FP Sanidad

Cereales En La Alimentación Complementaria De Los Bebés

Vanesa De Haro Romero
Bebé bebiendo un Biberón de leche con cereales

Una de las muchas preguntas que se hacen los padres acerca de la alimentación de sus bebés es cuándo podrán empezar a darle otros alimentos además de la leche (materna o artificial).

Recordemos que según la OMS se recomienda la lactancia exclusiva  hasta los 6 meses de edad. Esta recomendación es aplicable tanto a los bebés que toman lactancia materna como aquellos que toman lactancia mixta o lactancia artificial.

Pero, ¿es siempre así?

¿Cuándo introducir cereales en la alimentación complementaria?

La alimentación complementaria de los bebés debe comenzar a partir de los 6 meses. ¿Seguro que a los seis meses? Pero… si hay pediatras que recomiendan la introducción de cereales a los cuatro meses, si hay productos en el mercado con indicaciones de consumo a partir de cuatro meses.

Lamentablemente estos productos están en el mercado únicamente porque es legal venderlos. No es ético ni saludable pero por desgracia es legal.

Bebés tomando papillas de cereales

Aunque actualmente está en auge seguir las recomendaciones de la OMS al respecto, aún hay muchos pediatras (y otros profesionales sanitarios) no actualizados que siguen recomendando la introducción temprana de alimentos antes de los 6 meses.

 

Lactantes y niños pequeños

En los dos primeros años de la vida de un niño, una nutrición óptima impulsa un crecimiento sano y mejora el desarrollo cognitivo. Además, reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad y de desarrollar enfermedades no transmisibles más adelante. Los consejos para una alimentación saludable durante la lactancia y la niñez son los mismos que en el caso de los adultos, si bien los consejos que figuran a continuación son importantes:
  • Debe alimentarse a los lactantes exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida
  • La lactancia materna debe continuar al menos hasta los dos años
  • A partir de los seis meses de edad, deberán introducirse en la alimentación del niño alimentos complementarios, variados adecuados, inocuos y nutritivos, sin abandonar la lactancia materna. No deberá añadirse sal o azúcar a los alimentos complementarios.

Cuadro 1. Recomendación de la OMS

 

Como podemos ver en el anterior cuadro, otras de las recomendaciones de la OMS es la de no añadir ni azúcar ni sal a los alimentos complementarios que se les dan a los bebés.

Si observamos algunos de los envases de cereales industriales dirigidos a bebés que están a la venta, muchos o la gran mayoría, cuentan con azúcares añadidos en sus ingredientes. Podemos encontrar algunos que si bien no usan azúcar se sirven de técnicas como el dextrinado o hidrolizado de cereales para añadir sabor dulce pero sin el impacto visual de la palabra “azúcar” en la lista de ingredientes.

¿Hay alguna opción saludable dentro de los productos que hay en el mercado?

La hay, claro que la hay. A sabiendas de la búsqueda de lo natural por gran parte de los padres y responsables al cuidado de pequeños hay empresas con opciones más saludables.

Se promocionan como ecológicos y naturales ya que en su lista de ingredientes apenas hay azúcar, y el contenido en cereales es incluso de hasta el 99%.

¿Qué llevan entonces estos cereales industriales? ¿De qué están hechos? Básicamente de lo que deberían estar hechos todos los demás productos similares: sólo cereales, con la salvedad de que los industriales se presentan en formato harina.

¿Qué tipo de cereales se les puede comprar a los bebés?

Papilla de cereales para bebés

  • Cereales sin gluten en polvo hechos a base de harina de arroz,
  • Papilla de cereales en polvo hecha a base de harina de copos de avena,
  • Papillas de multicereales hecha a base de harina de quínoa, trigo, maíz, mijo…

  Estas opciones son saludables, mucho más que otros cereales industriales azucarados pero si son básicamente sólo cereal significa que estamos comprando a “precio de oro” harina de cereal.

Otra opción muy usada por nuestros padres y abuelos era la papilla de Maizena, que es simplemente harina fina de maíz. Solían prepararla con leche e incluso con agua.

¿Es necesario preparar las papillas de cereales con leche?

En absoluto. Aunque la preparación más frecuente de las papillas de cereales es con leche hay otras opciones:

  • Agua,
  • Caldo de verduras,
  • Caldo de pollo (sin sal)
  •  Zumos.

Como apunte anecdótico, los cereales industriales en polvo (sean más o menos azucarados) no suelen espesar con leche materna por lo que se corre un doble riesgo:

→ La madre puede pensar que su leche no es “buena”, pudiendo dar al traste con la lactancia materna

→ Añadir una cantidad mayor de cereal que la recomendada al preparado pudiendo provocar daño renal

¿Hay alguna manera de dar cereales a los bebés si no es en papilla?

Claro que sí. No sólo hay más opciones sino que son mucho más saludables. Pensemos por un momento qué es lo que hay que darle al bebé: cereales.

  • Un trozo de pan
  • Tortitas de maíz (sin sal)
  • Arroz cocido
  • Gachas de avena
  • Sopa de fideos…

Tenemos muchas opciones, las tenemos a nuestro alcance y su preparación es muy sencilla.

Recetas alternativas a las papillas de cereales

A continuación vamos a ver dos recetas saludables para poder darles cereales a los bebés sin tener que recurrir a los preparados comerciales que encontramos a la venta en supermercados y farmacias.

Gachas de avena

Ingredientes

  • Copos de avena (no salvado, pues el salvado contiene mucha fibra y puede ser contraproducente para el bebé)
  • Agua

Preparación

  • Ponemos al fuego un cazo con agua a temperatura media, y cuando ésta arranque a hervir añadimos los copos de avena, aproximadamente unas 2-3 cucharadas soperas son suficientes para 150ml de agua
  • Removemos con una cuchara de forma frecuente
  • Cuando arranque de nuevo a hervir bajamos la temperatura y continuamos removiendo hasta que las gachas tomen la consistencia deseada
  • Dejar enfriar un poco

Variaciones

  • Además de prepararlas con agua, también puede utilizarse alguna bebida vegetal, una buena opción sería la bebida de avena
  • Si queremos darle un toque dulce, podemos añadir pera o manzana rallada (si ya la han probado) junto al agua
  • Podemos añadir un pequeño toque de canela en polvo

 

Galletas de avena y plátano

Ingredientes

  • Un plátano maduro
  • Copos de avena

Preparación

  • Precalentar el horno a 250 grados
  • Aplastar el plátano con un tenedor
  • Añadir copos de avena y mezclar hasta formar una masa densa. Unas 6 cucharadas soperas serán suficientes aunque dependerá del tamaño del plátano
  • Dar forma y hornear a 250 grados hasta que estén doradas

No son unas galletas crujientes pero son blanditas por lo que el bebé las puede tomar sin problema incluso aunque no tenga dientes.

Este tipo de recetas y manera de introducir los cereales son un “clásico” en una corriente llamada Baby Led Weaning, lo que viene siendo alimentación autorregulada por el bebé.

¿Qué te parecen las recetas? ¿Habías pensado alguna vez en algo así para la introducción de cereales en la alimentación de los bebés? ¿Se te ocurre alguna otra receta?  

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!