FP Sanidad

¿Cómo Prevenir El Catarro Debido Al Aire Acondicionado?

Otra vez resfriado, ¿verdad?. Es en ese momento (o momentos) a lo largo del año en el que nos paramos a pensar por qué nos hemos vuelto a constipar. “¿Habré cogido frío?”, “¿me lo habrá contagiado mi hijo?”, “¿debería empezar a tomar zumo de naranja?”… Éstas y otras preguntas nos las hacemos en esa inquietante búsqueda de cómo prevenir esta molesta enfermedad. Aunque no suele ser mortal sí tiene un alto índice de absentismo laboral, ya que a lo largo del año los adultos nos resfriamos de media entre 2 y 3 veces, y los niños bastante más. Pero primero vamos a aclarar unos conceptos importantes sobre el catarro, interesantes para todos los estudiantes de FP de Sanidad.

¿Qué es el catarro o resfriado común?

El resfriado común es una infección normalmente de las vías respiratorias altas, producida por un virus y  que suele durar en el organismo entre 4 y 10 días sin mayores complicaciones. Existen entre 100 y 120  virus conocidos que pueden provocarlo, y de ellos los más usuales son los Rinovirus, Coronavirus y Virus  Respiratorio Sincitial (o VRS). Éste último tiene síntomas muy parecidos aunque suele provocar neumonía y bronquiolitis especialmente en niños.

¿Cuáles son sus síntomas?

La sintomatología típica cursa con estornudos, rinorrea, congestión nasal y dolor de  garganta, producida por la inflamación de las vías aéreas altas y suelen aparecer entre 1  y 3 días después del contacto. No suele aparecer fiebre (a diferencia con la gripe, la cual sí cursa con fiebre y mialgias) aunque en algunos casos pueden aparecer otros síntomas como malestar general, debilidad y cefalea.

El contagio puede ocurrir por 2 mecanismos de acción diferente, contacto directo y por aerosoles de partículas pequeñas y de gran tamaño. Por contacto puede ser tocando a la persona enferma o un objeto que haya estado en contacto con dicha persona. Los aerosoles de partículas pequeñas pesan poco por lo que pueden alcanzar grandes distancias suspendidas en el aire. Los aerosoles de gran tamaño caen en forma de gota rápidamente al suelo, por lo que el contagio ocurriría con alguien muy cercano.

Hay pocas complicaciones que pueda tener el catarro aunque las más comunes son la sinusitis y otitis. En caso de que los síntomas persistieran más de 8-10 días deberemos acudir a nuestro médico para realizar un estudio de esta complicación.

Existen en nuestro país 3 picos de incidencia a lo largo del año del resfriado, los cuales son primavera, comienzo de otoño y mediados de invierno. La prevalencia es mayor en los niños y en las mujeres, así como en adultos que trabajen o estén diariamente en contacto con niños. Se consideran grupos de riesgo los ancianos y los enfermos crónicos, por lo que deberemos prestarles especial atención sobre todo en épocas de frío.

PREVENCIÓN DEL CATARRO

No hay nada 100% efectivo que prevenga el contacto con estos virus aunque si podemos recomendar una serie de medidas de prevención y cuidados. Son las siguientes:

  • Evitar el tabaco.
  • Taparnos la boca al toser o estornudar.
  • Usar pañuelos de papel desechables.
  • Lavarnos las manos con frecuencia con agua y jabón. También se recomienda frotarnos las manos con la soluciones hidroalcohólicas.
  • Evitar el contacto con personas resfriadas.
  • Evitar las aglomeraciones de gente.
  • Evitar los cambios de temperatura bruscos.
  • Abrigarse cuando hace frío.
  • Evitar el estrés.
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Realizar deporte de manera habitual.
  • Tomar una dieta variada y rica en fruta y verduras para garantizar un buen aporte de vitaminas y minerales y así mantener fuerte nuestro sistema inmunológico.

Otras medidas profilácticas serían el consumo de zinc, Echinacea, Ginseng, Vitaminas C y E y la toma de probióticos. Aunque muchas literaturas lo reflejan, no existe ningún estudio concluyente sobre estas medidas que beneficie la prevención del catarro.  

¿QUÉ HAGO CUANDO YA ESTOY RESFRIADO?

Las medidas a seguir para mejorar lo antes posible y evitar el contagio de otras personas son:

  • Mantener reposo siempre que sea posible, con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo.
  • Realizar lavados nasales con suero fisiológico o agua de mar para aliviar la congestión nasal.
  • Utilizar humificadores ambientales para evitar la sequedad de las vías respiratorias y así fluidificar la mucosidad.
  • Utilizar ropa ligera y mantenerse en habitaciones frescas y bien ventiladas.
  • Desinfectar las superficies con las que tenga contacto habitualmente.
  • Evitar el contacto con la boca y la nariz.
  • No compartir objetos de higiene o alimentación con el resto de personas.

Tratamiento farmacológico

Debido a la etiología vírica que tiene el resfriado común debemos insistir en que los antibióticos no son efectivos, por lo que nunca deberemos automedicarnos con uno de éstos y menos sin autorización médica. Recordar también que no existe vacuna efectiva para prevenir el catarro.

El tratamiento farmacológico, como se estudia en la FP de Técnico en Farmacia y Parafarmacia tanto en modalidad presencial como a distancia, únicamente incluye medicamentos para paliar los síntomas, tales como antihistamínicos, AINEs, mucolíticos y expectorantes, antitusivos y descongestionantes. Deberemos acudir al médico para que él nos prescriba el más adecuado para nuestro proceso.

  • ANTIHISTAMÍNICOS: efectivos para los estornudos, lagrimeo y congestión nasal.
  • AINES: útiles frente al dolor de cabeza y garganta y malestar general.
  • MUCOLÍTICOS Y EXPECTORANTES: para aumentar la fluidez de la mucosidad y expulsarlos con mayor facilidad.
  • ANTITUSIVOS: en caso de tener tos persistente y no productiva.
  • DESCONGESTIONANTES: para la congestión nasal.

Lista de mucolíticos para el tratamiento del catarro

AINES para tratar síntomas de catarro

CONCLUSIÓN FINAL

Aunque nadie está libre de “coger un catarro”, con estas sencillas medidas de prevención podremos intentar evitar el contacto con los virus que lo provocan, teniendo así menos posibilidades para desarrollar esta enfermedad.

PREVENIR ES GARANTÍA DE MEJORAR EN SALUD.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!