FP Imagen y Sonido

Postproducción audiovisual: ¿Qué es y cuáles son sus fases?

Alberto Ortiz
Especialista editando con metraje o video en su panel de control en el ordenador

El proceso de creación de contenidos audiovisuales es una tarea compleja y consta de diferentes fases, en las que el Técnico Superior en Animaciones 3D, Juegos y Entornos Interactivos aportará sus conocimientos encargándose de la fase de postproducción audiovisual, con el objetivo de que todos los elementos encajen de manera correcta dentro del escenario interactivo en el que se va a trabajar.

A la hora de realizar un proyecto audiovisual es importante contar con una planificación de las tareas y asegurarse de que estas se lleven a cabo correctamente, de manera que el resultado final sea el planteado y esperado. Para ello, se suele dividir el trabajo en tres etapas, entre las que se encuentran la preproducción, la producción, y la que se va a tratar en este artículo, la postproducción.

¿Qué es la postproducción audiovisual?

Como se ha comentado anteriormente, la postproducción es la última etapa dentro de la realización de un proyecto audiovisual y se espera que sirva como conclusión al trabajo realizado, por lo que además de cumplir con su propia función, esta tiene como objetivo ayudar a corregir algunos inconvenientes que hayan podido surgir en las etapas de producción anteriores. Una persona que tenga como objetivo estudiar animación 3D descubrirá que la postproducción audiovisual consiste en dar los detalles finales al proyecto, entre los que se encuentran el orden en el que aparecerán las diferentes partes, los efectos especiales mediante la digitalización, los contenidos digitales y, por último, el aspecto visual que se le otorgará a la proyección mediante interiores, exteriores o chroma key.

En general, la postproducción se puede dividir a su vez en dos ramas principales: la de vídeo y la de sonido. En esta fase de la animación 3D es en la que se produce “la magia”, incluyendo efectos, transiciones y acabados que dan lugar a un increíble resultado final.

Postproducción de sonido

La postproducción de sonido corresponde a la fase final de la selección y organización de los diferentes elementos sonoros que van a formar parte de un proyecto audiovisual. Pero esta acción no solo se centra en la selección de bandas sonoras, sino que va más allá, incluyendo el procesado, el doblaje y la masterización de sonidos.

A la hora de abordar la tarea de la postproducción de sonido se emplean elementos y herramientas de diversos tipos, lo que lo convierte en una actividad amena, utilizando desde música que ha sido grabada en estudios de producción hasta música ya editada extraída de un CD.

Por su parte, los efectos de sonido suelen estar grabados con micrófonos profesionales en estudios, pero no siempre es así, ya que pueden proceder de grabaciones en el propio lugar de rodaje o en sitios cotidianos como serían restaurantes y bibliotecas e incluso pueden ser producidos electrónicamente.

Las fases en las que se divida la postproducción de sonido van a depender de la complejidad del proyecto audiovisual, debido a que no se va a requerir el mismo esfuerzo para realizar un corto de cinco minutos que para una proyección audiovisual de dos horas. Entre sus fases más comunes encontramos:

  • Edición: en esta fase se seleccionan los ‘brutos’ y se manipulan para convertirlos en los elementos sonoros definitivos.
  • Montaje: consiste en la adecuación de todos los elementos sonoros para ajustar los niveles y corregir la sincronización con la imagen.
  • Procesado de efectos: tiene como objetivo mejorar el sonido final o alterarlo para obtener un resultado diferente al original.
  • Masterizado: corresponde a la última etapa, en la que se tiene como objetivo mejorar lo máximo posible la mezcla final mediante un complejo procesado de sonido.

Postproducción de vídeo

En el momento de llevar a cabo la realización final de un proyecto audiovisual es importante contar con una buena edición, un montaje adecuado y una producción de efectos digitales que esté a la altura del proyecto. En esto consiste la postproducción de vídeo que engloba todas las tareas para ayudar a hacer más atractivo y profesional la proyección final, dotándolo de personalidad.

Por otro lado, es muy importante que antes de empezar a editar se revise y seleccione el material que va a ser utilizado, ya que esto va a ayudar a desarrollar el trabajo sin tener que parar la tarea de postproducción de vídeo para buscar recursos. Una vez seleccionados los materiales, se insertarán en el programa de edición de vídeo, de manera que se podrá contar con ellos de forma fácil, rápida y accesible.

Existen muchos métodos y programas a la hora de editar, pero se podría decir que dentro de los principales encontramos:

  • Final Cut Pro. Es el programa por excelencia de Apple y uno de los referentes para la edición profesional de vídeo. Su interfaz es muy intuitiva y sencilla, lo que ayuda a que nuevos usuarios puedan disfrutar de este programa.
  • Adobe Premiere Pro. Es considerado una gran alternativa dirigida a los usuarios que pretenden sacar el máximo partido a la edición de vídeo.
  • Adobe After Effects. Se trata de un complemento para Adobe Premiere Pro, permitiendo crear diferentes animaciones, efectos y gráficos 3D.
  • Sony Vegas Pro. Cuenta con una interfaz personalizable, lo que lo hace una opción ideal para usuarios más avanzados. A pesar de esto, tiene una versión dirigida a clientes menos avanzados llamada Movie Studio.

Fases de la postproducción audiovisual

La postproducción audiovisual no es una tarea sencilla y se puede complicar si no se sigue un orden. Para ello, los profesionales encargados de la producción llevarán a cabo una serie de tareas que van a servir como guía a la hora de delimitar las fases en las que se divide: Edición de imágenes: esta fase corresponde a la tarea de ‘cortar’ el proyecto según el criterio del director, es decir, decidir qué imágenes van a ser las que se usen para la producción final.

  • Edición de sonido: los encargados de sonido serán los responsables de montar las pistas de audio de la proyección, eliminar el ruido no deseado y añadir los efectos de sonido.
  • Efectos visuales: consiste en el diseño de las imágenes que van a actuar como efectos especiales en la producción.
  • Mezcla de sonido: en esta fase, los encargados de sonido se encargan de ajustar los niveles de audio, con el objetivo de que se escuche bien lo que está sucediendo en todo momento.
  • Corrección de color: es muy importante que la imagen se perciba correctamente y con la mayor calidad de color posible. Para ello, se utilizan efectos de corrección de color mediante programas como Adobe Premiere, que van a lograr que se obtenga un resultado más profesional y de mayor calidad.

En definitiva, un graduado en Animaciones 3D, Juegos y Entornos Interactivos a distancia será consciente de la importancia de contar con una buena planificación a la hora de llevar a cabo la postproducción audiovisual de cualquier proyecto, conociendo la trascendencia de la postproducción de sonido y vídeo, así como las diferentes fases en las que se divide.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!