FP Deporte

Natación Para Bebés

Francisco Peralta Nebro
Natación para bebes

Los programas de actividades acuáticas o natación para bebés tienen como objetivo promover la adaptación al medio acuático desde tempranas edades, con ello se conseguirá una buena relación del niño\a con el agua a lo largo de toda su vida. Esto es gracias a que el agua es un medio totalmente diferente para poder experimentar distintas sensaciones, nuevos comportamientos motores y estimular los sentidos de una forma que no se puede conseguir en el medio terrestre.

En nuestro FP de TAFAD enseñamos a trabajar con este y otros perfiles especiales en enseñanzas deportivas.

" El niño que ha experimentado el medio acuático como algo satisfactorio desarrolla una actitud positiva y aunque no aprenda técnicas específicas hasta más adelante, su conducta en el agua será sustancialmente diferente de aquel que no la tiene”.

¿Por qué consideramos importante que el bebé realice un programa de actividades acuáticas? Porque el bebé al estar en el agua se relaja, fortalece su musculatura, aprende a controlar su respiración, realiza nuevos movimientos, con lo que todo ello contribuye a mejorar su desarrollo motor a la vez que actúa sobre la conducta del bebé haciendo que no tenga miedo de explorar el nuevo medio y favoreciendo su socialización.

Diversos psicólogos especializados están de acuerdo en que el neonato sabe desenvolverse en el agua de manera innata, debido al “recuerdo” de su estado fetal, donde pasa sumergido en el líquido amniótico durante meses. Por eso recomendamos a los padres que sopesen todos los beneficios que aportarían para sus bebés la iniciación temprana como ya se ha demostrado a través de los numerosos estudios realizados, que garantizaría los beneficios muy considerables para el desarrollo de su futuro bebé, lo que conlleva al estímulo del ámbito motor imprescindible para la maduración del niño\a.

Además, si atendemos al ámbito psicológico y psicoterapéutico, en relación a los miedos, podemos afirmar que el miedo al agua no es un sentimiento que encontramos de manera aislada, sino que sucede por razones conocidas y generalmente  está relacionado por negativas experiencias que hemos tenido anteriormente y/o también, por inculcar ideas erróneas en la fase de maduración con respecto a este medio.

Beneficios de la natación para bebés

Con respecto a lo mencionado anteriormente, no podemos negar que se deben aprovechar las múltiples posibilidades de movimientos que proporciona el medio acuático y como núcleo que favorece y facilita la interacción en todos los aspectos: afectivo, gestual, verbal y tónico. Según Piaget, el bebé necesita de estímulos para desarrollarse no solamente en el ámbito motor sino también en el cognitivo. En la etapa infantil hay dos etapas de desarrollo, el estadio sensorio-motor (0-2 años) y el estadio pre-operacional (2-7 años). En la primera fase, que es la que estamos tratando, que sucede entre el nacimiento y los 2 años de edad, el niño\a al relacionarse con el medio a través del movimiento, organiza y estructura su conocimiento de la realidad que lo rodea. Es la etapa conocida como de la inteligencia sensorio-motora. Por lo que, a través de los programas de natación para bebés, comienzan a diferenciar personas, objetos y espacios.

Según Fontanelli, todo bebé al nacer, lleva innato una serie de reflejos que van desapareciendo al transcurrir los 6 primeros meses de vida. Estos reflejos si se trabajan a lo largo de su primer periodo de vida pueden transformarse en reflejos condicionados y actos voluntarios. En su primer año de vida, a través de actividades de un programa acuático el bebé puede conservar su gusto por este medio, refuerza su reflejo de apnea, adquiere el equilibrio estático en el agua y, además, la habilidad de mantener sus vías respiratorias fuera de esta, equilibrándose y desarrollando un principio de motricidad voluntario.

Al ser los reflejos un elemento importante de desarrollo, a continuamos vamos a presentar algunos de los principales reflejos que se pueden desarrollar a través del medio acuático:

  • Reflejo del Moro: Es innato desde el nacimiento hasta los 4 meses y facilita la flotación dorsal y el desplazamiento en esta posición.
  • Reflejo Palpebral: Está presente desde el nacimiento hasta los 2 años de edad y consiste en mantener los ojos abiertos en el medio acuático. Este reflejo es sumamente importante para que el bebé pueda orientarse durante la inmersión y bucear.
  • Reflejo de apnea: Se observa desde el nacimiento y tiende a desaparecer hasta el sexto mes si no se trabaja. Consiste en el bloqueo de la respiración cuando el agua humedece las vías respiratorias externas.

El principal objetivo que buscamos con las actividades de programas acuáticos es conseguir que el bebé goce moviéndose con total libertad en este medio en interacción de sus padres o educadores, de tal forma que dicha práctica sea un elemento más en su formación integral. Alcanzando los siguientes objetivos: (Moreno y cols, 2003)

  • Promover la confianza en el agua en una edad temprana.
  • Obtener diversión en la práctica.
  • Introducir a los padres y bebés a las rutinas y pautas que promueven la seguridad alrededor del agua.
  • Ayudar a que los bebés se familiaricen con el agua, como una actividad social.
  • Abastecer de una amplia gama de experiencias motrices acuáticas a los bebés, que los conviertan en autónomos en el medio acuático.
  • Instruir a los padres en métodos que ayuden a los niños a estar confiados mientras están aprendiendo.

Para favorecer el aprendizaje del bebé y su la salud, como se puede aprender en el Grado Superior Educación Infantil se recomienda que el agua en el que se realicen estas actividades se encuentre a una temperatura alrededor de 32° C.

A través de este artículo, pretendemos constatar la importancia de este aprendizaje precoz, sin embargo, siempre tiene que ser bajo la premisa de que el bebé disfrute en todo momento con su propio cuerpo y nunca obligarlo a realizar estas actividades por muy enriquecedoras que sean. Para ello, no hay que olvidar la interacción de padres y educadores con el bebé, ya que es muy importante crear y favorecer un clima idóneo para la práctica de la natación para bebés, que fortalecería su organismo y sistema inmunológico, mejorando así su calidad de vida.

  •  
¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!