FP Sanidad

Alimentación: ¿Sabemos Lo Que Comemos?

Hace un tiempo que decidí, debido al stress de vida que suelo llevar y al poco tiempo que me queda para practicar deporte, intentar cuidarme al menos en la alimentación, ya que al no poder quemar las kilocalorías que “nos sobran” cada día me propuse que las que ingiera sean las menos posibles y de la máxima calidad.

Es por ello que desde este propósito, tardo en hacer la compra de la semana el doble de tiempo que cuando no prestaba atención a mis recursos energéticos. Resulta curioso, si sabes algo sobre el tema, lo doloroso que puede ser y la indecisión que provoca, llegarse a leer los ingredientes que forman un alimentado dado.

En mi primera visita al súper, tras mi nueva vida alimenticia, me puse delante de los frigoríficos, para decidir que fiambre era el mas correcto para mi objetivo, y resulto algo tremendamente difícil, no se parecían en los ingredientes principales unos eran de cerdo, otros de pollo, otros de pavo…pero curiosamente todos tenían el mismo aporte calórico y como no, el mismo tipos de las famosos E.

Las sustancias E, que se incorporan a muchos alimentos, son aditivos que con el fin de facilitar la libre circulación de los alimentos de un país a otro, la Unión Europea ha asignado un número de 3 a 4 cifras precedido de la letra E (de "Europa") a cada uno de los aditivos permitidos en los Estados miembros. ¿Será un negocio nuestra alimentación?

El papel principal de cada aditivo se puede identificar a través de la primera cifra del número:

E1.................. Colorantes

E2.................. Conservantes

E3.................. Antioxidantes

E4.................. Emulgentes, estabilizantes, espesantes y gelificantes

E5.................. Agentes antiaglomerantes, ácidos, bases y sales

E620 a E635... Potenciadores del sabor

E901 a E904... Agentes de recubrimiento

E950 a E967... Edulcorantes

Aditivos en nuestra alimentación

Como podemos observar en la anterior información publicada (en la tabla solo se muestran una parte de estos aditivos, ampliándose esta lista a unos 200, los más comunes) por el CSIC (consejo superior de investigaciones científicas), estos aditivos no son nada saludables en  nuestra alimentación  para nuestro organismo…

Si seguimos con la compra, centrándonos en aspectos cualitativos y sin mirar los ingredientes, podemos observar que cualquier fiambre que no tenga curación, es decir, jamón de pavo, jamón-york…viene estupendamente presentado en su cajita con colorines, pero que cuando nos lo llevamos a casa y lo abrimos suelta un “agüilla” algo mas que sospechosa, que si eres algo observador te llama la atención como mínimo, pues no es normal que una carne suelte agua, ¿acaso el jamón de pata negra lo hace?

Puedes seguir con la compra y encontrarte la sección de lácteos que también son un alimento considerado como apto para una nutrición adecuada, lo es, pero dependerá del lácteo que escojas, aquí es algo mas fácil, porque los yogurt imperecederos, sí, estos que no caducan, no creo deban ser muy sanos cuando ni las bacterias responsables de la putrefacción los tocan.

Podemos seguir aun mas en nuestra alimentación y pasar a las hortalizas frescas o verduras en latas, las primeras se caracterizan porque son todas iguales, cortadas por un patrón y mas parecidas entre ellas cuando mas grande es la superficie en la que compras, ¿algo extraño no? Ni que decir tiene que aparte de un alimento son claramente un arma de defensa personal, pues su maduración es tan nula que están tan duras como una piedra. Si pasamos a las segundas, las verduras en latas, tipo maíz, soja, guisantes…decir que a simple vista parecen alimentos totalmente normales y no observamos ningún detalle que nos permita sospechar, es cierto, vaya, ¡eureka¡, por fin he dado con un alimento sano de verdad.

No os dejéis confundir, las apariencias engañan, y estos son los alimentos mas perjudiciales de todos porque pueden llegar a modificar las bases nitrogenadas del ADN, ya que son alimentos totalmente transgénicos, manipulados genéticamente (esta manipulación nos puede afectar en nuestra alimentación) para evitar perdidas de cosechas y así conseguir una producción mayor en menor tiempo.

Podría seguir con un sin fin de alimentos, pero creo que con estos basta.

Esta claro que cada vez llevamos una peor calidad de vida que nuestros predecesores, viajar a la generación de nuestros padres, es suficiente, para observar que comían menos cantidad que nosotros (que es algo saludable) y además de mayor calidad, su carne era carne que tardaba lo necesario en engordar, nosotros comemos pollo inflado en 2 meses con agua y anabolizantes que le hacen conseguir una “hipertrofia” rápidamente, por lo que ya tienes carne para vender…y esto es igual a dinero. Los pollos de la generación de nuestros padres se criaban en el corral con alimentos caseros.

Todo esta velocidad en la producción de alimentos es necesaria cuando cada vez tienes que dar de comer a mas habitantes en el planeta.

Es curioso que aunque la calidad de nuestros alimentos es peor que antes y realizamos una vida mas sedentaria que nuestros padres, aun así, la esperanza de vida aumenta, gracias sobre todo al avance en medicina, pero a la vista esta que nos alimentamos mucho peor que nuestros predecesores, y que las dietas o la nutrición “lógica” se ha rebajado a conseguir alimentos lo mas naturales que se pueda.

Y los alimentos en general, cada vez serán menos naturales, puesto que para ello se requiere tiempo, y el tiempo no es algo permitido cuando se tienen que dar de comer a 6.000 millones de personas, 4.000 millones si obviamos a los terrícolas que por la avaricia de los países desarrollados no pueden comer. Aquí también podemos añadir que cuanto más rápido se produce mas rápido se vende y mas dinero se tiene, por lo que esto es otro negocio, y por supuesto todos estos alimentos manufacturados están a la moda,  ya que son alimentos con un aporte calorífico bajo, que es lo que vende en la sociedad/moda de culto al cuerpo, en la que estamos inmersos.

Para conseguir esta gran  producción en poco tiempo, es necesario recurrir a la ciencia y a la manipulación a través de sustancias en nuestra alimentación. Así pueden llegar a existir explotaciones agrícolas con mas de 1 millón de gallinas, sí, existe, como no en China. Están metidas en jaulas en las que solo pueden mover el cuello arriba y abajo para succionar el agua con alimento incluido que pasa por una canaleta. Entre lo artificial del producto y el stress que generará no poder moverse en toda tu vida como ave, la carne del pollo y los huevos que ponga deben de ser de una calidad enorme… por cierto, no os preguntáis ¿Cómo se recogen los huevos en una granja con 1 millón de gallinas?

La verdad que ante tal panorama, decidí comer alimentos lo mas básicos y menos manufacturados posibles, esta claro que el “cuidarse” en la alimentación hoy en día es esto y no seguir la moda de las “kilocalorías” en la información nutricional que tan solo, es un negocio más.

_________________________________________________________________

Programa formativo: TÉCNICO SUPERIOR EN DIETÉTICA

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!