FP Sociocultural

Técnicas de resolución de conflictos para niños

Darío Domínguez
Niño sentado en el suelo del patio del colegio con la cabeza apoyada en las manos y una mochila al lado

Durante el periodo infantil, el conflicto suele estar presente en la vida de los niños, ya que querer las mismas cosas o tener diferentes necesidades puede ocasionar un altercado entre los más pequeños. Dichas disputas son propensas a suceder, la mayoría de las veces, entre hermanos, primos, amigos o compañeros de clases. Ante esto, los profesionales del sector, como el Técnico Superior en Educación Infantil, deberán poner en práctica algunas técnicas de resolución de conflictos.

Difícilmente se suele enseñar a los más pequeños a resolver un conflicto más allá del “pídele perdón”, por lo que es muy importante que tanto padres como docentes conozcan buenas estrategias de resolución de conflictos y las herramientas para modificar la conducta. De esta manera, los niños tendrán las capacidades necesarias que les permitan poner solución a sus problemas en distintas situaciones.

Por otro lado, el evitar que los niños solventen sus propias disputas puede ocasionar problemas en su autoestima. Para ello, la educación emocional es una herramienta significativa que pueden usar a fin de dar con la solución del conflicto. Igualmente, los más pequeños tendrán que disponer de habilidades sociales y emocionales bien desarrolladas para resolver el conflicto. Alguien que les puede ayudar con esto es el Técnico Superior en Educación Infantil a Distancia.

¿Qué es el conflicto?

Para entender cómo resolver un conflicto primero hay que preguntarse ¿qué es el conflicto? El concepto se entiende como una disputa o desacuerdo entre personas. En la mayoría de las ocasiones suele estar asociado a algo negativo, ya que los implicados no intentan solucionar el problema o imponen sus puntos de vista.

Pero, por otro lado, se contempla al conflicto como algo constructivo debido a que es una acción que brinda la oportunidad de elaborar diferentes estrategias para dar una solución del conflicto en conjunto y estrechar vínculos afectivos. Por ello, es muy importante enseñar a los más pequeños las destrezas y técnicas de negociación que tienen que desarrollar para ponerlas en práctica a fin de que sepan como tratar el problema.

Pautas para la resolución de conflictos en niños

Las siguientes estrategias de resolución de conflictos se podrán aplicar con un adulto presente que tendrá la función de desempeñar el papel del mediador con el objetivo de ayudar a los niños a resolver el altercado. Se debe tener en cuenta que llevar a cabo este proceso es lento, y por tanto, hay que tener paciencia con los más pequeños a fin de que puedan asimilar bien todos los conceptos que les serán de ayuda.

Una vez que se haya psicoeducado a los niños y proporcionado las técnicas, tendrán la oportunidad de poner en práctica lo aprendido, siendo éstos los que deberán ser capaces de resolver un conflicto en el futuro sin necesidad de que haya una persona adulta delante.

1. Identificar el problema

El primer punto es muy importante y es algo que los más pequeños podrían realizar con facilidad. Esta técnica de resolución de conflictos en niños tiene el objetivo de que cada uno de los afectados verbalice cuál es el problema y cómo ha surgido el enfrentamiento para que una vez que ambos estén de acuerdo puedan solucionarlo. Lo más probable, es que esta estrategia en edades tempranas no sea posible, por lo que cada uno deberá explicar al menos su propia versión de lo sucedido.

2. Dar espacio emocional

En segundo lugar, se deberá tener disponible un espacio donde los niños puedan expresar sus emociones con el objetivo de que manifiesten cómo se sintieron cuando surgió el conflicto. En este caso, las preguntas por parte del adulto deberán ir encaminadas a cuáles son las conductas que no le gustaron por parte de la otra persona, qué les gustaría que hubiera hecho el otro afectado y cómo se sentiría si éstas estrategias de resolución de conflictos se aplicarán.

3. Comprensión entre ellos

Otra de las técnicas de resolución de conflictos es que los niños deben escucharse de forma activa. Es vital que los pequeños aprendan a respetar los turnos de palabra y dejar al otro dar su opinión sobre los hechos teniendo en cuenta que, independientemente de si son los primeros en explicarse o no, van a ser escuchados por igual y sus opiniones van a tener la misma importancia para el adulto.

4. Enseñar a controlar y conocer las emociones

La solución del conflicto también viene derivada por que los niños entiendan que expresar sus emociones siempre es correcto, dependiendo a su vez de la medida en que las expresen. Además, hay que tener en cuenta que no existen emociones negativas ni positivas, sino que éstas son adaptativas al contexto en cuestión.

Los pequeños que tengan que resolver un conflicto deben aprender que llorar por estar triste o enfadado no es malo. También tendrán que conocer cuáles son los efectos que estas emociones traen consigo, ya que es el primer paso para que puedan empatizar con los demás.

A su vez, el adulto que haga de mediador debe hacer reflexionar a los niños cuando estos estén enfadados, pero también tendrá la obligación de informarles que tienen que aprender a controlar sus emociones. Esto es una acción que hay que recalcar, sobre todo, en los primeros conflictos.

5. Buscar soluciones

Una vez aplicadas todas las estrategias de resolución de conflictos anteriores, es recomendable realizar un ejercicio de introspección para que los niños puedan buscar una solución del conflicto en equipo. Soluciones comunes en que los implicados estén de acuerdo y les pueda servir como ayuda y ejemplo para saber cómo reaccionar ante nuevas discusiones que puedan surgir en un futuro.

Como se ha comprobado en este artículo, enseñar a los niños a manejar un problema mediante la resolución de conflicto y la aplicación de estas técnicas hace posible que los más pequeños puedan llegar a entendimientos en enfrentamientos futuros, y que además, puedan empatizar y sentirse bien con ellos mismos.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!