FP Sanidad

Transporte sanitario: clasificación y características

Ada Pardo
Fotografía del interior de un transporte sanitario, concretamente una ambulancia

El transporte sanitario es todo aquel vehículo destinado y habilitado para atender, así como transportar a personas en situación de emergencia o urgencia sanitaria. De esta forma, es importante que se comprenda la diferencia entre ambas áreas, ya que a menudo se les atribuye el mismo significado, pero la realidad es que hacen referencia a términos diferentes. 

Dentro del argot sanitario, el término emergencia se atribuye a una situación en la que el estado del paciente es muy grave y su salud corre peligro inminente, mientras que una situación de urgencia se entiende como aquella en la que el estado del paciente no es tan grave.

En los últimos años, los tipos de ambulancia han evolucionado considerablemente, con el fin de garantizar una atención y asistencia eficaz a los pacientes que necesiten ser trasladados en este vehículo El transporte sanitario se clasifica en terrestre, marítimo (barco o lancha) y aéreo (avión o helicóptero), dependiendo de su uso, la distancia y circunstancias y gravedad de la situación que lo requiera. 

El más habitual y donde desempeñará su labor el titulado en Técnico en Emergencias Sanitarias es el que circula por vía terrestre, es decir, la ambulancia. En este sentido, un técnico de ambulancia tendrá los conocimientos y habilidades necesarias para asistir, así como prestar apoyo a pacientes dentro de este tipo de transporte.

Tipos de ambulancia y su equipamiento

Como se ha mencionado anteriormente, un equipo sanitario de ambulancia puede encontrarse con diferentes situaciones de actuación en base a la gravedad del estado de los pacientes, por este motivo todas las ambulancias no están equipadas de la misma forma, ya que algunas requerirán de determinados utensilios o medicación concreta, con respecto a otras. Así, existen diferentes tipos de ambulancia que se clasificarán según su funcionalidad en asistenciales y no asistenciales

Las ambulancias, independientemente del tipo que sean, cumplirán con una serie de normas establecidas de forma general:

  • Identificación exterior para que el vehículo sea reconocido como transporte sanitario
  • Señal luminosa y acústica 
  • Libro de registro de desinfección del interior y los utensilios
  • Extintor 
  • Puertas de apertura trasera y lateral 
  • Localización GPS (solo en ambulancias asistenciales)

También hay que destacar que sea cual sea la emergencia o urgencia, siempre se necesitará la presencia de uno o dos titulados en Técnico de Emergencias Sanitarias a distancia dentro de una ambulancia.

 
Ambulancias no asistenciales

Las ambulancias no asistenciales son aquellas que están destinadas a asistir a pacientes cuyo estado de salud no corre ningún riesgo, y por tanto, su transporte no es urgente. A su vez, estas ambulancias están divididas en:

  • Ambulancias de clase A1. El objetivo de este transporte sanitario es trasladar a  pacientes, de forma individual, que no necesitan asistencia médica durante el trayecto. 
  • Ambulancias de clase A2. Su utilidad es la misma que la de clase A1 con la única diferencia de que está destinada al transporte colectivo de pacientes. 

Estos tipos de ambulancia incorporan material de auxilio más básico que incluye, a rasgos generales, un equipo de protección (guantes o ropa protectora), artículos sanitarios, desfibrilador, oxígeno portátil y resucitador.


Ambulancias asistenciales

Las ambulancias asistenciales se caracterizan por ser aquellas preparadas para atender a los pacientes que puedan necesitar asistencia sanitaria durante el trayecto. Este tipo de ambulancias se dividen en:

  • Ambulancias de clase B. Dotadas de maquinaria para realizar el Soporte Vital Básico (SVB), preparadas para asistir y trasladar a pacientes hacia el hospital, cuyo estado es estable y no se encuentran en situación de riesgo. 
  • Ambulancias de clase C. Preparadas con Soporte Vital Avanzado (SVA), conocidas también como U.V.I Móvil, sirven para atender y trasladar pacientes en estado grave, cuya situación requiere de la actuación de los sanitarios in situ. Este tipo de ambulancia es la única que demanda la presencia de un profesional médico y enfermero, además del técnico de emergencias. Las ambulancias asistenciales de clase C incorporan, aparte del equipo básico de las no asistenciales, un equipo de auxilio más completo en el que destacan dispositivos de inmovilización, equipo de infusión, herramientas para el diagnóstico, monitor cardiaco y medicación.

En conclusión, el transporte sanitario y los profesionales del ámbito que se encuentra en su interior se pueden considerar como el seguro de vida de aquellos enfermos que necesitan ser asistidos o trasladados en este tipo de vehículos, ejerciendo una labor que requiere de una enorme responsabilidad y vocación.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!