FP Sanidad

Limpieza bucal: verdades y mentiras

Sonia Ordóñez
Primer plano de la boca de una mujer durante una limpieza bucal

La higiene bucal hoy en día es algo esencial tanto en el plano de la salud como en el de la imagen personal. Por ello, la labor del Higienista Bucodental es muy importante, ya que nos va a permitir contar con una buena salud dental, acudiendo al menos una vez al año a su consulta para que pueda realizar una limpieza bucal, así como las distintas comprobaciones, exámenes y recogida de datos clínicos.

La importancia de la limpieza de la boca conlleva que en numerosas ocasiones hayamos podido escuchar o leer en internet recomendaciones y consejos acerca de nuestra salud bucal, remedios caseros que muchas veces pueden ser incorrectos e incluso generar algún daño. Pero antes de entrar en mitos, ¿sabemos realmente en qué consiste?

¿En qué consiste la limpieza bucal?


La limpieza bucal se realiza con el objetivo de eliminar el sarro, la placa y la suciedad que se acumulan en nuestros dientes. A menudo se piensa que solo se realiza a personas con algún problema visible de sarro o de encías, pero muchas veces este tipo de inconvenientes bucodentales no son detectados con claridad a simple vista.

En esta línea, es muy importante contar con una buena salud bucodental, ya que el tener unos dientes sanos nos va a permitir, entre otras cosas, masticar y degustar de una mejor manera. A esto se le suma una razón estética porque cada vez son más las personas que se preocupan por tener una sonrisa perfecta.

El primer paso en una limpieza de la boca consiste en llevar a cabo un análisis de la dentadura y las encías, para comprobar si se puede realizar de manera correcta. Después de esto, se realiza una limpieza de sarro y placa mediante una cureta. Es común que se produzca un sangrado de la encía en el transcurso de este paso. 

Posteriormente, se utiliza un hilo dental con el que se limpian los espacios que existen entre los dientes. Por último, se limpia la boca con agua a presión y se realiza un pulido de los dientes para que la superficie quede completamente lisa.

Dudas frecuentes sobre la higiene bucal

En las siguientes líneas vamos a tratar de despejar las dudas más frecuentes sobre la limpieza bucal, aclarando algunos de los mitos más habnituales en el cuidado de la boca, diferentes planteamientos relacionados con la salud bucodental y los factores de riesgo de la misma. Entre las frases más comunes que podemos escuchar en nuestro día a día destacan:

  • “Lávate los dientes en cuanto termines de comer” FALSO

Desde que tenemos uso de razón escuchamos esta frase, pero no es correcta ya que al comer el pH de la boca se vuelve más ácido y si lavamos la dentadura en ese momento podemos dañar el esmalte. Lo recomendable es esperar al menos 20 minutos tras la ingesta de comida.

  • “No quiero hacerme una limpieza dental porque duele” FALSO

La limpieza bucal es una técnica que tiene que ser realizada por el Higienista Bucodental a distancia o el odontólogo. En este proceso se usa diferente aparatología especializada y no duele siempre y cuando se realice de manera correcta. Algunas personas presentan molestias, pero son debidas a la hipersensibilidad o inflamación de las encías.

  • “La limpieza bucal raya o estropea el esmalte del diente” FALSO

Para quitar la acumulación de sarro de la superficie del diente se usan las ondas vibratorias que emite el ultrasonido, por lo tanto, si el procedimiento se realiza correctamente no se estropea el esmaltado.

  • “Tengo que hacerme una limpieza de la boca una vez al año” VERDADERO

Aunque cada paciente tiene una situación individual que deberá ser valorada por el especialista, de manera generalista se puede afirmar que si se mantiene una higiene bucal adecuada será recomendable realizar una limpieza de la boca al año. Hay personas que tienen tendencia a acumular más sarro de lo habitual o que no realizan el mantenimiento diario correctamente. En este caso se podrá hacer cada seis meses, siendo este el tiempo mínimo que hay que esperar entre limpiezas para no producir daños en el diente.

  • “Es normal que al cepillarme los dientes sangren las encías” FALSO

Una boca sana no debe sangrar al cepillado. Si se produce un sangrado en las encías puede ser debido a varias causas: que haya gingivitis si el sangrado es leve, o si es un sangrado más contundente puede tratarse de periodontitis. También es posible que sea provocado porque la técnica de cepillado que usamos no es correcta, podemos estar ejerciendo más presión de la necesaria o que el cepillo tenga unas cerdas demasiado duras.

  • “Después del lavado de dientes se debe usar un colutorio” FALSO

Tenemos que distinguir entre enjuague (no contiene alcohol), colutorio (un 20% de alcohol) y elixir (más de 50% de alcohol). Dependiendo de si hay una patología o no el odontólogo te indicará cual usar, pero en una boca sana se recomienda su uso como complemento al cepillado de manera esporádica. Además, este producto nunca debe emplearse como sustituto del mismo.

  • “Al usar colutorios se mancha el diente” VERDADERO

Su uso de manera habitual sí puede ocasionar este tipo de manchas. La mancha en el diente se produce con los productos que contienen entre sus componentes clorhexidina, un agente químico antibacteriano que provoca ese efecto. Este elemento está presente en los colutorios que se emplean para una patología concreta y bajo prescripción odontológica, y por tanto serán usados durante un periodo de tiempo limitado.

  • “Masticar chicle limpia los dientes” VERDADERO

Siempre que sea posible debemos cepillarnos los dientes, pero si no es el caso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que mascar chicle es un apoyo a la limpieza bucal, aunque dicho masticable no debe contener azúcar.

No podemos olvidar que al hablar de la limpieza bucal nos referimos al ámbito sanitario, por lo tanto, es necesario tener presente que las recomendaciones son generales y no se pueden aplicar de manera automática a todas las personas. Dada la importancia de la salud bucodental, siempre hay que acudir a un especialista, en este caso a una clínica dental, donde el odontólogo, el higienista dental y el protésico realizarán un análisis y valoración de tu higiene bucal, estableciendo los tratamientos necesarios para el correcto estado de tu boca.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!