FP Comercio y Marketing

Representante aduanero, una salida profesional para la FP en Comercio Internacional

Victoria Pérez
Representante aduanero comprobando la documentación delante de unos containers

En la actualidad el sector empresarial se encuentra en constante expansión, adaptándose a un mercado globalizado en el que cualquier empresa puede comercializar sus productos con clientes de todo el mundo. En este contexto, cobra importancia el papel del Técnico Superior en Comercio Internacional que es el profesional encargado de la gestión de las exportaciones que lleve a cabo la empresa, garantizando que la transacción se ejecute con éxito y cumpliendo las normativas vigentes.

Entre los profesionales que intervienen en el proceso de importación y exportación de mercancías se encuentra la figura del representante aduanero, anteriormente conocido como agente de aduanas, un perfil laboral cuyas funciones se encuentran reguladas por la Agencia Tributaria y que tiene por objetivo la agilización del proceso de comercialización a través de diferentes acciones.

Funciones del representante de aduanas

El representante aduanero es cualquier persona física o jurídica que se encarga de facilitar la importación y exportación de todo tipo de mercancías que deben pasar por inspección de aduanas aplicando las políticas comerciales vigentes. Esta denominación ha comenzado a usarse en 2010, ya que antes se conocía a este profesional como agente de aduanas y sólo podían acceder a este puesto particulares, no empresas.

La labor del representante aduanero está regulada por la Unión Europea y se complementa a veces con la normativa nacional vigente. Para poder ejercer como tal, deberá estar inscrito en el Registro de Representantes Aduaneros del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, formalismo para el cual se requiere de la realización de un test de aptitud que lleva a cabo este organismo fiscal.

Entre las funciones que puede desempeñar un agente de aduanas se encuentran principalmente las de tipo administrativo, gestionando todo tipo de documentación con la Agencia Tributaria y encargándose del pago de impuestos aduaneros en nombre del importador.

Otra de sus labores es la gestión de servicios paraduaneros, es decir, se encarga de recibir la solicitud y poner en marcha la realización de determinados servicios que necesitan las mercancías para poder pasar las aduanas, ya sean controles sanitarios, de calidad o fitosanitarios.

Por otro lado, se encuentra la expedición de certificados de origen en función de los acuerdos que la Unión Europea tenga con el país de destino, garantizando que el contenido de la carga cumpla con las reglas del tratado comercial al que se debe acoger la empresa de origen. El representante aduanero también se encargará de prestar asesoramiento sobre comercio exterior tanto a importadores como a exportadores, así como de mediar entre las partes para garantizar la realización de la transacción de manera óptima.

Además, el agente de aduanas será garante de la empresa de origen, presentando la declaración en la aduana y estando presente en caso de inspecciones físicas como representante de la entidad. También será el encargado de recurrir las notificaciones que pueda emitir la Agencia Tributaria.

 

Diferencia entre representante aduanero y transitario

Tras conocer en qué consiste el trabajo de un agente de aduanas es posible que surjan dudas sobre la diferencia entre representante aduanero y transitario, ya que ambos profesionales desempeñan su labor en aduanas y tienen como objetivo favorecer que la transacción se realice de forma óptima.

Mientras que el representante aduanero ejerce las funciones de representación legal entre la partes, ofreciendo garantías financieras ante la administración, el transitario es una figura que ostenta un rol más ejecutivo, encargándose de la coordinación de todos los transportes y servicios (almacenaje, embalaje, cross docking) que garanticen el comercio entre países. Puede ser ejercido por una persona física o jurídica y entre sus labores se encuentra también la definición de rutas de envío que se adapten a la naturaleza del producto y a sus condiciones de conservación.

¿En qué consiste el examen de representante aduanero?

Para llegar a ser agente de aduanas y registrarse en el Registro de Representantes Aduaneros del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, los aspirantes deberán realizar un examen que organiza esta entidad y que consta de dos pruebas, una teórica con 100 preguntas tipo test y una práctica en la que los participantes deberán resolver varios supuestos prácticos.

Con el Grado Superior en Comercio Internacional a distancia los graduados podrán optar al puesto de representante aduanero con más facilidades que otros profesionales. Esto se debe a que, aquellas personas que estén en posesión de este título de FP o del Grado Superior en Transporte y Logística, tendrán superada la primera prueba de las dos que realiza la Agencia Tributaria para este puesto, es decir, la teórica, ya que se le reconocen los conocimientos relativos a este cuestionario.

El examen de representante aduanero se convoca una vez cada dos años, siendo la última convocatoria la de 2020 y para poder presentarse a dicha prueba, los aspirantes deberán ser mayores de edad, estar establecidos en España o en cualquier otro estado miembro de la Unión Europea y no estar inhabilitados para el desarrollo de actividades que impidan la actuación de representación ante la Aduana.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!