FP Administrativo

Tipos de empresas según su forma jurídica

Samara Heredia Torres
Los tipos de empresas

Hoy en día, el mercado financiero está formado por multitud de organizaciones, tanto físicas como virtuales, cuyo propósito principal es ofrecer un servicio a aquellos usuarios que lo solicitan. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en nuestro país en 2019 había más de tres millones de empresas activas.

Todas estas entidades muestran diferentes características entre ellas. Por ello, es necesario que tanto una persona que quiera emprender como un Técnico en Administración y Finanzas conozcan la clasificación de la empresa, con el objetivo de distinguir los criterios de creación y organización cada una de ellas y gestionarlas de la manera más adecuada posible.

Para arrojar un poco de luz sobre este ámbito del tejido empresarial, a lo largo de este artículo se reúnen los puntos más importantes para diferenciar los tipos de sociedades y su razón de ser.

Clasificación de las empresas

Las entidades pueden organizarse de distintas formas, ya que dependiendo del tipo de empresa tendrán una actividad y estructura diferente según sus necesidades. Por ello, la clasificación de las diferentes entidades variará por cuestiones jurídicas, tamaño o de dónde provenga el capital.

Tipos de sociedades según su forma jurídica

Sociedad Anónima

La Sociedad Anónima (S.A.) es el tipo de empresa más común dentro del sistema económico español, ya que se puede formar por una única persona y la aportación del capital es inferior a los 60.000 euros. Por otro lado, este tipo de sociedad dividirá las acciones entre los diferentes socios que conformen la entidad. La constitución de la S.A. se rige por el Registro Mercantil y su correspondiente escritura ante notario.

Sociedad de Responsabilidad Limitada

A diferencia de la Sociedad Anónima, la Sociedad de Responsabilidad Limitada presenta un capital inicial que se divide a partes iguales entre los socios que constituyen este tipo de empresa. El fondo para su creación tiene que ser desembolsado en el momento y no puede ser inferior a 3.000 euros. De igual manera, cada uno de los asociados tienen derecho a participar en el reparto de beneficios y toma de decisiones.

Sociedad Colectiva

En este tipo de sociedad, los gestores directos son los socios, ya que responden de forma personal, ilimitada y solidaria. En este caso, a la hora de constituir la marca de la Sociedad Colectiva se deberán añadir todos los nombres de los miembros que conforman la entidad o, de no ser posible, añadir el concepto “cía”. Este tipo de empresa deberá estar formada por más de dos individuos.

Sociedad Laboral y Sociedad Cooperativa

La Sociedad Laboral es menos común a día de hoy. El carácter de este tipo de sociedad es de transparencia y democracia, ya que el capital inicial puede ser aportado por los trabajadores de la entidad, creando un vínculo más directo entre la empresa y los recursos disponibles.

Por otro lado, la Sociedad Cooperativa es un tipo de empresa más horizontal y participativa que las anteriores. En esta entidad, los socios físicos y jurídicos desarrollarán una actividad económica de interés común. De igual modo, como ventaja no se necesitará ni un máximo ni mínimo de capital para su constitución, teniendo además todos los asociados los mismos derechos.

Otros tipos de empresas

La clasificación de la empresa no solo se puede realizar según su forma jurídica, también se tendrán en cuenta otros criterios como el tamaño, el control de los recursos y la actividad que realicen los diferentes tipos de empresas. De esta manera, destaca la siguiente organización:

  • Tipos de sociedades según su tamaño: las empresas según su dimensión se pueden diferenciar entre microempresas, con un máximo de 10 trabajadores como es el caso de una startup; pequeñas empresas, entre 10 y 50 empleados; medianas empresas con un máximo de 250 trabajadores, así como presencia regional y nacional; grandes empresas o también conocidas como multinacionales que tienen entre su plantilla a más de 250 personas.
  • Tipos de empresas según el control de recursos: dependiendo del capital invertido y utilizado en esta categoría se puede diferenciar entre entidades privadas, cuyo dinero proviene exclusivamente de particulares; empresas públicas, financiadas por el Estado; y organizaciones concertadas, un modelo que tiene inversión de las administraciones, pero gestionadas por organismos privados.
  • Tipos de sociedades según su actividad: si se observan las ocupaciones que puede desempeñar una empresa, se puede hablar de tres tipos principalmente. El sector primario, donde destaca la agricultura, ganadería, pesca y minería; el sector secundario, entidades que se dedican a la fabricación; y el sector terciario o de servicio donde se incluyen las organizaciones que no producen bienes materiales.

Como se ha podido comprobar, a la hora de fundar una organización o trabajar en ella se tendrán que tener en cuenta los tipos de empresas existentes, a fin de conocer cuál de esos criterios son los que mejor se adaptan en la creación de la entidad. Esta clasificación de la empresa se profundiza en el Grado Superior Administración y Finanzas a distancia.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!