FP Sociocultural

Principales factores de la dentición en bebés

Natalia Gallego
bebé metiéndose un mordedor en la boca

La dentición en bebés es un tema que suele preocupar de manera global a los profesionales odontológicos como el Técnico Superior en Higiene Bucodental, aunque también especialmente a aquellos padres primerizos que esperan con ansia el momento en que erupcionen los primeros dientes de su pequeño.

La salida de los dientes en el bebé es un proceso largo. Además, la dentición en los más pequeños no sucede de forma caótica, sino que se produce en un orden específico, aunque cada niño experimenta este proceso de forma distinta. En relación a esto, es muy importante llevar un correcto cuidado y limpieza de los dientes para mantener una buena salud dental.

¿Cuándo le salen los dientes al bebé?

Los dientes del bebé comienzan su formación aún cuando el  feto se está gestando en el útero de la madre, por lo que aunque no puedan verse en el momento del nacimiento, se mantienen enterrados en las encías. Entre los cuatro y los nueve meses se espera la erupción de los primeros dientes temporales, los incisivos centrales del maxilar inferior. En ocasiones, estos brotarán de uno en uno o a la misma vez.

Unas cuatro u ocho semanas más tarde, la salida de dientes en el bebé continuará con los incisivos centrales superiores, conocidos comúnmente como ‘las paletas’ y seguidamente los incisivos laterales superiores. De esta manera, alrededor de los diez o doce meses, se tendrá los cuatro incisivos superiores e inferiores.

Este proceso de dentición permitirá a los bebés cortar el alimento con más eficacia, aunque para muchos, la ausencia de los incisivos no implicará necesariamente que no puedan cortar la comida, ya que pueden llevar a cabo esta labor con las propias encías e incluso masticar como si de muelas se tratasen. En cualquier caso, los tiempos de aparición serán siempre relativos y dependerán de la evolución de cada niño.

Tras estos primeros dientes, surgirán los molares temporales, tanto superiores como inferiores y finalmente los caninos. A partir de aquí, se inicia un intenso debate en el que se tratan los síntomas asociados a la erupción dental. No solo los padres deberían conocer estos indicios, sino también tendría que ser percibido por el titulado en el Grado Superior de Higiene Bucodental a distancia.

Síntomas de la salida de dientes en el bebé

Muchos padres saben interpretar correctamente los signos de la salida de dientes en el bebé. En algunos casos, la dentición se produce sin ningún efecto secundario, pero en otros los pequeños pueden sentir un malestar general, babeo excesivo, dolor, necesidad de morder todos los objetos o fiebre.

Respecto a esto, hay que señalar varias cuestiones. En primer lugar, no todas las denticiones en bebés tienen los mismos síntomas ni son percibidos por el individuo de igual manera. En segundo lugar, es un síntoma subjetivo, cuya interpretación se asociará al umbral del dolor de cada persona, es decir, dependerá de la percepción de cada bebé la evolución del proceso.

Es posible encontrar casos en los que la erupción de los primeros dientes se curse sin dolor aparente. Sin embargo, hay bebés que pueden sentirse molesto y bastante irritable con la salida de dientes. De hecho, esta situación puede provocar una alteración temporal del sueño, ya que el dolor dental es pulsátil y se caracteriza por percibirse de forma más aguda por las noches.

Otros de los síntomas que pueden experimentar los dientes del bebé en su erupción es que las encías cambian de aspecto, tendiendo a hincharse y presentar una protuberancia dura. Además, algunos procesos de dentición en los más pequeños van acompañados de resfriados, fiebre o diarrea.

Por otro lado, en la aparición de los primeros dientes también se produce un babeo excesivo. Esto puede dar lugar a pequeñas irritaciones de la piel circundante de la boca, de la zona del pañal e incluso en el pezón de la madre lactante, debido a que el pH de la saliva cambia, volviéndose más ácida.

Pautas para hacer más llevadera la dentición

Para evitar el dolor de la dentición en bebés se tendrá que seguir siempre las indicaciones del pediatra. En cualquier caso, los padres y profesionales deben evitar el uso de aspirinas, ya que la ingesta en niños de corta edad está relacionada con el Síndrome de Reye, una rara afección que cursa con daño cerebral súbito y problemas hepáticos. Del mismo modo, se evitará antibióticos de uso tópico sin prescripción médica.

Independientemente de estos consejos, hay otros para hacer más llevadera la dentición en los más pequeños:

  • Uso de masticadores. Cuando se produce la salida de dientes a los bebés le puede calmar morder algo, por lo que es recomendable ofrecerle un objeto que pueda mordisquear, a poder ser frío con la finalidad de masajear las encías y aliviar las pequeñas molestias.
  • Limpieza. Para minimizar los daños de la dentición los responsables de los pequeños tendrán que mantener las zonas de posible lesión lo más limpias posibles e hidratadas. También es importante mantener el pañal y la ropa seca, cambiándola tantas veces como sea necesario y haciendo uso de baberos.

Cómo se debe cuidar los primeros dientes

El cuidado diario de los primeros dientes en el bebé deberá empezar antes de que le salgan los dientes de leche. Para ello, es muy importante mantener una correcta higiene de las encías. De hecho, la Asociación Dental Norteamericana recomienda la primera visita al dentista en el primer año con la finalidad de detectar posibles patologías en la dentadura de los pequeños.

De esta manera, los padres tendrán que prestar atención a las encías vacías y pasar una gasita húmeda por la boca del bebé para eliminar restos de leche tras cada toma. Sin duda, una vez que el proceso de dentición en bebés es completado se hará más hincapié en el cuidado de los dientes con cepillos de cerdas blandas y agua. No es hasta aproximadamente un año de edad cuando se puede comenzar a usar pasta de diente sin flúor.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!