FP Deporte

Contratar Una Ruta A Caballo Con Una Empresa

Cuando uno es aficionado al mundo del caballo, es muy probable que no sólo le guste hacer una disciplina deportiva (salto, doma clásica, doma vaquera, raid, reining,…). En ocasiones se no presenta la oportunidad de juntarnos un grupo de amigos y hacer una salida por el campo, un recorrido por la montaña a lomos de nuestro caballo. Esto es fácil hacerlo cuando uno tiene su propio caballo, siempre que éste no esté muy metido en una disciplina deportiva, en cuyo caso es más conveniente demandar los servicios de una empresa de alquiler de equinos o que organice una ruta a caballo, como las que ponen en marcha los titulados en TECO.

Hace unos meses me llegó una oferta de una empresa de esas que lanzan mega ofertas en moda, restauración, hostelería, material deportivo, ocio, etc. El ofertón consistía en realizar una ruta a caballo por la serranía de la localidad donde vivo, ¡10 € por una ruta a caballo de 3 h de duración!, todo un chollo. Ensimismado por tal oferta me propuse a contratarlo, y la compré como para hacerla 3 veces. Una vez comprada se lo dije a un par de amigos, y me quedé al cargo de ponerme en contacto con la empresa para concretar el día, hora y punto de encuentro.

Llegado el día, por la mañana temprano, y dispuestos a pasar la mañana disfrutando del campo a lomos de un caballo, llegamos al establo de dónde partiríamos. La primera impresión me llevó a pensar que sería una nueva empresa, que llevaba poco tiempo dada de alta y que todavía no contaría con la infraestructura necesaria. Estuve conversando con el dueño de aquello (el “Gaucho”, lo llamó mi amigo de Jerez), y pronto me percaté que aquello no era una empresa. En realidad se trataba de un señor que llegó a un acuerdo con un hostelero de la localidad para ofertar a los clientes de éste ese servicio.

Es cierto que los animales parecían estar bien cuidados, pero el recinto dejaba mucho que desear. La “clase” de toma de contacto con los animales la dimos en una parcela de apenas 50-60m2, y que tenía como obstáculos a sortear un par de bidones de gasoil, un tubo de unos 3m de largo de una salida de humos de una caldera, y una puerta vieja tirada en el suelo. Fue entonces cuando empecé a acordarme de mis alumnos de TECO (Técnico en Conducción de Actividades en el Medio Natural).

En la asignatura de “Conducción de Grupos a Caballo”, no sólo tratamos de enseñarles el manejo del caballo en su diferentes aires. Para la formación de un Técnico de Grado Medio de esta especialidad es fundamental que aprendan los riesgos y peligros que se derivan de una actividad como ésta. Y en especial en la Comunidad de Andalucía, donde hay toda una reglamentación legal para las actividades de ocio y deportivas en el medio natural. Desde el primer día de curso tratamos de inculcarles la idea que cuando se lleva un grupo de personas tienen una responsabilidad muy grande. En caso de cualquier accidente, y si no está todo perfectamente controlado, el cliente está en todo derecho de asistencia y el pago por los daños y/o perjuicios derivados del mismo.

Como ya dije en mi anterior intervención de nuestro blog, en este tipo de actividad sólo puede actuar como profesional de la misma una persona que posea la titulación de TECO, el resto de profesiones del mundo del caballo (jinete, técnico deportivo, criador de equinos, domador de equinos, veterinarios, herradores, guarnicionero, carretero,…) tienen otro tipo de competencias, ya que no tienen la formación mínima necesaria  para el desempeño de la Conducción de Grupos a Caballo.

En la formación de este Ciclo de Grado Medio tratamos de enseñarles todo aquello que no me encontré al contratar los servicios de la empresa. Y lo primero que debía haber hecho es asegurarme de las siguientes cuestiones:

  • ¿Es una empresa que tenga número de registro de turismo activo? (Caso de ser en la Comunidad Autónoma Andaluza).
  • ¿Tiene Seguro de Responsabilidad Civil contratado, actualizado y nos ha pedido el nombre, apellidos y DNI, para comunicárselo al seguro?. Si cuando queráis contratar los servicios de una empresa de actividades en el medio natural no os piden estos datos, entonces debéis tener la duda razonable que no tenga un seguro de responsabilidad civil contratado. Igualmente deberían preguntarnos si tenemos algún tipo de enfermedad (coronaria, respiratoria,…) o alergia.
  • ¿Qué titulación tiene la persona que nos guía?

Con estas 3 cuestiones, al menos ya podemos ir tranquilos, que si nos pasara algo estaríamos totalmente cubiertos en caso de accidente.

Y una vez lleguéis al lugar de realización de la actividad, os daremos las siguientes recomendaciones:

–        Usad ropa adecuada (botas o calzado de suela lisa, abrigo según el clima) y las protecciones necesarias, tanto para caídas (casco debidamente homologado y chaleco protector, sobre todo niños) que debe proporcionarlo la empresa (gratis o alquilado), como para prevenir la meteorología del lugar (en días soleados cremas protectoras, gafas de sol,…).

  • Llevad algo para hidrataros y también algo de alimento.
  • Llevad también algún sistema de comunicación con la batería totalmente cargada (telefonía móvil, walkies talkies,…). Esto debe llevarlo el guía, pero nunca está de más. Si lo lleváis, mejor dejadlos apagados. Podréis disfrutar mejor de la ruta y si el teléfono pierde la cobertura gastará más rápidamente la batería tratando de buscar la señal.
  • Haceros con un botiquín. Llevadlo en el coche, y si veis que el guía no lo lleva, hacedlo vosotros. Por supuesto si eres alérgico o padeces de alguna enfermedad, deberás llevar tu propia medicina y advertidlo antes de salir.
  • Preguntarle por la ruta que vais a hacer (descripción detallada de distancia, desnivel, los lugares de interés, de descanso, la fauna y flora) y que os advierta de los posibles riesgos derivados de la propia actividad o ruta. Esto os lo deben facilitar por escrito, junto con una hoja de consentimiento informado, que deberéis firmar.

Para dar un servicio totalmente satisfactorio el guía debería ir explicándoos por dónde vais pasando, no sólo a nivel paisajístico, si no también histórico y cultural. Por supuesto todo esto lo decimos si se trata de una ruta de media o de incluso una jornada, ya que si fueran varios días de ruta se necesitaría otra infraestructura.

Cualquier persona que se dedique a este tipo de actividad, y que se haya formado como TECO, debería tener al menos en cuenta estos detalles.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!