Te Orientamos

¿Qué hacer después de Bachillerato?

Victoria Pérez
Tres jóvenes mirando en un portátil qué hacer después de Bachillerato

Muchos jóvenes deciden estudiar Bachillerato como vía lógica para acceder a estudios superiores, aunque algunos eligen esta opción académica como transición mientras piensan qué hacer después de Bachillerato. De este modo durante dos años continuarán formándose de una manera más profesional mientras toman la decisión de cuál será su profesión ideal.

El objetivo de cursar bachiller es el de obtener una preparación específica para afrontar con éxito una carrera universitaria o un grado superior. Así, aunque el alumno no tenga clara cuál será la profesión de su futuro, a la hora de cursar esta formación postobligatoria deberá tomar una primera decisión que orientará los inicios de su trayectoria laboral.

Aunque esta elección no es decisiva ni determinante, escoger un itinerario Científico Tecnológico, de Ciencias de la Salud, Humanidades, Ciencias Sociales o Artes aportará al estudiante un conocimiento de esta rama profesional antes de decantarse por su próximo nivel formativo. Una vez seleccionada la temática, la siguiente pregunta es ¿qué estudiar después de Bachillerato?

¿Qué estudiar después de Bachillerato?

Tras completar esta etapa formativa, ante el titulado en bachiller se abren dos vías académicas que le ofrecen diferentes ventajas según cuáles sean sus objetivos profesionales. Una de ellas es estudiar una Formación Profesional y la otra se centra en una carrera universitaria.

 

Estudiar un grado superior

Aunque muchos piensan que el Bachillerato es la transición hacia la universidad, los graduados en este nivel formativo tienen una vía diferente para acceder al mercado laboral de forma rápida y a través de una formación más práctica. El grado superior ofrece a los alumnos un aprendizaje dinámico y orientado al empleo, con contenidos actualizados según las demandas de las empresas.

Asimismo, el grado superior es una gran opción que estudiar después de Bachillerato debido a su formación práctica, donde los estudiantes se pondrán desde el primer día en la piel del técnico, trabajando con materiales, aparatología y casos prácticos similares a la realidad. Además, los alumnos de Bachillerato podrán acceder a una FP Superior oficial de manera directa, sin necesidad de hacer Selectividad.

Un ciclo formativo superior tiene una duración de tan solo dos años que se completarán con prácticas en algunas de las empresas más punteras del sector, donde los estudiantes trabajarán los contenidos aprendidos mientras son tutorizados por profesionales con años de experiencia en el ámbito. Además, esta será una oportunidad para crear su propia red de contactos.

Sin duda, en el dilema de FP o universidad, la Formación Profesional se impone en el debate sobre qué estudiar después de Bachillerato, puesto que ofrece una enseñanza más dinámica, sencilla y orientada al desarrollo de profesionales altamente cualificados en un tiempo menor. Además, la FP se ha impuesto a la universidad como modelo formativo más demandado por las empresas en los últimos años según el estudio de Adecco sobre ofertas de trabajo.

 

Estudiar un grado universitario

Elegir una carrera universitaria es una de las decisiones más frecuentes a la hora de determinar qué hacer después de Bachillerato. La universidad es una vía que ofrece a los estudiantes una mayor profundización académica en la que será su futura profesión. De este modo, mientras la FP aporta unos contenidos más acordes a la práctica profesional, en una carrera se comienza a estudiar desde la base, con las diferentes teorías enunciadas en este ámbito.

Para acceder a estudios universitarios los alumnos deberán pasar obligatoriamente por la prueba de Selectividad como vía de acceso. Este examen supondrá un momento decisivo en el que los estudiantes deberán demostrar todos los conocimientos adquiridos durante esta etapa formativa, obteniendo de esta prueba una nota que condicionará su entrada en una carrera.

Esta puntuación tiene en cuenta un 60% de la nota obtenida durante el Bachillerato y un 40% de la prueba de la fase general. Por su parte, los exámenes de la parte específica le permitirán subir nota, puntuando por separado con una ponderación de 0,1 o 0,2 en función de la relación que guarde la asignatura con la carrera a la que se desea acceder.

Un grado universitario tiene una duración mínima de cuatro años donde el estudiante comenzará a estudiar desde las teorías básicas, avanzando hacia contenidos más específicos y pudiendo elegir el camino profesional a seguir mediante la elección de asignaturas optativas.

En lo referente a las prácticas, no todas las carreras cuentan con prácticas curriculares, sino que será el alumno el encargado de buscar por su cuenta si desea cursarlas, poniéndose en contacto con las empresas que le interesen.

En definitiva, escoger un grado superior o una carrera universitaria es una decisión difícil y que dependerá de los objetivos profesionales que tenga el estudiante. Una opción adicional pasa por decantarse primero por un ciclo superior, que le ofrecerá una visión realista de la situación del mercado en solo dos años.

Además, esta titulación de FP le dará acceso directo a una carrera universitaria, siempre que la nota media de esta titulación sea igual o superior a la nota de corte del grado universitario a cursar. De esta manera, tras completar su ciclo formativo podrá continuar especializándose académicamente continuando su trayectoria hacia la Universidad.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!