FP Sanidad

10 alimentos buenos para el pelo

10 alimentos buenos para el pelo

Tener un cabello sano es una de las principales preocupaciones desde el punto de vista estético en la actualidad, especialmente entre la población femenina. El cabello es un elemento importante en la identidad del individuo y su aspecto puede afectar a la autoestima y, por consiguiente, a la relación con los demás. Por ello, algunas personas aplican en su cuero cabelludo diferentes alimentos buenos para el pelo.

En condiciones fisiológicas naturales, todos los días nacen nuevos cabellos y otros se caen. Sin embargo, el crecimiento del pelo y su salud se ven afectados por factores externos o internos, como el tiempo, el estrés, los trastornos hormonales, la anemia o los malos hábitos alimentarios. Estas consecuencias deben ser conocidas por algunos especialistas, como, por ejemplo, el Técnico Superior en Dietética.

Igualmente, uno de los factores clave para tener un cabello sano y fuerte reside en lo que comemos: los alimentos que consumimos día a día poseen una serie de nutrientes que favorecen la salud capilar. En este artículo se analizan los nutrientes básicos para facilitar el cuidado de la de la melena.

¿Cómo identificar un cabello sano?

Una persona media pierde aproximadamente unos 100 o 150 pelos al día de manera natural. Sin embargo, si esta pérdida es más acusada, es posible que estemos ante una caída patológica del pelo y habrá que estudiar la causa de por qué no está el cabello sano.

Para decidir si es o no preocupante se realizará la prueba de tracción o signo de Sabouraud que consiste en tirar de la melena. Si se desprenden más de dos o tres pelos, podemos afirmar que nos encontramos antes una caída más intensa de lo normal. También es importante prestar atención a algunas manifestaciones como la caspa, el prurito o la grasa que nos puede indicar un posible déficit nutricional. A través de esas señales se puede identificar el problema para actuar a tiempo.

