FP Sanidad

¿Qué es la melanina y para qué sirve?

Beatriz Garrido
Dos mujeres sonriendo a la cámara

Actualmente, las personas tienen acceso a una información más rigurosa sobre los efectos dañinos del sol en la piel y se plantean diferentes cuestiones como el correcto uso del protector solar o cómo afecta y qué es la melanina en el proceso de mantener el bronceado. En muchas ocasiones el uso de la protección solar no es llevada a cabo como se desearía.
 
La población, en especial los expertos en Farmacia y Parafarmacia tienen que conocer los diferentes tipos de pieles y las funciones que tiene la melanina en cada persona, con el objetivo de dar las claves necesarias para que las personas preparen su piel a través de fotoprotectores que les prevenga de la radiación solar.

¿Qué es la melanina?

La melanina es un pigmento natural de una estructura química compleja y responsable del color de la piel, el pelo y el cabello del ser humano. Este matiz se produce a partir de melanocitos, presentes en la capa externa de la piel, cuya función es producir melanina en el organismo. Dependiendo de la etnia de cada persona, estas células se pueden encontrar en diferentes niveles.
 
Las dos funciones principales de la melanina son dotar de distintas tonalidades a la piel y el cabello, así como ofrecer una protección natural frente a la radiación solar. Esta acción dependerá de la cantidad y calidad de melanina que presente la persona en su organismo, además de factores genéticos.


Tipos de melanina

Por otro lado, los expertos, como el Técnico en Farmacia y Parafarmacia a distancia, tendrán que tener en cuenta que existen dos clases de pigmento:

  • Feomelaninas: pigmentos rojizos o amarillentos con una gran cantidad de azufre. Este tipo produce una coloración clara en la piel.
  • Eumelaninas: pigmentos de color negro o pardo que contiene azufre y proporcionan una coloración oscura a la piel. Estas propiedades químicas son las más abundantes en los seres humanos.

Para qué sirve la melanina

Una de las funciones principales de la melanina es actuar como protección natural para evitar que las capas más profundas de la piel se dañen por los rayos ultravioletas, absorbiendo esta radiación. Por otro lado, dicha impregnación será más o menos eficaz según la persona. Si se tiene en cuenta las dos clases de pigmento se concluye que la eumelanina protege mejor que la feomelanina.
 
En este sentido, la falta de melanina origina lo que se conoce como albinismo. Este trastorno dermocosmético se debe a factores genéticos, afectando a la coloración de la piel, el pelo y los ojos. Las personas albinas carecen de dicha protección natural que ofrece la melanina, por lo que son especialmente sensibles a la radiación solar, presentando un riesgo mayor de sufrir alguna enfermedad cutánea.
 
Otro de los motivos por lo que sirve la melanina es para proteger de la radiación solar. Cuando las personas se exponen al sol, se activan los melanocitos y esto hace que la piel no se queme o se dañe las células. De igual modo, esta producción de melanina sirve para ponerse morenos y mantener el bronceado.

¿Qué función tiene la nutricosmética solar?

En términos generales, la nutricosmética aporta muchos beneficios en el cuidado de la piel. De este modo, las personas que quieran proteger las células y los tejidos internos para mejorar el aspecto exterior de la piel, así como prevenir daños que pueda producir la radiación solar podrán recurrir a la nutricosmética solar.
 
Los productos más populares vendidos en una farmacia y parafarmacia son los aceleradores del bronceado. Generalmente, estos artículos son en forma de cápsulas orales que permiten activar, acelerar y prolongar el tono moreno de la piel gracias a sus componentes y sustancias naturales como los betacarotenos que, además de su poder antioxidante, favorecen una pigmentación sana y uniforme de la piel, reparando los excesos del sol. 
 
En este sentido, la nutricosmética, estudiada en el Máster en Cosmética y Dermofarmacia, se adapta al tipo de vida de las personas y les ofrece, en una simple pastilla, todo el betacaroteno que necesitan. Además, llevan en su formulación otras vitaminas que son también muy importantes como las vitaminas C y E, las cuales no sólo ayudan a adquirir un tono bronceado en la epidermis, sino que también refuerzan las defensas cutáneas frente a los efectos nocivos del sol.


¿Qué se consigue con estos complementos de nutricosmética solar?

  • Disminución de las quemaduras solares: preparan la piel para el bronceado, aumentan las defensas y la tolerancia al sol. Además, incrementan la tasa de melanina.
  • Actúan sobre la sequedad y la elasticidad cutánea: aportan confort, mejorando la calidad de la piel, dejándola más suave.
  • Poseen propiedades antioxidantes frente a los radicales libres: estos se producen en los procesos oxidativos y afectan a las fibras de colágeno, elastina, ácido hialurónico, provocando claros signos de fotoenvejecimiento. 
  • Protección extra a la crema solar en personas que están más expuestas a la radiación como los que trabajan en el exterior o practican deporte al aire libre.

¿Cómo broncearse rápido?

Las personas que quieran mantener su melanina y broncearse rápido tienen que empezar por consumir sustancias aceleradoras del bronceado un mínimo de 15 días antes de la primera exposición al sol. También, tendrán que tener en cuenta que si se desea prolongar el bronceado durante más tiempo, se pueden consumir estos suplementos después de las vacaciones.
 
Por otro lado, deberán usar protectores solares SPF 50 que actúan como optimizadores del bronceado al incluir dentro de su producto tirosina C para activar la melanina y optimizar el moreno. Igualmente, se pueden encontrar aceleradores de bronceado, unas cremas que parecen haberse puesto muy de moda. Estos aceleradores se deberán usar con sentido común.
 
En definitiva, el primer paso para mantener el bronceado es que las personas tengan la piel hidratada. Para ello, será necesario beber al día entre 1,5 y dos litros de agua, aumentando esa ingesta en verano cuando más exposición hay a los rayos ultravioletas. Además, siempre será recomendable el uso de protectores solares. Y el segundo paso, es que las personas hagan uso de la nutricosmética solar con el objetivo de mantener una piel sana y bronceada.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!