FP Sociocultural

Bebé descalzo, bebé más feliz e inteligente

Maria Luisa Martín Fernández

Andar descalzo ¿peligroso?

Siempre nos han advertido de los peligros de andar descalzos,  y aún más de lo precavidos que debemos de ser en estos temas con nuestro bebé descalzo. Pues bien, veremos que no es tan peligroso como parece sino todo lo contrario, parece tener múltiples beneficios.

[ESTUDIA FP EDUCACIÓN INFANTIL EN MEDAC]

Gracias a un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, se ha demostrado que los niños descalzos son más inteligentes y felices y que esto no repercute en absoluto en su salud.

Beneficios para el bebé descalzo

El instinto natural de un bebé es quitarse una y otra vez de todo lo que se le coloque en los pies. Lo que realmente disfrutan es sintiendo la vida bajo sus pies sin nada que lo dificulte.

Se sabe que los bebés tienen mayor sensibilidad en las plantas de sus pequeños pies que en la de sus manos hasta los nueves meses de edad. Por eso es tan importante no calzarlos de manera precoz, evitándolo cuando estamos en casa y en la medida de lo posible cuando estamos fuera, ya que a través de los pies, estos pequeños exploradores obtienen gran cantidad de información.

¿Son necesarios los zapatos en los bebés?

Los titulados en Técnico Superior en Educación Infantil a distancia deben conocer que los pies de los niños no terminan de desarrollarse hasta la adolescencia. A lo largo de este período, suponen un órgano táctil más que ayudará al bebé descalzo en su desarrollo sensorial y psicomotor.

Los zapatos no son necesarios hasta que los bebés no comienzan a andar. Utilizarlos antes de tiempo, está demostrado que limita su orientación espacial y su percepción del movimiento. Esto es vital para su sistema nervioso central que está en pleno desarrollo.

zapatos con la misma comodidad que un bebé descalzo

El movimiento físico y el estímulo al explorar las sensaciones que le ofrece el estar descalzos:

  • acelera la maduración del bebé
  • el desarrollo propioceptivo
  • desarrollo intelectual

El pie en libertad es vital para la maduración de las habilidades motoras, ya que de eso depende la coordinación visual y manual.

Deberemos tener en cuenta que cuando empiecen a andar, deberemos buscar calzados respetuosos con sus movimientos:

  • Con suela blanda
  • Suela fina
  • Que sean flexibles
  • Que no sujeten el tobillo, (todo lo contrario a lo que se pensaba antes).

Sabemos que los bebés se desarrollan a través de sus interacciones con el medio externo, cuanto mayor sea la información que recibe de éste, con mayor rapidez y eficacia se desarrollarán y madurarán sus sistemas, así que si dejamos a nuestro bebé descalzo, accederán a una mayor cantidad de información que si los calzamos.

Por tanto el calzado, no se justifica ya que “impide recibir sensaciones y añade un peso excesivo a los pies impidiendo el movimiento causando lesiones”.

Mi bebé descalzo se puede resfriar

Mencionar que el bebé descalzo ande por el suelo frío, están protegidos por una capa de grasa, de ahí que si observamos  sus pies nos damos cuenta del aspecto regordete que presentan, debido precisamente a este tejido adiposo adicional en sus extremidades.

Los resfriados no entran por los pies y los virus tampoco, así que los niños pueden ir perfectamente descalzos y no resfriarse, así lo explica la pediatra Gloria Colli. Los resfriados suceden por dos razones que deben darse a la vez: virus y frío.

Pero y ¿si el suelo está muy frío y estoy intranquilo? Bastará con poner unos calcetines o incluso un par de ellos. Si así fuese necesario en función de la temperatura, así evitaríamos que se le enfríen los pies y continuaría teniendo libertad de movimiento. Podemos optar por calcetines antideslizantes que podemos encontrar en el mercado, eligiendo algún motivo divertido como el animal preferido de nuestro pequeño.

Son más inteligentes los niños que andan descalzos

Los últimos estudios, señalan que los niños que andan descalzos se desarrollan más intelectualmente, porque descubren el mundo con más sentidos, que los que si los utilizan.

Existen otros estudios que insisten en la importancia de no utilizar zapatos como el de la pediatra Isabel Gentil García profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología, de la Universidad Complutense de Madrid, España.

"Hemos presenciado cómo profesionales de la salud aconsejan calzar a niños de estas edades", dice el artículo. Y continúa: "Hay otro sector de profesionales que entendemos que no sólo no es necesario calzar a los niños en esta etapa (exceptuando en ambientes fríos y con el fin de abrigar), sino que es perjudicial para su desarrollo". Frente a la diversidad de criterios, Isabel Gentil García estudia los motivos científicos que aconsejan no calzar a los niños preandantes: fuentes bibliográficas relacionadas con el desarrollo psicomotor del niño, tratados de neurología y fisiología.

También analiza diversas teorías sobre el desarrollo de la inteligencia en el niño, integrando conocimientos que se trataban de forma independiente y teniendo presente el concepto de ser biopsicosocial indivisible que somos los humanos.

En este estudio se recomienda además que el bebé debe explorar y sentir directamente las texturas como:

  • Alfombras
  • Foamis
  • Suelo
  • Madera
  • Grama
  • Agua

Andar descalzo favorece el arco plantar

El andar descalzo no solo favorece el desarrollo del sistema nervioso de los niños sino que también cabe mencionar otra curiosidad ya que parece que también está asociado a la formación de arco plantar.

Un contacto directo sin zapatos facilita que se arquee la planta del pie, evitando posteriores problemas, así como el uso de plantillas o zapatos especiales. En este sentido, se ha observado mayor propensión de pie plano en países que suelen emplear zapatos rígidos, mientras que la propensión es mínima en otros donde es común caminar descalzo, como India o Brasil.

Beneficios para el arco plantar en bebés descalzos

También se ha demostrado que los niños mantienen la cabeza más erguida cuando caminan sin zapatos. La información que reciben del suelo a través de los pies, además de la mayor ligereza y mejor movilidad del pie descalzo, les permite caminar con mayor seguridad. También ayuda al desarrollo del equilibrio, ya que aprenderá a apoyar los dedos del pie de manera que logre mantenerse de pie.

Los especialistas también afirman que un bebé descalzo ayuda a la formación interósea de los pies, con lo que se consigue que caminen sin caer en vicios y así evitar futuras torceduras.

Después de todo lo anteriormente expuesto ¿seguimos pensando que tiene sentido poner zapatos a nuestros bebés solo porque queda mejor de cara a la galería?

“Dejemos que nuestros bebés experimenten y sientan el mundo a través de sus pies, no les privemos de un privilegiado canal de comunicación con el mundo que acaban de empezar a descubrir”.

bebé descalzo

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!