FP Imagen Personal

Los principales tipos de protocolos que existen

Samara Heredia Torres
Asesora de Imagen poniendo un plato de fruta en una mesa

Cuidar la imagen corporativa es clave a la hora de mejorar la reputación de una marca. Sin embargo, no cualquier imagen es válida, ya que las empresas están presentes en un mercado muy competitivo donde no solo la oferta y la demanda son importantes, sino también la reputación de sus directivos, así como trabajadores. La búsqueda de ideas aplicables a los diferentes tipos de protocolos puede llegar a ser un gran elemento diferenciador.

En las últimas décadas, la imagen empresarial se ha acentuado gracias a la proliferación de las redes sociales que ha cambiado la forma de comunicar y relacionarse. En este contexto, es fundamental que los directivos conozcan los protocolos empresariales, puesto que en cada acto hay diferentes normas establecidas. Por tanto, se acrecienta la necesidad de contar con profesionales especializados en Asesoría de Imagen Personal y Corporativa que ayuden a las entidades a reforzar este aspecto.

¿Qué es un protocolo?

Las personas fuera del ámbito de la asesoría de imagen personal y corporativa no tienen porque tener claro qué es un protocolo, pero muchas empresas lo toman como hoja de ruta a seguir para realizar una actividad diplomática o social. La Real Academia Española hace referencia al concepto de protocolo como las distintas reglas establecidas que una persona tiene que respetar por norma o costumbre en ceremonias y actos oficiales.

Estas conductas pueden incluir buenos modales, actitudes o incluso, modos de vestirse. Sin embargo, las reglas son diversas y varían dependiendo del ámbito o país en el que se aplique. De ahí que los profesionales hablen de diferentes tipos de protocolos. Por otro lado, no solo existen protocolos institucionales aplicables a ámbitos oficiales, ya que los ciudadanos se ven obligados a cumplir distintas normas pactadas en la sociedad.

La importancia de estas pautas se ve incrementada cuando se habla de la imagen que debe dar una empresa para intentar ofrecer una imagen corporativa adecuada. Dentro de las clases de protocolos existen unas partes clave a tener en cuenta como, por ejemplo, las formalidades establecidas en un acto solemne, la etiqueta o las reglas de cortesía y educación.

En este sentido, el asesor de imagen trabajará de manera transversal con la organización con el objetivo de conseguir grandes resultados en la mejora de la marca dentro de los diferentes protocolos. Además, este profesional podrá abordar diferentes aspectos, desde la comunicación de la empresa con su público y los valores de la Responsabilidad Social Corporativa hasta el decoro, así como los aspectos organizacionales.

Tipos de protocolos

Hasta hace unos años, el uso de las diferentes clases de protocolos estaba estrictamente restringido a un grupo de personas, ya que se empleaba solo en actos oficiales. Actualmente existen diversos tipos de protocolos que están presentes en múltiples actos, así como relaciones sociales con el objetivo de evitar la improvisación y el conflicto de formas. 

Como se ha mencionado, existen varios tipos de protocolos que hay que tener en cuenta según el ámbito de la sociedad o el evento al que se deba asistir. Las normas que regirán cada uno de estos protocolos dependen del nivel de formalidad, los asistentes, las relaciones personales, el momento y el lugar donde se celebre:

  • Protocolo institucional. Se trata de un tipo de protocolo que reúne las normas que regulan el desarrollo de los actos oficiales o institucionales. Además, está regido por el Código Ceremonial y Protocolo del Boletín Oficial del Estado (BOE) por el cual se regula la simbología, el tratamiento protocolario según el título nobiliario, la celebración y los honores. Es uno de los protocolos más importantes, sin embargo, dentro de este gran apartado también se pueden encontrar otros tipos de protocolos institucionales como, por ejemplo, el relativo a la Corona.
  • Protocolo empresarial. Los conocimientos de protocolo que posee el asesor personal de imagen lo convierten en el profesional perfecto para llevar a cabo este tipo de acción. Esta clase de protocolo se entiende como los comportamientos estandarizados que se fomentan desde el interior y exterior de la empresa. En este sentido, existen organizaciones que son mucho más rígidas en materia protocolar que otras. Igualmente, este protocolo es necesario para la preparación, planificación, desarrollo y control de un acto organizado. Dentro de estas pautas, se regula la vestimenta, las normas de seguridad, las normas de convivencia o las instrucciones del uso del material e instalaciones.
  • Protocolo Social. Este tipo de protocolo está presente en muchos ámbitos distintos y es fundamental porque se encuentra implantado en la vida cotidiana y social. Son normas de conducta para la sociedad, no estrictamente obligatorias, que indica cómo comportarse para fomentar la buena educación. Con el paso del tiempo, en algunos sitios, estos convencionalismos han cambiado, aunque se siguen considerando necesarios, ya que esta clase de protocolo garantiza que se respeten las normas de convivencia.

 
Asimismo, los profesionales tendrán que tener en cuenta que la definición de las clases de protocolos relacionada con otras disciplinas puede variar dependiendo del contexto en el que se aplique. Por ejemplo, en medicina el protocolo hace referencia a los ensayos clínicos como fuente de alguna novedad científica; en derecho internacional, un protocolo es el anexo a un tratado como, por ejemplo, el Protocolo de Kioto; y en el ámbito informático un protocolo de comunicaciones es el conjunto de reglas que tiene como objetivo controlar los datos digitales entre las entidades que forman parte de una misma red. 

Sin duda, conocer los diferentes tipos de protocolos requiere de compromiso y dedicación por parte de los profesionales del ámbito. Además, si una empresa quiere obtener una buena imagen corporativa deberá ser consciente de las normas que les afectan, no solo a nivel financiero sino también laboral y personalmente, pues la manera de respetar el protocolo es señal de buenos modales.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!