FP Sanidad

Protésico dental: qué es y a qué se dedica

Sonia Ordóñez
 Protésico dental

Generalmente, las personas que acuden a una clínica dental piensan que el odontólogo llevará a cabo todos los servicios que precisen. Sin embargo, no es el único profesional encargado de aquello que tiene que ver con la cavidad oral, sino que hay todo un equipo que trabaja para hacer posible la prestación de este servicio. Por ejemplo, si el paciente precisa una férula, un aparato de ortodoncia o cualquier tipo de prótesis, el profesional que desarrollará de esta tarea será el protésico dental.

El protesista o mecánico dental tiene como función diseñar y fabricar prótesis fijas o removibles, diferentes tipos de férulas y todos los aparatos cuya función sea generar un cambio en la cavidad oral. También será el encargado de ofrecer soluciones para los posibles problemas que puedan derivarse de su uso.

Para saber si la formación de Técnico Superior en Prótesis Dentales es una buena elección para iniciarse en el mundo laboral es preciso conocer sus competencias con mayor detalle. El protésico no trabaja en la clínica dental, sino en un laboratorio de prótesis, con lo cual no establece contacto con los pacientes. Por este motivo, la comunicación con el odontólogo es fundamental, ya que su trabajo debe seguir las indicaciones sobre las necesidades del paciente al detalle puesto que el suyo es un oficio de máxima precisión. 

El odontólogo en la clínica bucodental será el encargado de atender al paciente, valorar, diagnosticar y ejecutar algunos tratamientos, mientras el protésico recibirá de él las instrucciones para crear la pieza en el laboratorio de prótesis dental. Este profesional debe tener la capacidad de crear un diseño preciso y personalizado, partiendo de las bases comunes de la creación de una prótesis y adaptándola a las necesidades de cada paciente, ya que no hay dos personas con una morfología bucal igual. 

Fabricación de una prótesis dental

Las prótesis que realiza este profesional tienen como misión garantizar la funcionalidad de los distintos elementos de  la cavidad oral. Dependiendo de su finalidad, estas piezas van recibir un nombre, variando si están enfocadas a la masticación, deglución, respiración, fonética o estética.

Las prótesis se clasifican de acuerdo a cuatro parámetros: retención, soporte, estabilidad y fijación. Otra característica que las diferencia es el material con el que están fabricadas, pudiendo ser metálicas, de resina o de cerámica, que son algunos de los materiales más utilizados en el momento actual, en el cual los laboratorios de prótesis dentales se abren al mundo de la tecnología incorporando en su trabajo diario el uso de avanzados programas informáticos como es el CAD-CAM.

En referencia al entorno laboral, el laboratorio de prótesis dental cuenta con estaciones de trabajo equipadas con aparatología y herramientas específicas para trabajar cada material. Hay elementos indispensables que encontramos en estos espacios laborales, como hornos, pulidores, polimerizadores, centrífugas, máquinas de vacío, vibradores, mezcladoras, soldadores, arenadora o autoclaves.  Además, la ubicación de cada uno de ellos es parte importante del buen funcionamiento del mismo y su eficiencia, así como de la seguridad del trabajador.

A la hora de buscar un empleo, el protésico dental puede trabajar como autónomo, montando su propio laboratorio y cartera de clientes. También tiene la posibilidad de desarrollar su labor en laboratorios dentales por cuenta ajena.

Para desempeñar este oficio es preciso estudiar un grado superior de dos años. Una vez finalizado, existe la posibilidad de seguir formándose en la universidad con una carrera de Odontología o realizar un Grado Superior en Higiene Bucodental a distancia, que le ofrecerá al alumno un perfil profesional multidisciplinar  y más competitivo. Además, el técnico dental podrá formarse en higiene mientras comienza a desarrollarse profesionalmente como protésico.

 

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!