FP Comercio y Marketing

El marketing digital, evolución y ventajas de este nuevo modelo

Francisco López Baeza
El marketing digital

Todos los años, cuando llegamos en clase al tema del marketing y pregunto a los alumnos del Grado Superior de Marketing y Publicidad quién sabe decirme exactamente qué es, recibo una variedad asombrosa de definiciones distintas, en muchas ocasiones totalmente opuestas unas de otras y más aún cuando coinciden estudiantes de edades muy dispares.

Esto es así debido a que el concepto de marketing ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, llegando a entenderse en la actualidad de una forma muy distinta a como se hacía hace algunos años. Según la definición de la American Marketing Association “el marketing es la actividad, conjunto de instituciones y procesos para crear, comunicar, entregar e intercambiar ofertas que tienen valor para los consumidores, clientes, socios y la sociedad en general”.

Este es un concepto bastante amplio y para entenderlo e interpretarlo en su totalidad es preciso hacer un repaso por cómo ha cambiado a lo largo de las últimas décadas, dando lugar a la aparición de lo que conocemos a día de hoy como marketing digital.

Evolución hacia el concepto de marketing digital

El marketing tradicional ha evolucionado de manera paralela al desarrollo del propio mercado, pasando de centrar su estrategia en el producto a focalizarse en las necesidades del cliente para imponerse en su mente frente a la competencia. Asimismo, el desarrollo de este concepto puede clasificarse en diferentes fases:

  • Marketing 1.0. Es el más tradicional. Viene marcado por la producción en masa, donde la competencia era menor y se consumía todo lo que el mercado ofrecía. Para las empresas el producto era lo más importante, se encargaban de fabricarlo según su criterio, sin escuchar al cliente ni pensar en sus necesidades y posteriormente ponían sus esfuerzos en dar a conocer al mercado los atributos del producto y llamar su atención lo máximo posible para así incitar a la compra.  Los métodos más empleados solían ser anuncios en radio o televisión, periódicos y carteles publicitarios.
  • Marketing 2.0.Con la evolución de las tecnologías y su implantación en nuestro día a día, las marcas empiezan a centrarse en conocer las necesidades de los consumidores y en desarrollar productos que les ayuden a satisfacerlas. En el mercado cada vez hay más competencia, por lo que las empresas ya no solo se centran en atraer a los clientes, sino que ahora también necesitan fidelizarlos. Para ello, comienzan a utilizar herramientas tecnológicas que les permiten recopilar información sobre los gustos y necesidades de los clientes, pudiendo también obtener un valioso feedback.
  • Marketing 3.0. A los consumidores ya no les basta con que un producto pueda satisfacer sus necesidades o que tenga unos atributos que lo diferencien de la competencia, sino que buscan que las entidades compartan determinados valores. Cobran importancia aspectos como la imagen de marca y la responsabilidad social corporativa, que ayudan al cliente a decantarse entre las diferentes posibilidades del mercado. Las empresas deben destacar así por unos valores determinados que llamen la atención del cliente.
  • Marketing 4.0. En un mercado cada vez más competitivo a nivel global, donde los clientes tienen menos tiempo y son mucho más exigentes. Frente a esto, las herramientas tecnológicas permiten un flujo continuo de comunicación y las empresas se preocupan en tener un trato constante con el consumidor para así intentar conocerlo lo máximo posible y conseguir predecir su comportamiento.

Tras haber analizado toda esta evolución en la forma de entender a los consumidores, sus gustos y necesidades, se llega a la conclusión de que a día de hoy para poder fidelizar a los clientes ya no basta con ofrecer un producto novedoso o atractivo, sino que también es necesario llegar a conectar con ellos. Por esta razón, actualmente las empresas maximizan sus esfuerzos en emplear el marketing digital, que consiste en aplicar una serie estrategias de comercialización, promoción y venta de productos mediante medios y canales de internet.

¿Qué es el marketing digital?

Como se ha podido observar, la sociedad ha evolucionado hacia una realidad marcada por la inclusión de la tecnología en el día a día del consumidor. De manera paralela, el marketing tradicional ha ido avanzando hacia nuevas herramientas que le permiten conocer cómo piensa el cliente, qué necesita, qué productos tienen éxito y cuáles no tanto.

El nuevo modelo de marketing online está marcado por el consumidor, ya que este ha dejado de ser un agente pasivo para tener una comunicación real con las marcas, diciéndoles qué es lo que necesita de ellas. En este contexto, el marketing digital le ofrece a las empresas herramientas para poder medir el comportamiento de su público, descubriendo cómo interactúa con las campañas y acciones que se lanzan para un producto determinado y pudiendo implementarlas progresivamente.

De esta manera, el nuevo modelo de marketing ha permitido a las entidades perfeccionar sus planes de negocio según el perfil al que se dirijan. También se ha convertido en una herramienta que permite reducir los costes en campañas, ofreciendo nuevas vías de posicionamiento orgánico  (gratuitas)  y permitiéndoles conocer en tiempo real qué es lo que no funciona para poder modificarlo con éxito, ajustando los presupuestos establecidos.

Ventajas del marketing digital

Como se ha podido observar, el marketing online supone un modelo novedoso adaptado a las necesidades del mercado que beneficia notablemente a la estrategia de negocio de cualquier empresa. Asimismo, todas las empresas que disponen de recursos digitales requieren de un departamento de marketing que sea capaz de implementar los diferentes aspectos que engloba esta metodología. Entre las numerosas ventajas del marketing digital podemos destacar las siguientes:

  • Costes más asequibles. Con la cantidad de recursos y herramientas disponibles los costes de una campaña de marketing online son mucho menores que los que acarrea una campaña de marketing tradicional.
  • Resultados medibles. La gran variedad de herramientas analíticas permite hacer un seguimiento preciso y detallado de los resultados obtenidos con cada inversión, permitiendo afinar las estrategias.
  • Alcance global. El marketing digital permite llegar a personas de cualquier parte del mundo, dando la oportunidad de conocer el comportamiento del consumidor según su localización y procedencia.
  • Mayor segmentación. Con el marketing online es posible establecer una diferenciación mucho más detallada y precisa del público objetivo, al igual que desarrollar estrategias individualizadas para cada uno de los targets de una empresa.
  • Inmediatez. Los medios digitales permiten ir obteniendo resultados a tiempo real de las campañas, así como hacer modificaciones sobre la marcha.


Sin duda, la evolución del concepto del marketing ha supuesto también una complejidad mayor en la aplicación de técnicas y herramientas efectivas que reporten beneficios para la empresa. Todas ellas se pueden conocer en mayor profundidad mediante un Grado Superior de Marketing y Publicidad a distancia o en el Máster en Marketing Digital y Ecommerce que ofrece una visión global de este ámbito estratégico y aporta las claves para llevar a cabo una estrategia de marketing digital con éxito.

¿Quieres más información? ¡Pregúntanos!