIÓN INFANTIL EN MEDAC]

Las primeras semanas en el aula lo que escuchamos mayormente es el reclamos de los más pequeños, hasta que ellos mismos con ayuda de la nueva Seño se van dando cuenta que la guardería es un lugar divertido, donde puedo jugar con más niños y niñas, aprender, pintar… y recibir mucho amor por parte de mi Seño.

¿Cómo se adaptan los pequeños a la guardería?

Cada alumno tiene su tiempo de adaptación, en algunos casos pueden entrar directamente sin llorar y otros pueden llegar a estar el primer mes angustiado por tener que ir a la guardería. ¿Cuál es el papel de los padres? Los padres son los primeros que deben de transmitirle al niño o niña  la sensación de seguridad y comunicarles  (aunque pensemos que ellos no lo van a entender) que en la guardería se lo van a pasar bien, van a jugar y luego van a ir a recogerlos.

¿Qué deben saber los padres antes de llevar a su pequeña/o a la guardería?

Los principales puntos que los padres deben de ser conscientes antes de llevar a su pequeño o pequeña a la guardería son:

  • Deben afrontar con seguridad que ellos quieren que sus hijos vayan a la guardería y por ello deben ser conscientes que los primeros días pueden llegar a ser duros.
  • Si les transmitimos seguridad al niño o niña, también le estamos transmitiendo confianza, tranquilidad  y entusiasmo al pequeño para que tenga ganas de volver.
  • La primer semana empiezan a ir a la guardería de forma gradual, empezamos desde ratos más cortos hasta que cada vez la separación es más larga y dure todo  el periodo de la mañana, de esta manera los niños van asimilando el cambio poco a poco.
  • El momento de la despedida de los padres y el niño o niña, deben de evitar irse de “hurtadillas”,  porque de esa manera el niño o niña lo podría interpretar como un abandono, en lugar de ello explicarle al  pequeño que luego va a ir a recogerlo.

Lo más preocupante para los padres y los niños y niñas es la separación, ellos han vivido hasta entonces rodeados de personas conocidas como bien son el padre, la madre, abuelos… pero ahora les toca enfrentarse a una nueva etapa a la que van a formar parte de un entorno en principio desconocido para ellos.

Miedo a la separación

¿Qué es el miedo a la separación? Es un temor innato de origen biológico que forma parte del proceso evolutivo de los niños y niñas, y le ayuda a madurar.

La reacción de cada niño es diferente, también influye mucho la edad y el carácter de cada uno, antes de los diez meses el bebe no es muy consciente por lo que se adapta en seguida, sin embargo a partir de esa edad, los niños evolucionan muy rápido y reconocen perfectamente a las personas de su entorno por lo que le es más difícil separase de las personas que ellos quieren y a partir de los  dieciocho meses no son capaces de entender que los padres los van a dejar en la guardería y luego van a volver a por ellos.

Por ello es muy importante que cuando empiecen la guardería  establezcan una serie de rutinas en los horarios, ellos están acostumbrados a levantarse a la hora que quieren, a comer cuando ellos tienen hambre, a jugar cuando les apetece, a ver la televisión…. Cuando llegan a la guardería es importante que tengan unas rutinas establecidas como puede ser: levantarse antes para acudir a la guardería,  comer siempre a la misma hora, aprovechar las tardes para jugar con los padres, una duchita para relajarse, cenar y prontito a la cama para poder descansar y empezar el día siguiente con fuerzas.

¿Cómo afrontar el cambio?

Uno de los aspectos importantes para afrontar el nuevo cambio en la vida de los más pequeños son:

  • Intentar, a ser posible, que ellos conozcan la guardería y a su nueva profesora con anterioridad, si podéis llevarlo a cualquier reunión inicial hacerlo para que ellos no se enfrenten a un lugar desconocido.
  • Hablarle de la guardería a los niños, aunque pensemos que no nos entienden son más listos de lo que nos imaginamos, explicarle que es un lugar en el que van a ir a jugar, que van a conocer a nuevos amiguitos y se lo van a pasar muy bien.
  • Los padres deben transmitir serenidad, los niños sienten las actitudes de los padres y si ven que están nerviosos, ellos también lo van a estar.
  • Adaptarle con anterioridad los horarios para que al niño o niña no sea todo un cambio tan repentino (horarios nuevos, lugares nuevos, personas nuevas…)
  • Que siempre se sienta acompañado, es bueno que los primeros días vayan tanto a llevarlo como a  recogerlo o el padre o la madre, así ellos se sentirán más protegidos.
  • A la hora de dejarlo en la guardería mostrar una actitud positiva y divertida, evitando que el niño o niña te vea triste y preocupado.

En resumidas cuentas, los primeros días son momentos difíciles para todos tanto para padres, pequeños e incluso hasta para la propia Seño, pero son fáciles de afrontar con tranquilidad, siempre pensando que es cuestión de días y es un bien que se le hace al niño o niña. En la guardería los más pequeños aprenden a desenvolverse por si mismos, experimentan lo que es el compartir con los demás, aprenden a vivir con los iguales y todo ello lo hacen mediante el juego y la diversión.

¡Ánimo y a por el primer día de Guarde!

Mi primer día de guardería del bebé

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!