FP Sanidad

Lactancia materna, una huella imborrable

Maria Del Mar Gómez Tapia

La lactancia materna es la forma más adecuada y natural de proporcionar aporte nutricional, inmunológico y emocional al bebé creando un fuerte lazo afectivo con la madre, del que debe ser conocedor quien estudia TCAE tanto presencialmente como a distancia.

Los bebés consiguen la máxima protección cuando son alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna para el bebé?

  • Proporciona la alimentación ideal al lactante y contribuye a su crecimiento y desarrollo saludable.
  • Por tratarse de leche específica para el ser humano, es mucho más fácil de digerir que las fórmulas en polvo, además de que se trata de fluido vivo que cambia para cubrir las necesidades del menor conforme crece.
  • Al fluir la leche directamente del pezón a la boca del bebé, está exenta de manipulaciones y libre de contaminación por gérmenes.
  • La lactancia materna natural exclusiva reduce los riesgos de que el lactante sufra una larga lista de enfermedades infecciosas y crónicas y promueve el desarrollo sensorial y cognitivo.
  • Ayuda a tener un desarrollo maxilofacial óptimo, pues cuando el bebé extrae la leche del pecho utiliza más músculos faciales que con el biberón.
  • Ofrece mayor atención y estímulos al recién nacido, lo que ayuda a su desarrollo y contribuye a que se sienta más seguro.

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia para la madre?

La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, a continuación te cuento algunos de los beneficios que presenta:

  • Acelera la recuperación del útero materno, la succión estimula la producción de hormonas que lo contraen y ayudan a eliminar los restos de sangre y placenta que quedan tras el parto, reduciendo las posibilidades de hemorragias e infecciones.
  • Ayuda a recuperarse tras el parto, favorece la recuperación de la silueta previa al embarazo, ya que moviliza las reservas de grasa acumuladas, especialmente alrededor de muslos y nalgas. Dar de mamar consume entre 450 y 500 calorías al día.
  • Se asocia a un menor riesgo de osteoporosis y de que la madre desarrolle cáncer de mama, útero y ovario.
  • Reduce el riesgo de sufrir depresión posparto.
  • Proporciona a las madres un sentimiento de satisfacción, porque ayuda a crear un vínculo intenso y especial con sus hijos.
  • Se produce un aumento de autoconfianza en las madres por el hecho de satisfacer las necesidades del bebé.

Cómo y cuándo debes comenzar el amamantamiento de tu bebe

Tras el nacimiento del bebé, se produce un líquido amarillento llamado calostro, el cual es abundante en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos. Aunque pueda parecer escaso, ofrece todos los nutrientes que necesita el bebé y lo protege frente a infecciones. Pasadas 48-72h  tiene lugar la subida de la leche, durante este tiempo sigue poniendo a tu bebé al pecho. Después de una semana se produce “leche de transición”, que es blanquecina, acuosa y rica en grasa, lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías para dejar paso entre la 3 y 6 semana a la  “leche madura

Lo ideal es iniciar la lactancia materna inmediatamente después del parto, ya que esto estimulará la producción de leche en la madre. El recién nacido normal cuenta con los reflejos de búsqueda y succión para iniciar la lactancia, por lo que solamente necesita el estímulo y la ayuda de la madre.

Algo que preocupa mucho a las mamás es saber cada cuánto tiempo deben darle el pecho, pues bien, se deberá fomentar una lactancia a demanda, es decir el recién nacido debe ser amamantado todas la veces que lo demande y durante tanto tiempo como lo desee, incluso durante la noche.

Para que el inicio de la lactancia materna sea efectiva y el bebé pueda succionar bien, tiene que estar correctamente  agarrado al pecho. Si tu pequeño se siente cómodo y seguro, mamará mucho más feliz y eficazmente.

Aunque dar de mamar es uno de los actos más naturales de la vida, tendrás que encontrar una postura en la que ambos estéis cómodos, esto exige coordinación y paciencia. Puede ser sentados, tumbados o con el bebé situado hacia tu costado.

Será importante que apoyes bien tu espalda y brazos. Tendrás que dar un buen soporte a tus senos, agarre “C” (cuatro dedos bajo el seno y el pulgar arriba). Del mismo modo tendremos que dar un buen soporte al bebé, utiliza tu brazo y tu mano, además de las almohadas o una mantita doblada para darle apoyo a la cabeza, cuello, espalda y caderas del bebé y mantenerlas rectas.

Una vez colocado este se ayudará de la lengua  para realizar el efecto de succión y tras esto toca disfrutar del acto más hermoso entre una madre y su bebé.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes relacionados con la succión qué podemos encontrar al iniciar la lactancia?

Hay ocasiones en que la lactancia materna no se inicia de inmediato, en ocasiones esto no significa que la madre no pueda amamantar a su bebé, a continuación enumero una serie de problemas relacionados con la succión que se nos pueden presentar:

Problemas de succión en la lactancia

Primero tendremos en cuenta  que tanto la postura como la posición son las correctas, ya que una posible causa de problemas de succión es la posición y el agarre del bebé.

Se pueden producir problemas en la succión del bebé, probablemente no esté chupando correctamente. Es importante que no se le dé biberón y que evitemos los chupetes para no confundirlo.

Algunas de las posibles razones por las que el bebé no succiona correctamente pueden ser:

  • Frenillo sublingual corto. A veces, el frenillo corto no causa ningún problema, sin embargo, en ocasiones puede interferir con la capacidad del bebé para succionar de manera eficiente en el pecho.
  • Bebé prematuro.  Algunos( especialmente antes de las 34 semanas)no son capaces de amamantar durante las primeras semanas después del parto y cuando empiezan pueden pasar algunas semanas antes de que lo dominen.
  • Labio leporino y/o paladar hendido. Estos bebés suelen tener dificultad a la hora del agarre y de establecer una buena succión.
  • Reflejo de mordida (el bebé que cierra sus encías). Estos bebés no succionan bien debido a que el reflejo le obliga a cerrar sus encías en lugar de succionar.
  • El bebé que tiene una succión débil. Son varias las causas de que un bebé tenga una succión débil. Entre ellas destacan el uso de un chupete o biberón.
  • El bebé dormilón. En estos casos el bebé no succiona bien puesto que no se da despertado o es muy perezoso para succionar correctamente.
  • Si existen patología  neurológica  pueden presentar dos problemas hipotonía o hipertonía. Esto a su vez puede dificultar la succión en el bebé.
  • Confusión pezón/chupete.  Debido a que la forma de succionar un chupete es distinta a la de succionar un pezón, el uso del chupete puede afectar a la succión del bebé. Lo mismo ocurre con la tetina de un biberón ya que se succiona como un chupete.

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta.

Los lactantes alimentados con leche materna contraen menos enfermedades y están mejor nutridos que los que reciben otros alimentos con biberón. UNICEF.

¿ Y tú, qué alimentación eliges para tu hijo?

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!