FP Deporte

Seis técnicas de Judo básicas

Juan Manuel Moriana
Técnicas de Judo básicas

El Judo fue creado en 1882 por el maestro de las artes marciales Jigoro Kano, basándose en la mezcla de tácticas y técnicas fruto de la evolución del Jiu-Jitsu. El padre del Judo moderno definió este tipo de lucha deportiva como “la vía más eficaz para el uso de la fuerza física y mental”.

Se trata de un deporte de combate cuerpo a cuerpo cuyo valor principal es la no violencia, es decir, está centrado en derribar al oponente contra el tatami sin ejercer ningún daño. Además, se muestra un riguroso respeto por el maestro, material y por supuesto el rival. El judo es considerado un medio de defensa personal con un alto nivel educativo y muy recomendable para niños, ya que muestra aprecio por la cortesía, honor y control de sí mismo.

Los practicantes de este arte marcial se conocen como judocas y para llevar a cabo las técnicas de judo suelen utilizar el judogi, una indumentaria resistente a los roces y golpes. Asimismo, dentro de los seis métodos más representativos, hay que distinguir el papel del quién busca derribar (uke) y quien lleva a cabo la proyección (tori).

  1. Hon-Kesa-Gatame: es una técnica muy habitual en los combates de Judo cuando el uke y el tori luchan en el suelo. Para poder realizar bien esta táctica, el judoca que lleve a cabo la proyección deberá controlar el cuello del adversario, así como su brazo, dejándole la cabeza sin apoyar en el tatami. La pierna del tori debe estar extendida y para un mayor control se colocará al adversario por debajo de su hombro.
  2. Yoko-Shio-Gatame: La persona encargada de hacer la técnica debe situarse de rodillas mirando hacia el cuerpo del rival en un lateral. Además quitará el brazo del adversario que tenga más cerca, pasará una mano por debajo de la cabeza y agarrará el cuello del judoca. Igualmente, conducirá la otra mano por debajo de la pierna del uke hasta coger su cinturón. Por último, el tori echa su peso encima del contrincante tumbados boca abajo.
  3. Kata-Ha-Jime: este método pertenece a las técnicas de control-estrangulación y se pueden observar también en otras artes marciales. Para ejecutarla el deportista que lleva a cabo la proyección se situará detrás del rival, utilizando los brazos para controlarlo. De este modo, se crea una presa en la que se oprime la arteria carótida del adversario, generando también cierta presión en la tráquea, al tiempo que se controla su brazo.
  4. Tai otoshi: técnicamente es la proyección más sencilla y que se suele enseñar en las primeras fases de aprendizaje del Judo. Para su ejecución el tori gira el cuerpo poniendo su pie izquierdo delante del pie del uke. De esta manera, sin interrumpir la tracción empuja al rival y coloca la pantorrilla por debajo de la tibia del adversario. El Tai otoshi es uno de los principales movimientos de competición, casi el primero, muy difícil de esquivar y de centrar.
  5. O-Goshi: es una proyección de cadera frecuente en los combates de nivel medio y alto y se debe producir con desequilibrio hacia adelante. Mientra se prepara un movimiento, el ejecutor de la técnica deberá enganchar a su rival para desestabilizarlo. La mano izquierda del tori, que tendrá el dedo meñique hacia abajo mientras agarra, deberá efectuar una rotación sobre sí misma para llevar el meñique hacia arriba como si mirase su reloj.
  6. Hikomi-Gaeshi: es una técnica de sacrificio ejecutada solamente por judocas de nivel alto. Para su actuación el tori empujará al uke hacia abajo, de manera que cuando éste quiera recuperar el equilibrio se le agarrará por el cinturón y rodará sobre su espalda para proyectarle por encima de la cabeza utilizando las piernas.

¿Cómo se dividen las técnicas de Judo?

En la actualidad, el Judo es el segundo deporte que más se practica a nivel mundial, quedando solo superado por el fútbol. Además, en los años sesenta fue admitido como disciplina olímpica. Por otro lado, hay que puntualizar que, existe una división de estos métodos en función de su ejecución y finalidad.

El primero se conoce como Katame Waza o Técnica de control. Este grupo tiene como objetivo controlar al adversario (Uke), reduciendo su movilidad hasta unos rangos que no pueda causar daño alguno en el rival (Tori) que ejecuta. En resumen, con estas prácticas se intenta movilizar para anotar una puntuación. Dentro de esta familia se puede incluir luxaciones, estrangulaciones e inmovilizaciones.

La segunda gran categoría es Nage Waza también conocida como Técnica de proyección. Son las técnicas más habituales que se utilizan dentro del tiempo reglamentario en la mayor parte del combate. En competición, la realización correcta de una de estas tácticas puede ser considerado como punto (ippon), tanto que concede la victoria al judoca que haya ejecutado la proyección. Por otro lado, existen tres subdivisiones en este grupo dependiendo de la parte del cuerpo que se utilice para general el derribo: técnicas de cadera, técnicas de hombro-brazo y técnicas de pie.

Por último hay que destacar la técnica de sacrificio más conocida como Sutemi Waza. Son tácticas de una complejidad superior y peligrosas si no se ejecutan de forma correcta. Además, se consideran las más espectaculares de ver por el vuelo que suele generar el deportista que sufre la técnica. Este método no se suele enseñar en niveles inferiores, pero son muy comunes en los combates profesionales. Dentro de esta familia se puede diferenciar técnicas de apoyo de espalda y de costado.

Más allá de sus terminologías, el Judo es un arte marcial que sirve para que aquellos que lo practiquen socialicen y aprendan valores como el esfuerzo, autocontrol o deseo de superación. De igual modo, su historia, técnicas y reglas son principios que tendrá que conocer el Técnico Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva para que los clientes consigan sus objetivos de manera satisfactoria.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!