FP Sanidad

¿Qué sabes sobre la radioprotección?

Inmaculada Meléndez
Máquina de radioprotección blanca

Actualmente, todos hemos oído hablar sobre la radioprotección, ¿pero realmente qué es? La protección radiológica es una disciplina científica y técnica que tiene como objetivo proteger a las personas contra los efectos nocivos derivados de las exposiciones ionizantes.

En 1902 se comenzó a conocer los efectos negativos que las radiaciones ionizantes tenían sobre la salud de las personas a largo plazo, es por ello, que en 1928 se constituyó la Comisión Internacional de Protección Radiológica que se encargaría de adoptar las medidas destinadas a velar por la seguridad de las población frente a la radiación.

Según esta institución, la radioprotección se basa en tres principios básicos que se estudian y ponen en práctica en el ciclo de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear:

  1. Justificación: La radiación ionizante a la que se expone una persona debe realizarse si permite un beneficio. Será siempre el facultativo el que prescriba la exposición radiográfica al paciente.
  2. Optimización: Se debe valorar la relación que existe entre el riesgo y el beneficio de la exposición. Para ello, se utilizará la dosis más baja pero sin comprometer la calidad de la imagen.
  3. Limitación de dosis: En la legislación se recoge unos límites de dosis de radiación tanto para el profesional como para el público.

¿Cuáles son las medidas de radioprotección a seguir?

Si los profesionales se basan en los conocimientos científicos que existen sobre los efectos biológicos de las radiaciones ionizantes se puede dar a conocer una serie de recomendaciones para reducir los riesgos asociados a este tipo de energía. Las importantes medidas de protección están relacionadas con tres variables: tiempo, distancia y blindaje.

Por esta razón, la dosis de radiación recibida en la persona expuesta será menor cuanto menos sea el tiempo de exposición y mayor sea la distancia entre el foco emisor. Igualmente, la barrera reduce la cantidad de energía del usuario dependiendo del material de que esté constituido y su grosor.

En el caso que, el profesional como el Técnico Superior de Imagen para el Diagnóstico a distancia deba estar dentro de la sala de exposición es muy importante que conozca los equipos de radioprotección individual, con el fin de protegerse de las radiaciones ionizantes. Entre los tipos de instrumental se puede destacar lo siguiente:

  • Trajes plomados: se usará cuando buscamos la protección de todo el cuerpo.
  • Delantal plomados: para proteger los órganos vitales.
  • Collarín tiroideo plomado: se usará para proteger a la glándula del tiroides y paratiroides.
  • Protector plomado: su uso se basa en la protección de las gónadas sexuales.
  • Guantes plomados.
  • Gafas plomadas: se usará para la protección de los ojos, en especial para el cristalino.

De igual modo, todo especialista expuesto a las radiaciones ionizantes deberá llevar consigo un dosímetro. Este instrumento permite medir la dosis absorbida por el tejido expuesto con el objetivo de no superar la cantidad límite establecida legalmente. Para este tipo de procedimiento existen dos formas:

  • Por dosimetría ambiental que mide la cantidad absorbida en un área laboral concreto.
  • Por dosimetría personal que calcula de forma periódica la dosis absorbida en el personal profesional durante su jornada de trabajo. Para ello, el técnico debe de llevarlo encima.

Como futuro profesional de imagen para el diagnóstico y medicina nuclear es de vital importancia que conozcas todas estas medidas de radioprotección.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!