FP Sanidad

¿El azúcar es malo?

Justo López
¿El azúcar es malo?

Actualmente todos sabemos que el azúcar es malo, pero hasta ahora se pensaba que el principal problema en cuanto alimentación se refiere y por ende en la salud de los individuos, residía en el exceso de consumo de grasas. Es cierto que tomadas en exceso producen un riesgo importante para la salud, aunque existen otros excesos que también afectan. 

Son tales los peligros del azúcar que incluso se ha puesto en debate si es una adicción, ya que genera una dificultad para controlar su consumo y si se deja de consumir puede llegar a producir mono o síndrome de abstinencia. El Técnico Superior en Dietética conoce los riesgos que ocasiona su consumo regular y por ello trata de reducir su ingesta estableciendo dietas equilibradas y alertando sobre los riesgos que conlleva su consumo.

¿Por qué es malo el azúcar para la salud?

Actualmente existe una línea de investigación cada vez más asentada que remarca el efecto negativo que tiene para la salud los ambientes ácidos dentro de nuestro organismo y según las investigaciones, el azúcar es malo para la salud puesto que es el causante de que se produzca esta situación.

Siguiendo en esta misma línea, este sustrato derivado de los hidratos de carbono simples está incluido en cantidades importantes en muchos de los alimentos que comemos en exceso (snacks, bebidas carbónicas...) y que, además, provocan una gran sensación de placer al ingerirlos.

El azúcar es malo ya que podemos encontrar ciertas relaciones con las enfermedades cardiovasculares. La arteriosclerosis es uno de ellos, ya que el azúcar genera en el endotelio vascular una disminución en la capacidad elástica del mismo y por tanto un endurecimiento de las paredes arteriales que a la postre será un factor muy predisponente a la hipertensión arterial.

Otro efecto negativo que podemos encontrar es la resistencia a la insulina. Como ya hemos comentado en anteriores artículos, la insulina es la hormona responsable del transporte de la glucosa del torrente sanguíneo a la célula muscular. Cuando se va generando la resistencia, ese proceso de transporte se ve deteriorado y la insulina pierde eficiencia en su actuación, estamos ante sujetos con diabetes no insulino-dependiente (diabetes tipo ll).

Siguiendo en la misma línea, el exceso de azúcares en sangre en primera instancia provoca un incremento en la producción de insulina por el páncreas, generando una hiperinsulinemia, situación que también provoca pérdida de función endotelial. Dentro del panorama de alimentos que tenemos en la actualidad, el azúcar perjudicial está presente en muchos de ellos de una manera descontrolada en diferentes estados. 

Desde el campo de la ciencia alertan a la población de que consumir azúcar es malo en exceso, pues puede contribuir al desarrollo de algunas de las enfermedades que estamos padeciendo en la actualidad: obesidad, diabetes, hipertensión, síndrome metabólico e incluso cáncer.

El azúcar y el aceite de palma son ingredientes muy presentes en nuestra dieta y que hay que mirar con lupa, pues contribuyen a la manifestación de estas enfermedades. Es por esto que cada vez la dietoterapia tiene mayor importancia como medida preventiva junto con la demanda del Técnico Superior en Dietética a distancia en nuestra sociedad.

Alternativas al azúcar

Dietistas y nutricionistas luchan cada día para que sus clientes reduzcan el consumo de azúcar en su dieta. Para ello, estos profesionales son los encargados de mostrarles las razones de por qué el azúcar es malo para su salud, visibilizando el consumo real que llevan a cabo diariamente mediante la ingesta de productos ultraprocesados como bollería industrial, refrescos, salsas, mermeladas o dulces.

Tradicionalmente se ha establecido la pregunta de si escoger azúcar o edulcorante para endulzar los alimentos, creyendo que el edulcorante químico, como por ejemplo, la sacarina, tenía menos calorías. Sin embargo, este tipo de productos no naturales no son beneficiosos para la salud, además de aumentar la sensación de dulce, lo que no contribuye a reducir el consumo de azúcar.

Los profesionales de la nutrición y la dietética plantean frente a esto alternativas al azúcar naturales, que son mejores para el organismo y permiten ir acostumbrando al paladar a sabores menos dulces, contribuyendo así a la reducción del consumo de azúcar. 

Algunas de las alternativas al azúcar más destacables son:

  • Miel. Es un producto natural cargado de nutrientes, además de tener cualidades antiinflamatorias y antisépticas. Sin embargo, esta no es una opción para dietas de adelgazamiento debido a su alto contenido calórico.
  • Dátiles. Este fruto puede considerarse un superalimento con potasio, magnesio, vitaminas y un alto nivel de antioxidantes. Sin embargo, son muy calóricos y contienen mucho azúcar, pero de origen natural.
  • Azúcar de coco. Esta variedad del azúcar está hecho con el néctar de la flor del cocotero. Contiene vitaminas, magnesio, hierro y zinc, y su índice glucémico es más bajo que el del azúcar, sin embargo los diabéticos deben consumirlo con moderación.
  • Estevia. Este producto no tiene calorías y tampoco influye en los niveles de azúcar en sangre, por lo que es una buena alternativa para personas diabéticas. Sin embargo, no contiene nutrientes esenciales y deja un toque amargo después de su consumo.
  • Sirope de agave. Este producto procedente de una planta es parecido a la miel pero con una consistencia más ligera. Contiene vitaminas, minerales y metabolitos. Esta alternativa al azúcar si que tiene calorías y debido a su alto nivel de fructosa puede ser perjudicial si se hace un consumo elevado durante mucho tiempo. 

Para concluir podemos establecer que una de las estrategias más eficaces para combatir esta epidemia de azúcar que padece la sociedad es el ejercicio físico, un hábito de vida activa que bloqueará de manera efectiva las respuestas negativas que genera en nuestro cuerpo el exceso de azúcares. Por ello optar por el café sin azúcar, es un buen paso para ir eliminado este dulce enemigo. Así que contestando a la pregunta del título: sí, el azúcar es malo.

 

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!