FP Sanidad

La importancia de la salud oral durante el embarazo

Dentista examinando a una mujer embarazada en una consulta

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre diferentes síntomas y cambios durante el periodo de gestación que nunca antes habían dado signos en su organismo, como por ejemplo la diabetes gestacional. La salud oral en el embarazo es uno de los aspectos que se ven afectados por estos cambios, una realidad que conoce bien el Técnico Superior en Higiene Bucodental.

El embarazo, a pesar de ser un grato periodo de espera, cursa con algunas consecuencias que pasan factura en el organismo. En la mayor parte de los casos, todos los cambios fisiológicos que acontecen en esta etapa son temporales, con lo que una vez finalice la gestación se volverá a la situación estable y habitual previa al embarazo.

En estos momentos tan cruciales para el desarrollo de una nueva vida, la futura mamá gestante está sufriendo una gran cantidad de modificaciones en su cuerpo. Estas van a afectar en muchos sentidos sobre todo al organismo. Estos cambios están provocados principalmente por el aumento de la cantidad de hormonas, necesarias para la subsistencia y desarrollo del embrión.

Para el control del embarazo, indudablemente la mujer debe acudir a su ginecólogo habitual, pero este hecho no quiere decir que deba centrarse solo en esta rama de la medicina, sino que debe cuidar otros aspectos importantes, como la salud bucal durante el embarazo, llevando a cabo revisiones periódicas para comprobar que todo marcha bien en su cuerpo.

Salud oral en el embarazo

Respecto a la salud bucal en el embarazo, existen determinados factores que pueden intervenir el bienestar de la cavidad oral. Por ello es importante el control de la salud bucal en embarazadas, teniendo en cuenta que las intervenciones dentales no tendrán ningún tipo de repercusión en el proceso de  gestación. Llegados a este punto es importante recordar dos ideas fundamentales:

  • En primer lugar, incidir en que revisar no significa actuar. Esto quiere decir que hacerse una revisión no implica estrictamente la intervención, sino la observación de la situación, la valoración de posibles cambios y la entrega de las recomendaciones necesarias para que la limpieza bucal durante el embarazo se mantenga en la mejor de las condiciones.
  • En segundo lugar, es importante señalar que el segundo trimestre es el momento más adecuado para llevar a cabo muchas prácticas que durante el primer trimestre no eran muy recomendables. Este segundo trimestre es una época más estable, en la que con suerte han desaparecido las náuseas y los vómitos y las hormonas tienden a estabilizarse. Llegados a este punto, el feto ya está instalado, ha desarrollado la mayor parte de sus órganos y casi todo el trabajo que le queda es engordar. Con lo cual, es el momento recomendable para actuar si fuese necesario ya que no se intervendrá en la organogénesis fetal.

Importancia de la revisiones para cuidar la salud bucal en embarazadas

Como se mencionaba anteriormente, existen una serie de factores a lo largo de la gestación que pueden empeorar de forma sustancial el estado habitual de la salud oral en el embarazo. Entre ellos, destacan por ejemplo los vómitos y náuseas habitualmente matutinas y las regurgitaciones repetidas.

  • La acidez de estos vómitos incidiendo en las piezas dentales diariamente y en ocasiones de forma reiterada, pueden mermar la calidad del esmalte, exponiendo así las piezas dentales a una mayor posibilidad de adquirir caries.
  • Respecto a los reflujos, diremos que también pueden relacionarse con el empeoramiento de la salud bucal, ya que para mitigar estas desagradables molestias, es de gran ayuda comer poca cantidad pero más veces al día, poco pero muy a menudo, favoreciendo de este modo el aumento de las posibilidades de adquirir caries si no llevamos a cabo una higiene dental adecuada cada vez que llevamos a cabo una ingesta, sea cual sea la cantidad.

En cuanto a revisiones que impliquen una radiografía, es bien conocido que durante el embarazo hay que procurar evitar la exposición del futuro bebé a radiaciones innecesarias, ya que pueden provocar malformaciones importantes. Pero si bien es cierto que para llevar a cabo un diagnóstico preciso es necesario llevar a cabo pruebas de imagen, diremos para ser justos que las radiografías dentales generan una cantidad mínima de radiación, aparentemente insuficiente para suponer peligro para el futuro bebé, si no se lleva a cabo de forma repetida.

La absorción de calcio, un mito en la salud bucal de las embarazadas

Respecto a la creencia popular acerca de la absorción desmedida de calcio por parte del feto dejando los dientes de la embarazada debilitados, diremos que es falso. El aporte de calcio de la madre no va a sufrir déficit alguno manteniendo una dieta adecuada habitual, equilibrada y lógica.

Sí es cierto que el sistema inmune de la mujer embarazada puede sufrir una pequeña merma en su capacidad de lucha, lo que puede provocar que las células inmunitarias que se encuentran habitualmente en la cavidad oral tratando de defender la boca de las caries, se encuentren en menor número, no manteniendo la capacidad habitual para combatir la enfermedad cariosa. Esto ocurre porque el sistema inmunológico de la gestante se deprime de forma natural para no producir rechazo en el feto durante el embarazo, y así permitir el desarrollo de la forma más correcta.

La gingivitis, un posible riesgo para la salud bucal durante el embarazo

Otro gran gigante del embarazo respecto a la salud oral en el embarazo es la gingivitis. Es muy habitual que las mujeres en periodo de buena espera experimenten una inflamación del tejido oral y sangrado poco habitual, ya sea mientras tiene lugar la manipulación de la encía, como puede ser durante el cepillado, o incluso de forma espontánea.

Este sangrado parece estar relacionado de nuevo con los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo. El sangrado de la encía no es normal. No hay que interpretar este hecho con la posibilidad de que nos hayamos cepillado fuerte los dientes o normalizar la situación como si no ocurriese nada. En estos casos hay que acudir a su dentista habitual para que compruebe que el sangrado es secundario al cambio hormonal, y no a la existencia de placa dental. 

Además, hay que seguir las recomendaciones, con los enjuagues y dentífricos adecuados, mantener una correcta higiene bucal en todo momento y llevar a cabo limpiezas dentales si así lo considera oportuno el profesional del Grado Superior en Higiene Bucodental a distancia, ya que este tipo de prácticas no van a interferir en el embarazo, y sobre todo no olvidar que los cuidados bucales no están reñidos con los del embarazo.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!