FP Sanidad

¿Cuáles son las propiedades y los beneficios de la cúrcuma?

Sara Vercher
Cúrcuma

La cúrcuma es conocida en la sociedad como la reina de las especias aromáticas, ya que es muy usada en el ámbito gastronómico para sazonar algunas recetas. Sin embargo, las propiedades y los beneficios de la cúrcuma están también presentes en el ámbito de la medicina natural.

La raíz de la cúrcuma proviene de una planta herbácea de la familia de las “zingiberáceas”, propias de Indonesia y la India. Además, las propiedades de la cúrcuma hace que sea un condimento muy característico con un color y olor inconfundible. Todo los aspectos de esta especia deben ser conocidos por los especialistas en nutrición, sobre todo por el Técnico en Dietética.

¿Qué es la cúrcuma?

Para comprender qué es la cúrcuma primero hay que entender su procedencia. En términos científicos se la conoce como “cúrcuma longa” o también se la denomina azufre de Indias. Esta especia aromática es nativa del suroeste de la India y hay evidencias de su uso y de las propiedades de la cúrcuma desde el siglo VII a.C., cuando era empleada para darle color a la lana. Más adelante fue adoptada por la gastronomía indú.

Por otro lado, entre los beneficios de la cúrcuma destacan sus propiedades medicinales contra algunas enfermedades como, por ejemplo, el colesterol o la artrosis. Esto es debido porque de su tallo se obtiene un polvo anaranjado que contiene entre un 2% y 5% de curcumina, un compuesto al que atribuyen ser bueno para la salud.

¿Cuáles son las propiedades de la cúrcuma?

Entre las propiedades de la cúrcuma sobresalen fibras, proteínas, calcio o vitaminas C, E y K, entre otros elementos químicos. Algunos nutricionistas afirman que el consumo de la cúrcuma en la dieta diaria es mínimo, ya que solo es un condimento utilizado para dar sabor a las comidas y no aporta mucho valor nutricional.

De hecho, la Unión Europea ha catalogado las propiedades de la cúrcuma bajo el nombre de E-100, una etiqueta que se utiliza para aditivos alimentarios. Sin embargo, algunas personas la consumen en grandes cantidades mediante suplementos para obtener estos principios activos, pero los especialistas en el ámbito nutricional, como los graduados en Técnico Superior en Dietética a distancia, lo desaconseja por los efectos negativos que puede causar estas dosis de consumo en el organismo.

Para qué sirve la cúrcuma

Cómo ya se ha mencionado, la principal aplicación de la cúrcuma es en el ámbito gastronómico, sobre todo en el continente asiático. Sin embargo, en los últimos años también se usa en la dieta mediterránea para sazonar carnes, arroces o pescados, dándole un toque picante y un buen aspecto a la receta.

Por otro lado, esta especia tiene relación con la salud. Al compuesto de la curcumina se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que tienen efectos beneficiosos en algunos tratamientos de enfermedades. Aunque no existen pruebas concluyentes, hay evidencias científicas que aseguran que los llamados curcuminoides otorgan propiedades medicinales a este condimento.

De hecho, en un artículo publicado en Advanced Experimental Medical Biology se afirma que el compuesto de la curcumina ha demostrado tener actividad antiviral y antibacteriana contra diversas enfermedades como la diabetes, Alzheimer, alergias u otras patologías crónicas.

No obstante, la Autoridad Europea de la Seguridad Alimentaria (EFSA) llegó a diferentes conclusiones, estableciendo que no hay suficientes evidencias para afirmar que la cúrcuma puede resultar eficaz y que continuarán a la espera de realizar estudios y comprobaciones concluyentes sobre esta teoría.

Beneficios de la cúrcuma

Son numerosos los beneficios de la cúrcuma en el organismo tanto en el sistema inmunitario como en diferentes órganos. A continuación, se nombran a los principales:

  • Mejora la digestión. Uno de los beneficios de la cúrcuma es que ayuda a que los alimentos se digieran con facilidad y, además, alivia la indigestión y previene la formación de gases.
  • Beneficia la piel. Dicha especia también se puede utilizar a nivel tópico, aplicándose directamente sobre la piel. Las propiedades de la cúrcuma es beneficiosa para combatir la psoriasis, la dermatitis o los hongos.
  • Ayuda a perder peso. La curcumina aplicada en dieta puede ayudar a limitar la extensión del tejido graso. Además, facilita también la regulación de los niveles de azúcar y la prevención de resistencia a la insulina.
  • Actúa sobre el hígado. Las propiedades de la cúrcuma pueden llegar a ejercer una acción protectora sobre el hígado. De hecho, en muchos casos, está indicada en patologías como hepatitis leve, piedras en la vesícula o colecistitis.
  • Otros beneficios de la cúrcuma. Esta especia también puede ser una gran aliada para combatir los resfriados o gripes, aplicándola en té o diferentes infusiones.

Los efectos secundarios de la cúrcuma

Los especialistas en nutrición y las personas que consumen esta especia no solo tienen que tener en cuenta los beneficios de esta, sino también los efectos secundarios de la cúrcuma en el organismo. Lo natural no siempre es sinónimo de inocuo, por ello antes de comenzar a utilizar la cúrcuma como remedio natural se debería consultar a un médico experto en el ámbito.

Esta recomendación es sobre sobre todo para aquellas personas que padecen alguna dolencia, toman algún antibiótico específico o tienen heridas abiertas. Ya que, como se ha mencionado antes, no hay pruebas completamente contrastadas de la utilizad de la curcumina para la salud.

Uno de los efectos secundarios de la cúrcuma se puede producir al tomarla como suplemento nutricional que, aunque puede resultar seguro suministrar este producto por vía oral, en algunos adultos puede provocar diarrea, mareos o náuseas. Su consumo tampoco es recomendable en niños.

Generalmente, la cúrcuma no causa efectos secundarios significativos, pero está contraindicada para las mujeres embarazadas o madres lactantes. Además, no se recomienda consumir esta especia a personas con problemas de reflujo gastrointestinales o aquellas que se tengan que someter a una intervención quirúrgica, puesto que la curcumina puede afectar a la coagulación sanguínea.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!