FP Deporte

Entrenamiento Funcional: ¿Novedad O Práctica Centenaria?

Iván Manuel Camúñez Gómez

 

En el mundo del entrenamiento funcional o del Fitness, como enseñamos en TSAF, existen tendencias que mueven a la gente a la práctica físico-deportiva en busca de objetivos concretos: salud, apariencia física, prevención ante lesiones, longevidad, etc. Ante esto, nosotros, como profesionales en la actividad física y deportiva debemos estar actualizados y reciclados y a la vez tener una capacidad de reciclaje e innovación bastante acentuada.

Dicho esto hoy en día tenemos, como referente en el mundo de la práctica de ejercicio físico, ya sea a nivel deportivo o a nivel de centro wellnes, muy arraigado el concepto de “Entrenamiento funcional”, pero… ¿sabemos realmente en que consiste ese tipo de entrenamiento?, y… ¿es realmente este tipo de trabajo una novedad?, o…. en cambio, es una práctica en desuso que actualmente, por el “bum” del marketing y de las marcas se está volviendo a practicar después de cientos de años.

¿Qué no es un entrenamiento funcional?

Actualmente el sentido que se le está dando al concepto de entrenamiento “funcional” es erróneo, puesto que se tiende a pensar que es un tipo de entrenamiento en el que se usan multitud de materiales diferentes y novedosos gracias a los cuales se crean o elaboran ejercicios y tipos de trabajo que se diferencian de los entrenamientos tradicionales en  la variabilidad del ejercicio y las grandes cadenas cinéticas y grupos musculares que lo implican.

Pero, esta idea de entrenamiento no es real, puesto que no consiste en realizar un ejercicio diferente sobre diferentes tipos de estabilidad y diferentes combinaciones de ejercicios y movimientos, sino que va más allá.

Como bien apuntan grandes profesionales sobre la materia tales como Juan Ramón Heredia , Iván Chulvi y Julio Tous (España) junto con Mc Gill o Gray Cook (Extranjero), el concepto de dar “funcionalidad a los ejercicios” ha sido malinterpretado y en la mayoría de los casos incluso mercantilizado y como consecuencia manipulado para su consumo, para, así, poder dar respuesta y salida a un nuevo estilo de entrenamiento, vendiéndolo como algo novedoso y milagroso para las rutinas de trabajo en los gimnasios y centros deportivos.

Con este artículo no pretendo criminalizar este hecho, ni mucho menos, sino, simplemente concienciar a la gente y hacerles llegar el verdadero sentido de entrenamiento funcional.

¿Qué es entrenamiento funcional?

Aclarado esto ya podemos dar la concepción correcta sobre el entrenamiento funcional, que no es otra que:

“Buscar, a través del entrenamiento o de ejecución de ejercicios, la preparación óptima de nuestro cuerpo para sus FUNCIONES, ya sean diarias, laborales, deportivas o recreativas, preparándolo (a nuestro cuerpo, a su estructura y a su capacidad) para poder afrontar esas actividades de la vida diaria (AVD)”.

A través de  la corrección de ciertos patrones motores básicos o reeducación sobre esos patrones motores. De esta forma con este tipo de entrenamiento seremos capaces de afrontar esas actividades que cada uno hace en su vida diaria.  Deberemos de aclarar que la base de este tipo de trabajo es la fuerza, ya que es la capacidad física básica por excelencia, sin fuerza no existe movimiento.

Ejemplo de entrenamiento funcional en actividades de la vida diaria

Para un/a Obrero/a que en su día a día se ve la mayor parte de la jornada diaria levantando objetos pesados del suelo,  el mejor entrenamiento funcional en este caso sería adecuar a su estructura a realizar esos movimientos que continuamente va a realizar en su trabajo. Entrenamiento Funcional

El trabajo sobre patrón motor es enfocado a la necesidad de su vida diaria, mejoramos su capacidad para realizar bien los movimientos y para resistir la carga que tiene que mover durante el tiempo que tiene que estar trabajando, en definitiva hacemos a sus estructuras más eficientes para su día a día.

Entrenamiento funcional: novedad, tendencia vs práctica milenaria

Una vez entendido este concepto malinterpretado de entrenamiento funcional o entrenamiento de patrones motores básicas o habilidades básicas: reptaciones, gateos, cuadrupedias, trepas, saltos, sentadillas, carreras desplazamiento multidireccionales, lanzamientos, recepciones etc. (es decir patrones que toda persona tiene desde su nacimiento), queda comprender que esta tendencia de entrenamiento NO es una tendencia NUEVA.

Este procedimiento es una tendencia que procede de un Método de entrenamiento propuesto en el S. XIX por George Hébert o Método Natural, consistente en el desarrollo de una actividad física planificada coherentemente en base a nuestro diseño evolutivo, es decir, para movernos como estamos concebidos para movernos.

Conclusión

Así, a groso modo, para no entrar mucho en detalle de este método de trabajo, podemos decir que se asimila a un trabajo en Circuitos de alta intensidad en el que el autor proponía  ejercicios en determinadas postas y carreras a lo largo de un recorrido por un entorno natural (Ola “alta intensidad” y ContraOla “baja intensidad”).

A este trabajo hoy en día se le conoce con el nombre de “Circuit Training”, pero como veis…. No es un método de entrenamiento nuevo y novedoso, sino que procede de esta rama del trabajo de alta intensidad de hace cientos de años, en el que este caballero desarrolló su Hebertismo y… del que nadie le hace referencia.

“SER FUERTE PARA PODER SER UTIL”, “MUEVETE Y MEJORARAS”

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!