10 nutrientes esenciales para un pelo sano y fuerte

  1. El agua supone un cuarto del peso total del cabello, por lo que la falta de hidratación constituye una de las principales causas de la falta de brillo y la presencia de electricidad estática.
  2. Un aporte inadecuado de aminoácidos produce la ralentización del crecimiento del pelo y favorece la caída del mismo. Estos nutrientes son los componentes básicos de las proteínas, por lo que debemos incorporar alimentos ricos en valor proteico como pescado, huevo, lácteos y carne que ayudan a fortalecer el cabello.
  3. El magnesio es un mineral que contribuye a fortalecer los folículos pilosos, favoreciendo el anclaje del cabello por mucho tiempo. Su déficit, por tanto, ayuda en la caída. Podemos encontrar magnesio en la yema de huevo, las avellanas, la avena, el maíz, la naranja, el cacahuete, la soja, el salvado de trigo y las nueces.
  4. El cabello presenta cierta necesidad de zinc, un oligoelemento que interviene en la formación de creatina, que es un componente fundamental que favorece el crecimiento de cabello. Podemos encontrarlo en las semillas de calabaza, el chocolate puro, el ajo, las semillas de ajonjolí, las semillas de la sandía, el germen de trigo, las semillas de calabacín y los garbanzos.
  5. El hierro es un componente muy valioso cuyo déficit tiene repercusiones sobre la salud capilar. En la población femenina, este problema es más frecuente sobre todo durante el periodo menstrual. Asimismo, el déficit de hierro puede provocar que el pelo se vuelva más fino, pierda su brillo y se caiga, siendo en muchos casos un rasgo común en personas con alopecia. Otros síntomas indicativos de falta de hierro son la fatiga, uñas quebradizas y palidez cutánea. Para mantener unos niveles adecuados de este mineral debemos incorporar a nuestra dieta alimentos como acelgas, espinacas, lentejas, atún, almejas, ostras e hígado.
  6. El ácido fólico, también conocido como vitamina B9, cumple un importante papel en el crecimiento del cabello. Además interviene en la formación de las células sanguíneas y la regeneración celular por lo que contribuye a la consecución de un pelo sano y fuerte gracias a la renovación de las células responsables de su crecimiento. Podemos encontrarlo en las lentejas, los espárragos, el brócoli, los cítricos, los panes y los cereales.
  7. El aporte adecuado de vitamina A estimula la producción de sebo y previene determinados problemas del cuero cabelludo como son la caspa o la sequedad o que puede conducir a la pérdida prematura del pelo. El beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo. Podemos asegurar un aporte adecuado de este nutriente mediante el consumo de mango, batata, zanahoria, melón, espinacas, yema de huevo y col rizada, entre otros. Sin embargo, un aporte excesivo de vitamina A conduce a la pérdida del cabello, por lo que se desaconseja el consumo de suplementos de vitamina A sin el control de un profesional.
  8. La vitamina B6 interviene en la producción de hemoglobina, una proteína que juega un papel importante en el transporte de oxígeno a los folículos pilosos, manteniéndolos saludables. Podemos encontrar este tipo de vitamina en carnes, pescado, espinacas, guisantes, brócoli, espárragos, nabos, semillas de girasol, avellanas, anacardos, salvado, cereales integrales, judías, lentejas, garbanzos y soja.
  9. La vitamina B12 nutre el cabello y el cuero cabelludo favoreciendo su crecimiento. Asimismo, determinados tipos de alopecia se ha detectado un déficit de esta vitamina. Podemos encontrar este nutriente en el huevo, la carne, la leche, las almejas, las ostras, los mejillones, el caviar, el pulpo, el pescado, el cordero, el cangrejo y la langosta.
  10. La vitamina C presenta un importante efecto antioxidante protegiendo el cabello de los radicales libres. Además, aumenta la circulación sanguínea, previene la rotura del cabello, favorece su crecimiento y previene su pérdida. Un cabello seco, fino y quebradizo puede indicar un déficit de vitamina C. Los alimentos que debemos incluir para conseguir un aporte adecuado de este nutriente son la naranja, el pimiento verde, el kiwi, el brócoli, el tomate, el melón y las fresas.

Alimentos claves para un pelo sano

Realizar una dieta equilibrada es primordial para mantener una melena sana. La dieta mediterránea ha demostrado sus propiedades beneficiosas para la salud, asociándose con la longevidad, mejor calidad de vida y baja incidencia de enfermedades cardiovasculares. Además, reduce las posibilidades de padecer deterioro cognitivo o cáncer.

Este tipo de dieta incluye todos los elementos recomendados en el apartado anterior, siempre en su justa medida para conseguir el aporte nutricional que contribuya a la salud capilar.

Asimismo, algunos de los alimentos buenos para el pelo son:

  • Productos de origen vegetal ricos en fibra.
  • Productos frescos y alimentos de temporada en su estado natural, como legumbres, hortalizas, frutas, verduras o cereales, que son fuente de vitaminas.
  • Aceite de oliva como principal fuente de aporte de grasas.
  • Pescado (preferentemente azul) aves de corral y huevos, que deben consumirse semanalmente. Estos productos contienen aminoácidos, magnesio y vitaminas A y B12.
  • Carnes rojas, fuente de zinc, hierro, ácido fólico y vitaminas B6 y B12. Este alimento debe consumirse moderadamente puesto que su ingesta frecuente puede tener repercusiones negativas en la salud.
  • Productos lácteos en cantidades moderadas cada día, puesto que contienen hierro y vitaminas A y C.
  • Hierbas aromáticas como alternativa saludable a la sal. Entre ellas podemos destacar el perejil, romero, tomillo o cilantro, todas ellas con un gran aporte vitamínico.

Para conocer el valor nutricional de los alimentos y de qué manera combinarlos para obtener resultados óptimos en el cuerpo, existe la posibilidad de cursar el Grado Superior de Dietética a distancia o el Máster en Cosmética y Dermofarmacia que profundiza con exactitud en otros aspectos relacionados con los alimentos buenos para el pelo.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!